Spa para niñas… wow!

Written by Debora Dora. Posted in Desgenerando Espacios

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

Si hay algo que intento siempre es no dejar de sorprenderme, no habituarme a las cosas. ¿Por qué? Porque en cuanto nos relajamos y perdemos esta habilidad, las cosas se vuelven comunes y corrientes y las situaciones se “normalizan”. ¡Qué fea palabra! Por eso siempre trato de estar alerta. No digo que sea fácil, digo que es un ejercicio. Muchas veces tod@s nos habituamos a ciertas palabras o términos, a ciertas costumbres, y no nos preguntamos de dónde salen. Yo sé que me pasa con muchas cosas, incluso con cuestiones de género o de sexualidad. Más allá de considerarme lesbiana y algo queer, es difícil salir de la caja en la que alguna vez nos ha metido la sociedad como seres sociales que somos. Pero bueno, para esto esta este lugar de reflexión que he dado a llamar justamente “Desgenerando Espacios“.

El otro día en la misma revista de donde alguna vez saqué otro aviso del que ya hablé, me encontré con esta publicidad, parte de un aviso más grande para promocionar un Spa. Cuando yo era chica básicamente un spa era un lugar alejado de las grandes urbes donde la gente con dinero iba a pasar el día o el fin de semana. Se relajaban, les hacían masajes, baños de barro y los ayudaban a desconectarse del estrés de la ciudad. Con el tiempo estos establecimientos comenzaron a ubicarse incluso dentro de la ciudad y en los barrios y se hicieron un poco más accesibles. Hoy en día muchas estéticas ye hacen unos masajes con los codos, te ponen una mascarilla verde y olorienta y dos pepinos en los ojos y se venden como “spa”. En fin… como verán no soy muy asidua a estos lugares…

Lo que me llamó la atención fue este recuadro que adjunto aquí. Perdonen que no se vea muy nítida la imagen, la saqué a las apuradas y el papel de la revista no ayuda. Pero como verán se trata de una publicidad para llamar la atención de las niñas, que seguro le tirarán de la remera a las madres para decirles que quieren eso para festejar su cumpleaños. O no… Probablemente no hubiese sido mi caso.

¿Un cumpleaños en un spa? ¿Cómo sería eso? “Dulces princesas”, ya desde el título me da un poco de miedo; saben que yo con las princesas (a menos que sean Emma o Snow o la divina Merida) tengo ciertos conflictos. No porque sea una detractora de las monarquías, sino más bien por lo que la figura de la princesa (femenina, frágil, toda rosa ella… aburrida y anticuada, sobre todo) representa para la imagen de la mujer con la que las niñas actuales parecen seguir criándose (más hoy que nunca).

Parece que este spa que debe quedar cerca de mi casa necesita algún otro medio para juntar dinero, porque son capaces de llenar el local con niñas que tienen ganas, por un rato, de sentirse como mujeres grandes. Claro, como las mujeres grandes que otras mujeres grandes creen que deben sentirse todas las mujeres.

Por supuesto que cada niña o niño puede sentirse como quiera y puede decidir hacer su cumpleaños en el lugar que desee. No lo sé, no quiero mentir, quizás los varones encuentren en alguna canchita de fútbol algo similar para festejar con sus amiguitos del colegio o del barrio. ¿Existen estos lugares solo para hombrecitos? Si existen, no me preocupan; al menos esos chicos estarán haciendo un deporte y jugando como siempre, pateando sus pelotas. Nada más. Me preocupa más este tipo de fiesta donde se espera que la niña aprenda ese rol que tiene asignado: el de la mujer objeto que siempre tiene que estar divina. Sí, quizás sea una exagerada, lo sé. Un poco de maquillaje no ha matado a nadie ni hace a una mujer menos inteligente o menos capaz, pero ¿hace falta que sea cuando tienen menos de diez años, cuando aún no tienen por que aprender aquellas características o comportamientos que se supone que se debe esperar de ellas solo por haber nacido con aparato reproductor femenino?

¿Cuál es la necesidad de quemar etapas? ¿No se puede festejar de otra manera? ¿Corriendo por un parque, bailando, jugando o lo que sea? ¿Limpieza facial? ¿Manicura y pedicura? ¿Sesión de fotos? ¿Es necesario todo esto?

