Una nueva jornada en el Asterisco

Written by Debora Dora. Posted in Cine LEZ

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

asterisco-01

¡Qué contenta estoy este año! No solo el Festival Asterisco ha hecho una magnífica selección de películas y documentales para su nueva edición (muchas de ellas muy nuevas), sino que además ¡son buenas! O al menos yo tuve la dicha, hasta el momento, de asistir a proyecciones que realmente valían la pena.

La tarde de ayer, jueves, me encontró llegando al Gaumont, el mítico cine ubicado frente a la Plaza de los Dos Congresos. Si bien el Cosmos (al que asistí el martes) tiene un aire íntimo en su sala más pequeña, el Gaumont es un choque de mundos. Los jubilad@s, en su mayoría, asistiendo a las funciones del Espacio Incaa, y mezclándose con decenas de camisas cuadrillé y de muchachos con morrales que llegan prest@s a disfrutar de lo que tiene para ofrecer el Festival de Cine LGBTIQ de Buenos Aires. ¡Qué mezcla más deliciosa, señoritas!

before-stonewall-02

Girando alrededor de la que para mí sería la proyección principal de la grilla del día, Almost Adults, acomodé todo para disfrutar una tarde completa de cine, ¡nada más bello! Así que empecé con un documental del año 1984 llamado Before Stonewall que, a través de canciones antiguas, fragmentos de películas de Hollywood y muchas entrevistas, nos lleva de la mano en un recorrido a través de la vida gay de Estados Unidos antes del fatídico día en que nace el famoso Orgullo Gay con la tragedia de Stonewall.

Los esplendorosos años veinte; la dureza de la vida en Gran Depresión del ’30; la incorporación de las mujeres (en especial de muchas lesbianas) a la vida laboral en la década del ’40, mientras transcurría la Gran Guerra; el modelo conservador que buscaba un ideal único de femineidad y masculinidad que tuvo lugar en los ’50; la liberación de los años ’60 y la llegada del hippismo y el feminismo radical que comenzarían a cambiar todo para siempre.

before-stonewall-01

Interesante, desgarrador y en algún punto demasiado actual que da un poco de escalofríos, Before Stonewall es de mirada obligatoria y lo recomiendo especialmente (pueden encontrarlo con facilidad en Internet), porque para saber a dónde vamos y por qué ese es nuestro objetivo, es importante saber de dónde venimos y cómo llegamos hasta aquí. 

Y para culminar la jornada de este tercer día en el Asterisco, Las Lindas. Desde que vi el tráiler, este documental argentino me generaba expectativas, no voy a mentir, así que me senté cómoda en la butaca de la amplia sala del Gaumont y esperé con ansias a que las lindas del título aparecieran en la pantalla. No esperaba reírme ni sentirme identificada, pero Melisa Liebenthal logró eso y mucho más con su ópera prima.

las-lindas-02

Estoy casi segura, sin tener muchos datos de su vida privada, que yo a la realizadora le llevó unos diez años por lo menos. Y aún cuando nos separa una generación, nos unen no solo un país y una cultura, sino también una clase media pudiente, un colegio privado, probablemente religioso (el de ella en Capital, el mío en Gran Buenos Aires) y un grupo de amigas. No, no conozco a sus amigas ni a ella en persona, pero sus amigas podrían ser mis compañeras de colegio, de primaria y de secundaria, y sus problemas de adolescente podrían ser fácilmente los míos o los de mis amigas. Sus caras me suenan y quizás se me hacen conocidas por eso, porque los paisajes detrás de esas siluetas púberes que ilustran en gran medida este film no me son ajenas. Viajes de egresados, primeras matinés, actos escolares, reuniones familiares, cenas con amigas. Es imposible no sentirse identificada con Las Lindas, y se lo dije durante la entrevista posterior.

las-lindas-01

Es imposible no sentirse identificada con esa chispa que encendió la idea original de este documental, que antes de convertirse en largo fue primero trabajo práctico de facultad de cine: el paso de la infancia a la adolescencia, esos retratos que dan testimonio de una chica que alguna vez sonreía con plenitud en cada instantánea familiar, pero que de a poco, a medida que van pasando los años, el vello cubre el cuerpo y las hormonas se revolucionan, va perdiendo esa sonrisa. ¡Bienvenida a la era de la cara de culo!

