REFLEXIONANDO: salida del clóset y bisexualidad (segunda parte)

Written by basfggone. Posted in Ser homo HOY!

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Los que me han escuchado hablando alguna vez sobre medios de comunicación o el procesamiento y difusión de las noticias sabrán de esos ejemplos que suelo dar siempre sobre lo que es noticia un día y lo que lo puede ser al otro.
Un día un noticiero nos informa que se cae un balcón y mata a una persona que justo tuvo la mala suerte de pasar por allí en ese momento; dos días después, los noticieros nos vuelven a llamar la atención: se ha caido otro balcón, ¡qué casualidad! Es probable que justo en esa semana dos o tres blacones más que se destrozan contra el suelo vuelvan a ser noticia en los medios locales. ¿Qué sucedió? Hay un problema de mantenimiento en los edificios, eso está más que claro, pero ¿no es demasiado curioso que todo pase en cinco días? ¿Será una epidemia que afecta a la mampostería? No, es el virus de la inmediatez, la novedad y, además, del hecho recurrente. Porque ¿ustedes creen que en este momento en que yo estoy escribiendo estas palabras sin demasiado sentido no hay un balcón cayéndose en algún rincón del mundo? Pero claro, hoy no es noticia, hoy no nos importa o porque no mató a nadie o porque no es un hecho más que se puede relacionar ni que puede traer a colación una noticia del día de ayer. Así funcionan las cosas, y esta semana ustedes deben haber sido testigos de esto que les comento.
Ricky Martin salió del clóset y dudo de que aún quede alguna monja de clausura que no se haya enterado de la novedad. Tres días después, una actriz forma parte de una campaña en la que dice que es bisexual, y el tema pasa de boca en boca y se repite en todos los noticieros, diarios y portales cibernéticos: sí, señoras y señores, Anna Paquin es bisexual.

Ahora sí, estoy muy segura de que el 75% de las personas que escucharon eso no tienen ni la menor idea de quién cuernos es Paquin, como mis amigas que me miran ante la mención de ese nombre que no les suena de ningún lado, así que pueden suponer la gracia que me causó escuchar a los periodistas del noticiero de canal 13 a las dos de la tarde hablando del coming out de la tal Anna Paquin y, obviamente, tomándolo como el segundo caso viral después de la “confesión” del cantante portorriqueño.
Así que a esta altura, después de varios días de escuchar sendas estupideces de bocas de personas más estúpidas aún, ya me tiene un poco cansada todo este asunto, pero tengo que hablar de Anna Paquin, porque el revuelo que generó en las últimas jornadas es digno de mención.
Para las que no la conocen, esta actriz canadiense, criada en Nueva Zelanda, pero que ya hace muchos años que vive en Estados Unidos, fue una de las personas más jovenes en recibir un Oscar. En su caso fue por su genial actuación en la película La Lección de Piano, y si bien a los once años ya la habían condenado dándole el mayor premio de Hollywood, Anna se mantuvo con estilo. La pueden haber visto en Volando a Casa (la de los gansitos) o en Casi Famosos, y también en la trilogía de X-Men, donde interpreta a Rogue (ahhh, ahora sí saben de quién hablo, ¿no?). En la actualidad esta joven de (solamente, ja!) 27 años es la protagonista de la magnifica serie True Blood, por la que se llevó a casa un Globo de Oro.
Lo curioso es que Anna no habló de su sexualidad en una revista; no, no ha sido para obtener prensa ni para levantar el rating de su programa, al que después de todo ya le va muy bien. Tampoco declaró que le encantaría hacer escenas de sexo con Megan Fox, ni que no se considera lesbiana, pero que sí le gustaría estar con Angelina Jolie. Menos que menos se la ha visto a los besos con Paris Hilton en alguna disco de moda. No, lejos de todo aquello que rodea a muchas chicas de moda en Hollywood, Anna Paquin dijo que era bisexual en una campaña llamada “Give a Damn”, promocionada por True Colors, la asociación creada por la cantante Cyndi Lauper (sí, la de “Las chicas solo quieren divertirse”).
“Soy bisexual”, dijo sin pelos en la lengua, mientras otros actores, cantantes y comediantes también hablaban de su homo o heterosexualidad, ya que la idea de este movimiento es que tanto gays como heteros participen y luchen por la igualdad de todas y todos. Así que en contra de los crímenes de odio, de la discriminación en el trabajo, en el ejército, en el colegio, y por la legalización del matrimonio, varias caras famosas prestaron su voz para despertar al público. Pero a nadie le importó mucho lo que dijo Sharon Osbourne o su hija Kelly, ni lo que opinó Whoopi Goldberg o la declaración jurada de lesbianitud de mi querida Cynthia Nixon, porque fue la confesión en el serio rostro de Anna Paquin lo que atrajo los murmuros de la prensa.
Claro, no solo la prensa habló: mientras algunas lesbianotas se sorprendían y otras se felicitaban a sí mismas por tener un radar tan aceitado, muchas sacaban a la luz el tema de la bisexualidad, un asunto que cada tanto trae polémica dentro de la misma comunidad.
¿Qué es ser bisexual? Un tiempo atrás hubiese respondido: “una parada técnica en el camino a Gaylandia”, porque fue lo que me pasó a mí. En mi caso la bisexualidad no duró ni un año, y mientras mis amigas se reían de lo que yo decía, me fui dando cuenta de que ya había cruzado el puente de un solo salto y sin paradas intermedias. Pero la realidad es que hay muchos hombres y muchas mujeres que no se reconocen a sí mismos ni como gays ni como heteros, y pueden llamarse “bisexuales”. Muchos detestan las etiquetas y prefieren dejar el casillero sin completar, pero otros defienden su identidad, porque después de todo la “B” también forma parte de la sigla de la comunidad. Pero se debe aceptar que ésta es la letra más castigada. Mientras que muchos los envidian por la amplitud de alternativas, otros los vapulean porque según ellos son los más promiscuos, aunque en realidad cualquier bisexual hijo de vecino puede tener una pareja formal que sea mujer un día y al año siguiente tener otra, también formal, que sea hombre. Nunca voy a entender por qué poder elegir entre mujeres y hombres los convierte automáticamente en pervertidos… Pero esto, claro, es también una construcción social.
Ahora sí, lo que yo siempre me pregunto es: ¿qué pasa cuando un bisexual decide asentarse con alguien? Se ha enamorado y dice “con esta mujer o con este hombre quiero pasar mi vida”. Un hombre bisexual decidió finalmente formar un familia con una mujer, o una mujer bisexual quiere tener algo formal con un hombre, ¿cómo se los considera entonces? ¿Pueden seguir diciendo que son bisexuales? Bueno, pues claro que pueden, pero lo cierto es que si ellos mismos no lo proclaman, siemplemente serían heterosexuales por presunción. Algo similar sucede al revés. ¿Está mal? No, claro que no, lo que está mal es que vivamos etiquetándonos, pero estos son los resultados de vivir en suciedad…. eh, digo, en sociedad. Y por más que nosotros no queramos colgarnos un cartelito del cuello, siempre va a haber alguien que nos adhiera un sticker (ssss-tiiii-ckeeeerrrr) en la frente…