Sé que jamás hubiese festejado mi cumpleaños en un lugar de este estilo, sin embargo puedo pensar en varias compañeritas de primaria que quizás hubiesen deseado hacerlo aquí. ¿Cómo se hubiese sentido mi yo niña siendo invitada a una fiesta como ésta? ¿Hubiese ido? Yo creo que no, no me hubiese sentido para nada cómoda, eso lo puedo asegurar; ya me molestaba cuando se suponía que tenía que sentarme con las niñas o jugar a ciertos juegos porque l@s animadores del saloncito decían “las nenas acá y los nenes por allá”.

Para mí lo más importante que reflexiono o que me pregunto o que critico luego de leer este anuncio es… ¿estas nenas no van a colegios mixtos? ¿Hacen sus cumpleaños y no invitan a sus compañeros de curso, a los nenes del barrio, a sus primos? Sexista… este anuncio me pareció sexista y sobre todo muy triste… ¿Qué piensan ustedes?

.

By @debora_dora

.

No se olviden que si quieren contar sus historias o dar a conocer sus reflexiones de alguna cuestión similar, en Deborarte esperamos sus escritos en deborarte@deborarte.com.ar

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (3)

  • Pamita

    |

    Cuando iba leyendo esta nota se venia a mi cabeza esos concursos de belleza en donde participan las nenitas, en esos programas q te encontras haciendo zappin, donde las madres hasta botox le ponen a las pobres criaturas. Con esto quiero decir que la culpa no es de las nenitas que quieran ir al spa sino de las madres que puedan generar esos deseos en las nenas. A mi nunca se me hubiera ocurrido de chica un festejo así, y no es por mi lado torteril, mi madre y mi abuela son muy hetero (o eso creo) y me críaron de otra manera sin darle mucha importancia a algo tan superficial y sexista.
    Pero bueno por mas siglo xxi en el que estemos creo que estas cosas de querer separar las cosas o los gustos para nenes o para nenas son cada vez mas visibles, digamos que para generar más y más consumo tb les sirve

    Reply

  • Chelsea

    |

    Estoy de acuerdo con vos D.D. y con Pamita.
    Lo peor de todo es que esto del Spa para niñas se esta expandiendo, en mi pequeña ciudad también existe un lugar así, para que las nenas festejen su cumpleaños ahí.
    Yo de chiquita jugaba afuera, con mi perro, sola o con amigas, pero eramos nenas, hacíamos cosas de nenas de 6, 7 y 8 años. Por suerte mi mama era y es una mujer inteligente y que le gusta arreglarse, pero me crió sin que yo quemara etapas, cada cosa a su edad correspondiente (que saliera lesbiana es un hecho aislado), me refiero a que jamas me habría mandado a un lugar así, ni ahora de grande se le ocurriría hablarme de un spa.
    A mi la verdad estas cosas me preocupan, las nenas que van a estos spa están expuestas a una sensualidad y sexualidad que desconocen, queman etapas, se vuelven mujeres sin que su cuerpo y su cabeza estén preparados, y ahí es cuando empiezan los problemas, y es cuando los padres se dan cuenta y se lamentan que su pequeña “princesa” esta por ejemplo embarazada. No quiero sonar exagerada, pero es que ese y algunas cosas mas son el resultado de quemar etapas.
    En fin, realmente espero que esto cambie y que los niños vuelvan a ser inocentes, vuelvan a jugar, que vuelvan a ser NIÑOS.

    Reply

  • Camila

    |

    Estaba leyendo la nota y enseguida se me vino a la cabeza que en “el pueblo del culo del mundo” en donde vivo ya hace un tiempo que hay un lugar con características muy similares al de la nota. Bah! Es igual. Y conozco gente que le ha festejado ahí el cumpleaños a la hija y les he levantado mi ceja Fabray cuando me lo contaron porque, flaco, tu hija tiene 9 años… No es mejor que se azoten dentro de un pelotero y corran por ahi? No es eso lo que los niños se supone que hagan?
    En fin… Cuando leo estas cosas (o las veo) agradezco que mi madre jamas intentó imponerme ninguna de estas cosas y dejó que hiciera lo que me diera la gana (con limites, obvio) cuando era niña.
    De solo imaginarme cual hubiera sido mi reacción si mi madre me caía con un cumpleaños de estos muero de la risa.

    Igual… por mas que la niña de nueve años llore y patalee por un cumpleaños “spa”, no creo que sea adecuado para su edad. Si le gusta lo rosado y las princesas, hacele una fiesta rosada y con 45 princesas, pero conservando la inocencia que caracteriza a la niñez, no creo que transformarla en Elle Woods a los 9 años sea lo correcto. ¿Sino que van a hacer cuando cumpla 13 o 14 o 16?

    Reply

Leave a comment

*