La ropa te queda mal, el cuerpo parece desproporcionado, la mirada ajena te cuestiona, te juzga, te limita. Esto es así para todos los adolescentes, pero en especial para las mujeres, y el arribo al feminismo de esta joven cineasta es lo que la catapulta a prestarle un mirada de género a estos fragmentos de entrevistas y testimonios del pasado al principio inconexos, pero que terminan de tomar forma cuando Melisa presta no solo su voz sino también su imagen. La joven abre el corazón y se incomoda ante la cámara, y nos hace recordar y reír e incomodarnos con ella como si fuesen los álbumes impresos, de esos que ya no se estilan, con nuestras propias fotos del colegio, de las salidas con amig@s, de nuestras “selfies”, cuando aún ese título anglosajón ni existía pero nuestra necesidad de vernos, admirarnos u odiarnos eran tan poderosas que había que esperar a que el rollo de 36 fuera revelado.

Y hablando de amig@s… ¡De oro esas chicas! Porque Las Lindas cuenta con el protagonismo de sus amigas, de esas que alguna vez fueron “mejores”, pero que en ciertas épocas no estuvieron presentes porque tenían otras amigas más populares o novios o circunstancias que las separaban, pero que vuelven a formar ese círculo que ahora presta sus voces, sus rostros, sus imágenes vergonzosas de ese paso por la pubertad; los recuerdos de esos mensajes sociales y culturales que los medios y los propios padres usan para advertir, pero que confunden y que ahora suenan horrorosos cuando la niña de patas flacas y aparatos ya no existe, pero cuya imagen ha quedado registrada para la posteridad obligándonos a mirar hacia atrás, a cuestionar los mandatos de comportamiento y belleza que nos son impuestos a las mujeres

Caras de orto, cuestionamientos sociales, la mirada del otro siempre como punto de partida, la imagen de la niña, de la Lolita, de la joven sin depilar, y un cierto subtexto lésbico que me quedó flotando… Sí, podría haberle preguntado por esa amiga en especial cuya presencia marcó una cierta parte de su vida, pero creo que Melisa Liebenthal ya expuso demasiado su alma en este film como para seguir indagando sobre estos temas…

Sí, Las Lindas me encantó, se nota, ¿no? Y por eso la recomiendo, aunque por el momento sigue recorriendo festivales (tuvo premios en el Bafici y en el Festival de Rotterdam, y está dentro de la competencia de largos también en este). En algún momento quizás llegue a exhibirse de manera comercial, porque vale la pena mirarla.

Y sí, me calmo Ya sé lo que ustedes esperan, pero aguantenme un poco mal porque Almost Adults se merece un reseña aparte. 

.

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , ,

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (1)

  • dany

    |

    Como he estilado en esta versión del Asterisco no había visto tampoco el trailer de Las Lindas, así que me senté en esa butaca con cero expectativa y me sorprendió gratamente, como dices en tu reseña, es imposible no sentirte identificada con algunas situación que gráfica Melisa en su documental, con una o con varias así que con algunas canciones poperas de fondo me vino un regreso a esa etapa tan compleja y confusa de adolescencia, esa donde agarrabas “novio” porque así debía ser, porque todas tus amigas tenían, porque era lo “normal” y creo que esa edad lo que más se busca es encajar ante “la mirada de los otros”, me sentí identificada porque también fui a un colegio privado, medio religioso, fui parte de “ese grupo de chicas” y sentí (como muchas) la presión desesperada de sentirme “normal” de hacer lo que se espera de uno,es imposible no reconocerse en ella o alguna de esas amigas lindas que prestan también sus vivencias para enriquecer con sus diferentes puntos de vista el documental.
    Me pareció como ti que en algún momento ahondaría más en esa relación con la amiga que evita la cámara, porque su historia creo es un suerte de hilo conductor en esta secuencia llena de momentos grabados quizás al azar que sirven para ir identificando los cambios de niña a mujer y como sobrevive casi con éxito ese periodo de la vida, en resumen, como creo que se nota, también me gustó mucho y como respuesta a tu pregunta, creo que le has hecho justicia con la reseña.
    Saludos!

    Reply

Leave a comment

*