Por eso es normal en estos días escuchar hablar de Anna Paquin y su bisexualidad, e intentar digerir las críticas, porque por sino lo sabían, la chica está comprometida con su co-star, Stephen Moyer, el pánfilo actor que interpreta al vampiro en True Blood (Anna, espero sinceramente que tengas mejor gusto en mujeres), así que era de esperarse los comentarios sobre este tema, porque parece que dentro de la comunidad la bisexualidad molesta bastante.

¿Saben qué? Por supuesto digo “lo hubiese contando antes”, al menos así yo tenía posibilidades de conquistarla (¿?), porque obviamente me hubiese gustado verla de la mano con alguna fémina asistiendo a una premiere, pero por otro lado contrataco las críticas: ¡locooooo!, piensen algo, la señorita Paquin no tenía ninguna necesidad de hablar de su vida en cámara. Está casi casada (se me cae una lágrima), puede jugar a la casita con su novio y pasar desapercibida y, sin embargo, asume su responsabilidad y se banca lo que puede llegar a venir y dice: “Soy Anna Paquin, soy bisexual y me importa un carajo”, y yo obviamente la aplaudo, porque además de todo es por una muy buena causa.
Y me quedo por acá deseando que deje al viejo salame ese y se meta con cualquier actriz que se le dé la gana, de hecho, podría darle un empujoncito a Kristen Stewart o a su compañera de elenco en X-Men III, Ellen Page. ¿A quién no le gustaría ver cómo Rogue toca a Kitty Pryde sin matarla?
¡Me encantan! Aunque en la primera foto los tacos de Anna nos engañen, en la otra podrán ver que son dos gnomas y ¡enfundadas en cuero!

Tags: , , , ,

Trackback from your site.

Comments (6)

  • yovanu

    |

    >Los bisexuales…que complicado tema, vapuleados de los dos bandos, esa cosa de no saber si los sumamos en nuestro team o en el de enfrente, porque en definitiva, los hetero no saben si deben discriminarlos por gays o no porque después resulta que andan viviendo felices vidas heterosexuales en apariencia, y los gays (hombres y mujeres) nada ven más humillante que ser abandonados/as por alguien del sexo opuesto.

    Pero yendo al tema de la salida del clóset, soy de las que celebro sin importarme si declaran que son bisexuales, gays o lesbianas, las declaraciones públicas de personajes minimamente notorios,eso ayuda a muchísimos jóvenes y no tanto que andan por ahí atormentados porque se dan cuenta que no encajan en el modelo mamá-papá-hijitos; y por otra parte también le da visibilidad y cotideaneidad al tema, ojalá un día una declaración así pase totalmente desapercibida, de hecho, que ni siquiera tenga alguien que decir nada porque a nadie le importe.
    La cobertura mediática que vi la semana pasada con el tema no hizo más que confirmar que todavía estamos muy lejos de ver esto como algo normal y cotidiano.
    Muy buen post!!

    Reply

    • Javier

      |

      Escuche a muchas mujeres eso de “prefiero que me deje por una mina que por un hombre” sin embargo, la mayoría de los hombres dicen, prefiero que me deje por una mina. Distintas formas en que funciona el ego? Vaya uno a saber

      Reply

  • DEBORA DORA

    |

    >muuuy lejos, lamentablemente! pero cada día un paso más adelante!
    Gracias por la buena onda!

    Reply

  • Lu

    |

    >Veo que con el tema de la bisexualidad tu alter ego comienza a aflorar nuevamente…jajaja
    Yo creo que nunca hay que perder las esperanzas, quien te dice…tal vez deja al salame y aparece de la manito con alguna fémina en alguna premiere
    Cambiando de tema…AYY pero que gnomas tan lindas en la foto! (Aunque no tanto como una que conozco…)

    Reply

  • DEBORA DORA

    |

    >jajaja, sos terrible Lu! Hace mucho que te veíamos por aquí! Gracias por pasarte!

    Reply

  • GirlHDP

    |

    LA BICACONA NO EXISTE Y PUNTO.

    Reply

Leave a comment

*