The Fosters, familias modernas

Written by Debora Dora. Posted in Otras, Series

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

The Fosters Poster

Wow, no puedo creer que ya se haya estrenado The Fosters… cómo pasa el tiempo. Es como que fue la semana pasada que @Camila0109 nos contó en una de las entregas de Pasteles Express que la cantante y actriz Jennifer Lopez estaba queriendo producir el piloto de una serie que tendría a una pareja lésbica como protagonistas. Pero sí, ya pasó el tiempo, Jenny from the block logró su propósito y hace algunas semanas ABC Family estrenó esta serie y nos hizo hablar de ella a la fuerza.

The Fosters 05

Les voy a ser sincera… Vi solo dos capítulos, y el tercero está esperando, y realmente no sé si seguiré mirándola (aunque Cami está fanatizada, así que por algo será…). Quizás, sí, quizás no, quizás solo si estoy aburrida y algún hacker (¿“A”?) malvado borra todos los archivos de mi computadora y se pierden todas mis series… No lo sé… No es un mal programa, pero para mi gusto es muy… ¿juvenil? (lo dice la chica que dos renglones atrás hizo una referencia a la serie adolescente del momento… En fin…).

Les cuento de qué la va y ustedes deciden, ¿les parece?

The Fosters 02

En Estados Unidos (y posiblemente en otros países) el sistema de adopción para chicos ya crecidos dispone tanto de “orfanatos” como de casas de familias sustitutas donde, en las que los menores pasan un cierto tiempo antes de ser adoptados legalmente por algún matrimonio o persona responsable. Habrán visto alguna serie o película donde mucha gente, aprovechando el dinero que les da el estado para cuidar a estos chicos sin padres o con padres ausentes o declarados no aptos para criarlos, llenan sus casas de niños y adolescentes y los tratan bastante mal. Claro que no todos los casos son así, y muchas familias en el deseo de ayudar y dar cariño deciden ofrecer sus hogares temporales, estos son los famosos “the fosters”.

The Fosters Callie Maia Mitchell

La historia de esta nueva serie es la de una adolescente a la que los problemas se le huelen a una milla, que sale del reformatorio juvenil y termina en una casa de acogida. Lena Adams (Sherri Saum), una mujer morena, comprensiva y muy feminista que es subdirectora de un colegio, se lleva a Callie (Maia Mitchell… mmm, ¿algún parentesco con Shay?) a su casa aún sin que su pareja lo sepa. La casa es una sucursal de Benetton, ya que por allí pululan unos mellizos latinos y adolescentes, Jesus (Jake T. Austin) y Mariana (Cierra Ramirez), que también pasaron por esta casa a través del sistema de acogida, pero que fueron finalmente adoptados hace cinco años. La adolescente no está sorprendida por sumarse al clan, ni porque otro muchacho algo mayor, Brandon (David Lambert), que va de punta en blanco y destila talento musical y perfección, se les una a la comida, lo que sí la hará sorprenderse es que la madre biológica de Brandon no es precisamente Callie si no Stef Foster (Teri Polo), una policía de aspecto rudo, pero de muy buen humor. Oh, sí, para responder a tu pregunta, Callie, ¡son tortas!

The Fosters 07

Lo curioso es que no pasa de eso, Callie viene con un secreto bajo el brazo, un secreto que también pasará a ocupar espacio en la casa de la pareja sáfica. Los mellizos tienen sus inconvenientes, uno porque toma pastillas y la otra porque se las vende a sus compañeros de colegio, y el más grande seguramente estallará en algún momento, porque es difícil cargar con las expectativas de su madre, de su otra madre y, además, de un padre, que trabaja también de policía y que se presiente como problema futuro.

Por supuesto cualquiera medio avispada y con mucha ficción encima ya sabe por dónde viene la mano, ¿no? Oh, sí… sí, el romance será adolescente y… no sé… ¿incestuoso? No me quiero adelantar, aunque tampoco estoy demasiado intrigada. A The Fosters lo veo como un novelón para teens, pero ni siquiera en la línea de Glee o de las Pretty Little Liars, porque si hay algo con lo que cuentan ambos shows (y hablo de la primera temporada de Glee nomás) es que lo puede ver un adolescente y quedarse con eso que le interesa (los “Finchel” o el romance super apasionado de Aria y Ezra), pero también hay muchos jóvenes y adultos que se sientan a ver ese show y leen entre líneas o se apoderan de ciertas frases que, claramente, no están ahí para el oído Sub20.

