Sufragistas y suffragettes, un mismo objetivo

Written by Debora Dora. Posted in Feminismo in your face

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

La historia la escriben los ganadores, los que tienen voz, los que tienen la posibilidad de hacerlo. Por eso es que la historia está escrita por hombres. Ellos son los que descubren América, luchan en antiguos continentes por tierras sin dueño, cruzan la Cordillera y firman cuanta ley y decreto pase por sus manos. Las mujeres en los manuales de historia parecen limitarse a prestar la casa para reuniones importantes, a organizar las tertulias, a cocinar manjares, a acompañar a sus maridos, a apoyar a sus generales, capitanes, reyes, libertadores… Así nos las muestran, así las conocemos, así aprendemos cuál es el lugar de la mujer en la historia desde pequeñas.

Me rehúso. Me rehúso porque sé que las cosas no son cómo nos las cuentan. La verdad está escondida, los logros de las mujeres que lucharon junto a los hombres, que tomaron decisiones, que se alejaron de los roles preestablecidos yacen en las sombras. Por eso quiero rescatarlas, por eso quiero recordar sus logros; sus aportes; sus nombres, muchos desconocidos para nosotras. In your face”, ladies, porque aquí estarán, porque ahora no tienen excusas para no conocerlas…
 .
LAS SUFRAGISTAS
 “No se puede cambiar el mundo tanto como quisiéramos, pero si se pueden dar pequeños toques…”.
 .

En esta oportunidad no es solo una, son varias, porque si hay algo que caracterizó a esta ola del feminismo, que afloró durante el siglo XIX, es precisamente la unidad y la solidaridad entre mujeres de muchos lugares del mundo en busca de un objetivo común: el voto. Es por este motivo, por esta sencilla razón que ahora nos sería impensable, porque todas nosotras nacimos con este derecho básico como ciudadanas, que a este grupo de mujeres se las conoce hoy con el nombre de “sufragistas”.
Si bien hubo grupos en muchos rincones del globo abogando por el derecho a elegir sus representantes en el gobierno, es probable que sean las sufragistas de Inglaterra las más populares. Las inglesas comenzaron a organizarse bajo este lema ya con el Código Napoleón, un documento que afirmaba su falta de libertad; ni siquiera sus cuerpos les pertenecían. ¿Poseer propiedades? ¿Posibilidad de trabajar? ¡Por supuesto que no!, las mujeres eran meros objetos bajo la tutela de padre, marido, hermanos e, incluso, hijos. Aborto prohibido, infidelidad penalizada y la imposibilidad de tener la patria potestad de sus niños y niñas. ¡Qué atrevidas!, ¿encima pretendían votar? Claro que sí, y la muerte de la trágicamente famosa Emily Wilding Davison, quien falleció durante una carrera de caballos intentando aferrarse del caballo del Rey para llamar la atención sobre este asunto, pasará la historia como símbolo de la lucha de estas féminas que para ese momento (1913) ya hacía más de medio siglo que venían intentando conseguir atención sobre el voto femenino.
En Estados Unidos la lucha también fue difícil, pero a diferencia de las inglesas, las americanas venían de otra lucha: el abolicionismo. Con el protestantismo como fe, muchas mujeres tuvieron la posibilidad de participar de la iglesia y de acceder a la educación (colegios y universidades) en las que fueron las colonias británicas, por lo que la taza de analfabetismo era mucho menor que la europea. De estas generaciones de mujeres educadas es de donde surgió el núcleo que durante el siglo XIX formó parte del feminismo y que primero tuvo una amplia participación intentando la liberación de los esclavos (entre ellas, las más famosas, las hermanas Grimké), algo que las llevó a oanalizar sus propias circunstancias y a darse cuenta de que esclavos y mujeres no eran tan diferentes a los ojos de los hombres blancos.
¿La ironía? Cuando finalmente se abolió la esclavitud, esos mismos que se beneficiaron de su compañía y protección les dieron la espalda: los hombres negros habían logrado votar, pero las mujeres deberían seguir luchándola sin apoyo.
En 1848 aparece la Declaración de Seneca Falls o “Declaración de sentimientos”, la base del sufragismo americano, con Elizabeth Cady Staton enarbolando la bandera de la igualdad ante la negación de derechos básicos, no solo políticos, sino también civiles y jurídicos que se les estaba vedados.
Las décadas siguientes encontraron a las mujeres de todo el país organizándose, formando campañas, algunas más conservadoras que otras, pero que se radicalizaron con el nuevo siglo hasta que finalmente en 1920 las estadounidenses consiguieron lo que tanto buscaban a través de nuevas formas de protestar, siempre sin violencia. Lástima que solo una de las firmantes de Senenca Falls pudo ver lo que tanto sudor les demandó.
Lo de las inglesas se resolvió un poco antes, pero su situación fu complicada. Las feministas de Inglaterra estaban divididas entre las más calmas y conservadoras, las llamadas “sufragistas”, y las radicales, las “suffragettes”, que lucharon con violencia, que interrumpían los discursos que se daban en los partidos políticos, que se colaban en las reuniones y que terminaban presas una y otra vez. Las huelgas de hambre en la cárcel eran moneda común en épocas en las que Emmeline Pankhurst (la mujer más famosa del movimiento) presidía la lucha.
Tuvo que pasar la Primera Guerra Mundial para que las sufragistas finalmente consiguieran el voto (aunque no tal cual lo pretendían). Claro, su participación en una de las peores épocas del país ante la falta de hombres permitió que fueran escuchados los reclamos que antes quedaban siempre dentro de algún cajón. 1917, ese fue el año en que se logró el voto femenino en Inglaterra, hace menos de un siglo, como verán…
El voto femenino fue solo una victoria, una de las primeras, tal vez porque era el punto común que unía a casi todas las mujeres más allá de sus diferencias raciales, religiosas o económicas, pero aún quedaba más por lo que pelear, mucho más…
.
Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , , , , , , ,

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Leave a comment

*