Glee x 3: break-up x 4??? (By Lily, Dany y D.D.)

Written by Debora Dora. Posted in Brittana, Glee, Glee Recap, Recaps, Series

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Nuevamente Glee en hiato, ya estamos acostumbradas, nos han dejado colgadas miles de veces, así que aprovechemos para recordar lo que sucedió en el capítulo pasado (de la mano de @LilyPrx), e imaginar qué puede llegar a pasar de ahora en más con las posibilidades que los break-up de este capítulo nos otorgan (en este caso, siguiendo la intuición de @FFDany05). Pero ya que estamos, analicemos un poco, y en este caso voy a opinar, porque hace mucho que no lo hago y sé que me extrañan como yo extraño debatir con ustedes… (ponele).

Siempre digo que cuando Glee hace las cosas bien, sabe cómo hacerlas, y que cuando las hace mal, la pifia en grande. En el caso de “The Break-up”, Glee vuelve a brillar. No, chicas, ya no es lo que era en otras épocas, pero como episodio cerró muy bien. Se trató un tema central y algunos subtemas relacionados, y la historia se centró en solo cuatro personajes y sus respectivas parejas. Aunque, mejor dicho, hizo foco en dos historias románticas, y les dio un poco de pantalla a otras parejas secundarias. Veamos qué nos tienen preparado las chicas

¡Por fin! Ha llegado el capítulo cuarto de la cuarta temporada de Glee. Muchas expectativas se habían creado desde que los primeros spoilers aparecieron por la red: ¡Que sí! Alguien terminará su relación. ¡Sí, será una de las parejas protagónicas! Y entonces se vino una pequeña “guerra” Fans vs. Fans, cada quién apostando por su pareja favorita, y dando todas las razones posibles del porqué no deberían de separarse. Ahora que ya tenemos el episodio; me complace presentarles lo que pasó con cada una de las parejas canon.

“WEMMA”

Sí chic@s, así les dicen en el fandom a la pareja conformada por William Schuester (Matthew Morrison) y Emma Pillsbury (Jayma Mays). Lo que sucede con estos personajes en el episodio (¿alguien más piensa que esto salió de la nada?) va así:

Will es aceptado en un comité encargado de mejorar la educación artística, para lo cual necesita viajar algún tiempo a Washington y expresa el deseo de que Emma vaya con él por unos meses, ya que no quiere estar solo y quiere compartir ese momento con su futura esposa. Y aunque ella está emocionada por su prometido; tiene la certeza de que no quiere estar tanto tiempo fuera de Lima, y tampoco quiere dejar su trabajo. Le sorprende el hecho de que Will piense que ella dejaría su vida atrás solamente para estar a su lado. Mr. Schue piensa que lo que le está pidiendo a la pelirroja no es tan descabellado y se ve algo decepcionado ante su reacción.

Bored now!, diría Willow Rosenberg. ¿A quién le interesan los “Wemma” estos? Matthew Morrison tiene las mismas ganas de irse del programa que nosotros tenemos de que Will no esté más en pantalla. Ojo, me gustaba su personaje cuando comenzó la serie, pero una vez que terminó la historia con su mujer y se metió con Emma, la verdad es que todo se hizo un poco monótono. La pelea ni siquiera fue tan importante, pero como a los guionistas les quedaba mejor que hubiera cuatro parejas en el escenario para la canción final, el profesor de cabello enrulado y la colorada que padece TOC tuvieron que tener también su cuota de dramatismo…

¿¿¿Y tú qué crees que pasará, Dany???

  • Puedo ser sincera  (puedes), me daré la licencia de serlo. ¿A alguien le interesa lo que pase con esta pareja? (¡a mí no!). Lo siento no quiero ser cruel, pero además de que este conflicto tiene poco de “ruptura”, creo que ellos en sí solo fueron un agregado en este capítulo. Seguramente habrá algún cambio de opinión de Emma que terminará cediendo ante los sueños de su egoísta futuro marido, quien se cree con el derecho de pedirle que ella renuncie a todo por él. 
  • Me gustó esa reacción de Emma, con carácter y negándose a ser la mujer detrás del “gran hombre”; sin embargo, no tengo muchas esperanzas, es conocido que Ryan Murphy tiene como hobby destruir el carácter de los personajes femeninos para que terminen sumisas y siguiendo a sus hombres.

“KLAINE”

En WMH, Blaine (Darren Criss) está triste y añora el pasado, cuando todo era más fácil, más puro y sin complicaciones. Se siente solo, abandonado y, claro, echa de menos a Kurt (Chris Colfer), a pesar de que planea visitarlo dos semanas más tarde en NYC.

Kurt está muy ocupado trabajando para Vogue.com y esto crea dificultades para que la parejita pueda permanecer en contacto, como lo deja ver Blaine al cantar “Barely Breathing” a dueto con Finn (Cory Monteith). Y este es el momento en el que el ex Warbler ‘coquetea’ con la idea de hablar con otra persona (que obviamente no es su amado) vía Facebook.