The Fosters 04

The Fosters no busca eso ni le interesa cautivar a una parva de treintañeras que ven el show twitteando bajo algún hashtag divertido. The Fosters es otra cosa y está muy bien dentro de sus parámetros.

¿Por qué es probable que yo no siga siendo parte de su audiencia? No me llaman la atención las problemáticas adolescentes, al menos de estos adolescentes en particular, y aunque el tema de la adopción, los hogares de acogida y las segundas oportunidades me resultan atractivos, la parte más interesante es la que sé que menos se verá en pantalla, y con esto me refiero (quizás por primera vez) al mundo adulto, a la pareja principal, a las dos mujeres lesbianas que no solo crían al hijo biológico de una de ellas, si no que tienen dos chicos adoptados y ahora se las tendrán que ver con una nueva realidad en el sistema de acogida.

The Fosters 03

Lo que a mí me interesa en particular es lo que me hace hablarles de esta serie, el recalcar la importancia que esta serie puede tener. ABC Family, para las que no lo saben, es el mismo canal que pone al aire la serie más lésbica de todos los tiempos. No, no hablo de The L Word, hablo de Pretty Little Liars. Una serie que muestra a su lesbiana oficial (oh, sí, porque hay otras escondidas) teniendo los mismos problemas comunes que sus amigas heterosexuales (cuestionablemente heterosexuales, pero démosles el beneficio de la duda); donde ser torta es lo de menos, a tu novia la van a asesinar igual. La liviandad con la que se trata el tema (luego del coming out de Emily y de la pelea con sus padres) no falta el respeto a las lesbianas; al revés, nos demuestra que en una ficción se puede retratar la historia de una adolescentes que gusta de mujeres y que nadie le recuerda cada dos segundos que es diferente o anormal o rarita.

Con The Fosters sucede lo mismo y por eso lo apruebo. Las madres del clan se besan porque se besan. Nadie dice: “Ohhh ahí viene el beso sáfico, tapen los ojos de sus niños impresionables”. Nadie se incomoda cuando las dos mujeres se van a dormir y se abrazan en la cama. Pero ¿saben qué? A mí me resulta raro y me saca una sonrisa. ¿Por qué? Porque no estamos acostumbradas a que nos muestren una relación lésbica con esta naturalidad.

The Fosters Lena Stef

En The New Normal, los protagonistas gays quieren tener un niño y adoptan un vientre. Son gays y como son gays no pueden reproducirse, así que consiguen a una chica que se embarace para que ellos formen su familia… gay. ¿Qué quiero decir? La creación de Ryan Murphy da vueltas alrededor de una pareja que no solo es una pareja, es una pareja de homosexuales jóvenes, exitosos y profesionales. Y gays… El quid de la cuestión es justamente su preferencia sexual; el 80% de los chistes son sobre homosexualidad y el 60% de las problemáticas que se trataron en la primera y única temporada estaban relacionadas a esta (acotada) realidad.

No me malentiendan, me encanta ver familias poco convencionales en pantalla, me gusta que la televisión entretenga y eduque (sí, chicas, dos putos compartiendo cama y eligiendo el nombre de su futuro bebé es educar). De hecho, el programa me ha hecho reír mucho. Pero es un programa de gays, con gays, donde la palabra “gay” se repite más veces que en este artículo.

The Fosters 01

En eso The Fosters difiere porque, aunque no sería lo mismo que la pareja principal sean un hombre y una mujer (ya lo vimos mil veces), no hay una diferencia notable a la hora de mandar a los chicos a dormir, de retarlos, de apoyarlos, de contenerlos. Seguramente, hasta ahora no se vio (al menos en los capítulos que yo vi), el tema de las madres lesbianas será puesto en el tapete de alguna manera. O quizás no, quizás si estas dos mujeres vivieran en Rosewood alguna ya hubiese sido asesinada por “A”, porque si hay alguien que no discrimina es justamente “A”. Quizás durante 22 capítulos solo podamos ser testigos de dos personas que se aman y que crían a sus hijos en un hogar como el de cualquier otra pareja, cometiendo los mismos errores que cualquier padre, y que resulta que también son dos mujeres.

