#SuperCorp en “Ace reporter”

Written by Debora Dora. Posted in Otras, Recaps, Series

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

(RECAP “Distan sun“)

Esta vez, como la mismísima Alex Danvers (Chyler Leigh), que apenas aparece en el episodio tanto que si parpadeamos nos la perdemos, nuestra querida Artex tampoco estará en este recap porque como Alex no tiene hilo argumental, por consecuencia tampoco tenemos la suerte de ver a Maggie (Floriana Lima), así que no hay nada “Sanvers” que recapear.

Oh, pero sí, sí, algunas cosillas lésbicas han pasado en el último capítulo de Supergirl para las shippers de la subtextual pareja formada por Kara Danvers (Melissa Benoist) y Lena Luthor (Katie McGrath). Y claro que Débora Dora (o sea yo… Hi!, by the way…) también shippea a las “Supercorp“, porque no hay nada que le guste más que sufrir por parejas no canon, ella es así de masoquista…

Ya hace tiempo sabemos que la relación amistosa entre estas dos mujeres tan disímiles, pero con tantas similitudes a la vez, viene afianzándose a pasos agigantados; eso se pudo ver unos capítulos atrás en el hecho de que quedan para salir juntas a tomar kombucha a un nuevo lugar de comidas fermentadas, porque se ve que la kombucha volvió a ponerse de moda en los países del norte.

¿Saben qué más es la kombucha además de un líquido resultado de la fermentación de un grupo de bacterias? ¡Ultra gay! No sé si hay algo más lésbico que la kombucha en la actualidad… Y si no hubiesen pospuesto su cita (amistosa… ponele…), estoy casi segura que las hubiésemos visto hablar alegres mientras compartían una botella en el mismo bar (¡lésbico!) donde la amiga de Emma la llevó a degustar kombucha en la última temporada de You Me Her.

¿Cuántas veces se puede pronunciar “kombucha” antes de sentirnos idiotas?

En fin… Kara no deja de admirar a Lena cada vez que la tiene enfrente con esos trajes de infierno y su cabello tirante (también… ¿vieron lo que está Katie? My Goddess!!! Sex on a stick), y Lena no puede evitar no parpadear cuando la reportera aparece en su oficina. A la vez, a la hermana menor de Lex Luthor le es imposible evitar sentirse intrigada por Supergirl, y a la alien no le queda más remedio que rescatarla una y otra vez aunque, como lo viene demostrando desde que apareció en esta segunda temporada de la serie: Lena se sabe defender muy bien sola.

De todas maneras, nada más bello que esta imagen, ¿no?

Sí, porque sabemos que Supergirl no deja ni a sus enemigos perecer si lo puede evitar, y no es la primera vez que levanta a una mujer de esta manera, pero en las sutilezas está la riqueza del tan mentado subtexto, ¿no les parece? Si yo les enseño esta imagen, ¿su mente no vuela rápidamente a Superman salvando a Lois Lane y llevándola a pasear en sus brazos? Aún cuando jamás hayan visto ni la serie ni la película del muchacho de Krypton, esta imagen está en el imaginario colectivo…

¿Qué más suele habitar el imaginario colectivo heterosexual? ¡Las flores! Sí. Ojo, muchas mujeres regalan flores (a mí me encanta regalar plantas), y también numerosos hombres reciben ramos de flores como presente (al menos en el teatro el día de la inauguración) pero, por norma general, las flores son muy femeninas y que un hombre le regale flores a una mujer suele tener siempre una connotación romántica.

¿No diríamos “¡qué romántico!” si Mon-El le regalara a su novia (puaj) unas cuantas flores? Bueno, yo no lo diría, pero estoy segura de que muchas personas lo pensarían así. Entonces, ¿por qué tengo que pensar que no es un gesto romántico que Lena Luthor le llene la oficina de flores a Kara Danvers? ¡Que le llene la oficina de flores! No que le regale una rosa roja, o que mientras caminan juntas por National City corte un tulipán de un jardín y se lo dé de forma casual, o que encuentre una margarita para que la deshoje en el parque (“me quiere, no me quiere”). No, no… la empresaria se tomó el tiempo de comprar un par de docenas para decorarle la oficina de CatCo a su salvadora . Si hizo eso por ella solo por haberle “avisado” a Supergirl… imagino lo florida que debe estar la Fortaleza de la Soledad…

Pero bueno, entre miradas que matan y desvisten, y mordidas de labios (de ambas partes), y de donuts que siempre son una buena opción para llegar al corazón de una chica, Kara y Lena arriban cargadas de tensión sexual hasta el capítulo que nos compete hoy…

Parece que alguna vez Lena tuvo un novio, un novio inglés de origen indio muy muy parecido a un médico forense que alimenta zombies (sí, sí, es Rahul Kohli, el divino y comprensivo Ravi de iZombie), con el que trabajaba en un garaje sobre nuevos descubrimientos científicos que aún no llegué a entender cuáles eran… quizás porque mientras hablaban del tema, yo estaba imaginando que antes del tal Jack debió haber alguna compañerita con la que Lena se tomaba de la mano bajo el pupitre en ese colegio privado en el que seguro pasó sus primeros años estudiantiles. Ni hablar de esa mejor amiga de sus años adolescentes a la que habrá besado solo “para probar”… Y es muy probable que también haya habido una jovencita de pelos de colores con la que debe haber experimentado en la universidad, ¿no? Pero bueno, nos tenemos que conformar con el último novio heterosexual que tuvo, porque ya hay demasiada acción sáfica en este programa, ¿qué se le va a hacer?

