SE DEVELÓ "EL SECRETO": UN NUEVO ÓSCAR PARA LA ARGENTINA

Written by Debora Dora. Posted in Cine LEZ

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Si aún estoy dormida es por culpa de los malditos Premios de la Academia, que se entregaron ayer en la ciudad de Los Ángeles, como todos los marzos de cada año. Como usualmente, hice mi cobertura a través de Facebook y Twitter (perdón a los que me odiaron por mi minuto a minuto), y aguanté una ceremonia que no fue tan dínámica como los organizadores pretendieron, ni tan divertida como se suponía que lo debía ser con la conducción de Steve Martin y Alec Baldwin (que ahora parece que se comió cinco pavos). Creo que el año pasado, precedida por Hugh “Wolverine” Jackman, fue mucho más divertida y sorpresiva.
Destaco, de todas maneras, la apertura cantada y bailada de Neil Patrick Harris (Suit up!), uno de los protagonistas de la genial sitcom How I Met Your Mother, que desperdigó plumas por el escenario, y el resumen de lo mejor del cine de terror. El memorial no fue tan emocionante ni hubo demasidos momentos memorables en la noche. En general, los premios fueron bastante cantados, y no constituyó una sorpresa que The Hurt Locker derrotara a Avatar (que fue el gran fracaso de la velada, al menos en cuanto a premios, porque dinero sigue recaudando) ni que Kathryn Bigelow, la ex mujer de James Cameron, se alzara con el premio a la Mejor Dirección por el mismo film, convirtiéndose en la primera realizadora mujer en llevarse una estatuilla a la casa, precisamente en el Día Internacional de la Mujer, ¡qué reconocimiento!
Interesante fue el prolongado discurso de la adorable Sandra Bullock al subir al escenario a recibir el premio de Mejor Actriz, cuando amagó con volver a besar en la boca a la gran Meryl Streep, a quien ya había besado en una entrega de premios anterior, en que las dos habían resultado elegidas por sus papeles respectivos en The Blind Side y Julie & Julia. Queríamos otro pico, Sandy, pero igual nos divertimos cuando dijiste que era una gran besadora para después llamarla “mi amante”. ¡Adoro a esa mujer!
Pero ¿a qué viene todo esto? Claro, los argentinos teníamos el corazón palpitante desde que la hermosa Anne Hathaway había pronunciado en un adorable español el nombre de una de las nominadas a Mejor Película Extranjera: El Secreto de sus Ojos.
Tuve oportunidad de ver este film junto a mi abuela, a pocas semanas de su estreno. Durante las dos horas no dejé de emocionarme, sorprenderme y sonreír con esta maravillosa historia, basada en la novela La Pregunta de sus Ojos, de Eduardo Sacheri, que junto a Juan José Campanella adaptó para la gran pantalla. Lloré y reí, y pensé al reflexionar una vez que salí del cine que El Secreto… era la película que revindicaba a todo el cine argentino de los últimos veinte años. ¿Auguré un premio Oscar? No, pero imaginé una posible nominación. Si existía una película argentina que merecía llegar a competir por uno de los premios más importantes del cine mundial, esa era El Secreto…
Cuenta con una hermosa historia, que si bien es dramática, tiene unos ciertos giros cómicos que permiten un respiro de la cruda trama, un maravillos guión que no flaquea y que cierra de manera perfecta. Es redonda, como los ojos que siempre ocultan algo, que siempre guardan un secreto. Es policial, es supenso, pero también es una preciosa historia de amor que se mantiene imposible a lo largo de los años. También no podemos olvidarnos de la gran fotografía, la excelente musicalización, pero más aún de la inolvidable realización de Campanella, un director que se ha dado el lujo de trabajar durante mucho tiempo en Estados Unidos (hasta hoy dirige algunos episodios de la serie Doctor House), y de haber estado nominado a este galardón en otra oportunidad por El Hijo de la Novia.
Esta última película, que volvió con las manos vacías, también fue protagonizada por Ricardo Darin, quizás el actor argentino más internacional de los últimos tiempos, al que me arriesgaría a decir que es su actor fetiche. En esta oportunidad repite fórmula con la preciosa actriz y cantante Soledad Villamil (que hizo de pastelito en la serie Locas de Amor); ambos habían trabajado juntos bajo las órdenes de Campanella en El Mismo Amor, la Misma Lluvia. Villamil sostiene con frescura el que yo creo es el mejor personaje de este film; su fiscal de doble apellido utiliza sus ojos cristalinos para enamorar tanto al protagonista como a los espectadores. En el elenco también resaltan el siempre niño Pablo Rago (¡lo adoro!) y un irreconocible Guillermo Francella, no solo porque tiene el bigote afeitado, sino también porque ha dejado todas esas muletillas cómicas que lo han sabido posicionar como un notable cómico argentino (cuestión de gusto, por supuesto; a mí personalmente me gustaría mucho más seguirlo viendo en este tipo de papeles dramáticos).
En resumen y para no cansarlas, recomiendo fervientemente El Secreto de sus Ojos, porque es un film delicioso e inolvidable. No es solo la ganadora de un premio Goya o de un Oscar, es la elegida por un público muy difícil de conformar como lo es el argentino, y eso tiene que decir algo, ¿no?

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (1)

  • Andy

    |

    >Felicidades!! yo tambien vi los premios y me emocione mucho cuando anunciaron que la ganadora era esta pelicula latinoamericana, espero que venga a mi pais para poder verla!
    Por cierto, tambien me encantaaaaaa Sandra Bullock!

    Reply

Leave a comment

*