Aplaudo porque quizás toda referencia a sus sexos no sea más que la que el más pequeño de la familia hace un día mientras Lena prepara la cena: “¿Están casadas?”. Y con aprensión la mujer responde: “No, no legalmente. Estamos casadas en nuestro corazón, supongo…”. “Bueno, eso es básicamente lo mismo, ¿no?”, le responde el niño que no llega ni a los diez años. No, no es lo mismo, pero sí, es igual, pequeño, y yo me llamo dichosa si cada niño de esa edad, o cada adolescente, o algún que otro adulto, ve esta serie y se detiene en esta escena y se toma dos segundos para reflexionar. Sí, solo con eso, yo ya aplaudo a The Fosters

.

By @Debora_dora

 

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (8)

  • Vicky

    |

    Hace unos 4 o 5 días atrás empecé a mirar la serie y ya ví los primeros seis capítulos que salieron al aire. No me parece la mejor serie del siglo, pero es entretenida, sobre todo los últimos 2 o 3 capítulos. Creo que los temas que están tocando son más extensos y atrayentes.
    Es verdad que el tema de la homosexualidad no es ni cerca el principal de la serie, pero es muy lindo ver como se muestra a una pareja lesbica que forma una familia de esta manera.
    Buena nota. Saludos!

    Reply

  • kika

    |

    ¿The New Family? ¿no será The New Normal? jeje :)

    Reply

    • Debora Dora

      |

      jaja ooops! Thanks :)

      Reply

  • Pamita

    |

    A mi la verdad que me gusta la serie. No te e digo que me vuelvo loca esperando los capítulos pero es entretenida. No muestra grandes problemáticas, por lo menos hasta ahora, pero si conflictos q puede haber en cualquier familia.

    Reply

  • Camila

    |

    Ahhhhhhhhhhhh!!!!!!

    Sin dudas, es una de mis series preferidas de esta temporada.
    No solo porque me recuerda muchísimo a “Once and Again” en su forma de mostrar las historias y los rollos personales de cada personaje, sino porque todos los lunes me siento a ver una famila formada por una pareja de lesbianas, sin que su “lesbianidad” sea el principal tema de conversación en la hora de programa. Si, si… se habla del tema. Pero es en escasas ocasiones.
    ¿Se les ocurre una mejor manera de visibilidad que esta? Nope. De ninguna manera.
    Gracias Jennifer Lopez por traerla a la pantalla de mi pc. Gracias.

    Reply

    • vivianitagg

      |

      Yo la empecé a ver y concuerdo con Camila me recordó taaaaanto a “Once and Again” es muy bueno ver que su dinámica no dista de una pareja heterosexual, sino que es solo una pareja más con hijos adolescentes… ME ENCANTO!! esperemos muchas temporadas

      saludos desde México!! 😀

      Reply

  • Caro

    |

    Es verdad que más que nada es un drama teen y que no se toca mucho el tema de la homosexualidad, pero a mi me termino engancho y aplaudo a la serie y al canal por mostrar esta familia poco convencional que ayuda a romper todo tipo de prejuicios.

    Reply

  • Naty

    |

    Es una muy linda serie! Nada “wow”, pero está bueno que traten a una familia con dos mamás con toda la naturalidad del mundo, como decís. Buenísimo por los chicos (y si la ven con los padres, mejor) que la miren por los adolescentes pero terminen encariñándose con todos y entiendan a través de este ejemplo que sigue siendo una familia. Y a pesar de que “no es lo mismo” que las familias tradicionales, en esencia sí, sí lo es (no igual, pero parecido a lo que dicen en la escena con Jude que remarcás). Espero que la sigas mirando! La historia con el nene se pone interesante, además de que es muy cute jaja y siguen tratando otras temáticas como la religión. Todavía me falta ver el de la semana pasada, pero sé que voy a seguir con la temporada.

    Reply

Leave a comment

*