La cosa es que por primera vez Lena llega a salvar a Kara (de que se le incendie el departamento mientras cocina) para pedirle un favor: que la acompañe a la conferencia que va a dar Jack sobre su nuevo descubrimiento, porque parece que el tipo es su “kriptonita”. Más allá del chiste posterior cuando le pregunta a la pequeña Danvers cuál es la suya, me quedé pensando… Es muy común decir que alguien es nuestra kriptonita, o sea, nuestra debilidad, y sigo reflexionando… ¡qué feo! En serio… ¿por qué alguien que nos gusta, que amamos incluso, puede a la vez ser algo que nos debilita, que nos quita la fortaleza o que nos pone en peligro…? Y al día de hoy seguimos inmortalizando estos conceptos que forman parte del paquete “¡oh, qué romántico!” del que tanto se alimenta la nueva pareja (¡iuuu!) de la serie, y que me parece increíblemente peligroso…

La cosa es que Kara la acompaña y se sienta junto a ella y pelea con su ex jefe por hacer primero las preguntas, y luego no hace más que andar en el medio entre la pareja, sonrojándose cuando la morocha la halaga, más allá de que Lena quiere echarla porque cree que puede arreglarse sola. ¿Quién te entiende?

Para resumir: primero pensamos que Jack es un canalla y el malo de turno, porque anda matando gente cuando su cuerpo toma forma de “hombre polilla”, pero resulta que al final no, que la mala era la secretaria muy muy parecida a una científica que viaja en el tiempo (sí, sí es Claudia Doumit, Jiya de Timeless).

Antes de convertirlo en noticia, Kara se ve en la obligación de decírselo primero a Lena, que ya estaba a dos segundos de volverse a meter en el placar a vivir una vida heterosexual con el indio después de la cena de la noche anterior, que Kara intentó estropear, pero no lo logró. La reportera le pide disculpas por lo raro que fue lo que hizo, aunque Lena lo consideró “interesante”. Claro, reee interesante… Y luego le cuenta lo malo que tiene para decirle, toda preocupada por ella… Y aunque la chica se muestra dolida y le promete a su “amiga” que no va a hacer nada, es obvio que va a encarar a su ex y ahí se entera de todo y es cuando se produce una interesante pelea (¡alto gancho derecho, Lena!) y una de las mejores frases de la serie:

“¿Sabés? Es cierto lo que dicen: detrás de cada gran hombre hay una mujer fuerte”. “Oh, no lo podría saber, nunca me paré detrás de un hombre”.

Supergirl termina una vez más rescatando al objeto de su afecto (shhh, no me discutan), y Lena, cuando tiene la chance, la elige a ella sobre su ex novio, no solo porque su nuevo descubrimiento tecnológico puede poner a todo el mundo en peligro, sino porque la alienígena con la que tiene una relación extraña le interesa mucho más, digamos la verdad…

Para finalizar, Kara termina llevándole flores a su “amiga” a la casa (aunque un arreglo floral un poco más humilde), todo sea por consolarla, y ambas terminan abrazadas en el sillón y prometiéndose amor eterno… O bueno, eso es lo que yo creí oír…

Falta muy poco para que termine la segunda temporada de Supergirl, y yo no veo la hora de que vuelva Cat Grant a poner un poco de orden en el mundo de Kara. Mañana nuevo capítulo que pone en riesgo a Alex y tiene trabajando a las cuñadas juntas, al menos yo ya quiero verlo…

¿Qué les parece la relación de las “Supercorp“? ¿Alguien más las shippea?

.

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , , , , , ,

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (1)

  • Marta

    |

    Como para no shippearlas, si se comen con los ojos, de hecho ver a Lena besando a su exnovio resultó poco creíble, jajajajajaja. Y qué me decís de Lena pegando puñetazos??
    Y coincido en que Katie McGrath es preciosa, vestida de Lena Luthor, de Morgana en Merlín o de ella misma transmite sensualidad por todas partes, y por lo que he visto en internet ella es muy simpática.
    Por cierto, tenéis que ver este vídeo, los productores hablan un poco de este capítulo, ponedlo en el 0:42 donde deja bien claro lo que son Lena y Kara con su “her very dear friend Lena”, cuando lo vi no pude evitar reírme https://youtu.be/gaJcyEf1Sbs

    Reply

Leave a comment

*