Mientras tanto, Kurt ha decidido ir a un karaoke al que acostumbran a ir los alumnos de NYADA junto con Rachel (Lea Michele) y Finn. Y, ¡oh Sorpresa!, Blaine ha adelantado su visita y llega con un lindo ramo de flores al departamento en la ciudad. Todos parecen estar contentos por la minireunión; excepto Blaine, que se nota triste y distraído, excusándose con el pretexto de haber tomado un vuelo de última hora y de haber tenido un viaje largo.

Súbitamente, pide cantar una canción. Ante la expectativa de sus amigos, canta “Teenage Dream”, la primera canción que cantó en toda la serie, la que cantó al conocer a Kurt, el amor de su vida. ¿Alguien no sintió ‘algo’ al escuchar a un Blaine cantando con tanta tristeza, pasión, amor, añoranza, sufrimiento, con los ojos vidriosos y además, las pausas, aceleraciones y abruptos cambios en el tono de voz? Bueno, pues he de aceptar que a mí si me conmovió.

Después de este performance, Kurt se da cuenta de que algo está rondando por la mente de su novio, así que saliendo del karaoke confrontan… ¿lo que se veía venir? Blaine ha estado viendo a alguien más. Solo fue algo pasajero, alguien que no vale la pena. Lo verdaderamente importante es que se sentía solo, abandonado y su novio no estaba ahí. O al menos, eso es lo que Blaine alega, pero Kurt ve las cosas completamente diferentes. Él también ha estado solo, ha tenido oportunidades y no por eso cayó en los brazos de alguien más. Está dolido, ambos lo están, y con lagrimas en los ojos cantan “Don’t Speak” junto a Finn y Rachel.

De regreso a McKinley, Blaine reconoce que no existe excusa ante lo que le hizo a Kurt, que este no contesta sus llamadas y que no sabe si han terminado su relación o no. Y en las instalaciones de Vogue.com, nos encontramos con un Kurt decaído, observando una tarjeta enviada con unas flores.. Hay una pequeñísima charla con un compañero de trabajo, en la cual nos enteramos de que Kurt ha decidido que estará bien, mientras tira en el cesto de basura la pequeña tarjetita de disculpas.

Como lo dice el título, las separaciones son el eje central de este capítulo, que hace radicar la incógnita en qué pareja romperá sobre el final. Lo que sucede entre la parejita gay de la serie se venía vislumbrando desde que el chico de los pantalones cortos y el moñito impulsa a su novio a dejar Lima y a ir tras su sueño, en un movimiento más que maduro. Lo que sigue del muchacho poco tiene de madurez. Sí, duele, la distancia muchas veces duele, pero ¿qué otra opción hay? Ah, sí, cortar de raíz, algo que ninguna de las parejas hizo cuando tuvo la oportunidad, porque uno siempre apuesta al amor.

La manera en que se trató el amor a la distancia fue diversa e interesante, porque cada pareja lidia con los kilómetros que las separan de manera diferente. Blaine, con todo el dramatismo que le confiere ser el gay principal de Glee (sí, aceptémoslo, ya es hora), se ve desolado y abandonado en los pasillos de un colegio que sin su novio le resulta ajeno. ¿Vivir en diferentes estados le da carta blanca para “interactuar” con el primer plumífero que se le cruza? No, definitivamente no, pero… ¿cómo lidiar con la distancia y la falta de atención? Porque no solo es la separación, sino también el hecho de que Kurt tiene una vida nueva, ha despertado al mundo y está haciendo una de las tantas cosas que le gustan. ¿Hay lugar para su novio de la secundaria en su nueva vida glamorosa? El tiempo lo dirá…

¿¿¿Y tú qué crees que pasará, Dany???

  • Esta ruptura fue fea, es diferente romper porque las cosas se están poniendo complicadas a romper por un engaño. Dolió ver a los chicos en esa situación, más porque Blaine solo actuó de esa manera porque se sentía solo, no porque haya dejado de quererlo. En el capitulo anterior pudimos ver a un Kurt ignorándolo completamente, porque claro, cuando su vida no tenía un rumbo ahí estaba su novio apoyándolo, pero cuando ya tiene algo entre sus manos se olvidó completamente de que había alguien extrañándolo en Lima.
  • Por eso creo que le haría bien un tiempo separados, que Kurt viva esa gran experiencia en Nueva York, que haga también su mea culpa, porque cuando algo falla es de a dos. Que Blaine no se arrastre tanto, que se dedique a su último año de escuela, que ambos maduren para que si regresan (que es lo más posible que suceda), ya no vuelva a ocurrir una infidelidad (mmm, yo creo que Blaine debería ir a por Sam (Chord Overstreet)… just saying…).

“FINCHEL”

Después de lo que sucedió el capítulo anterior entre Rachel y Brody (Dean Geyer), muchas cosas podían pasar entre la morena y el gigante ahora que este se presentó ante su puerta en NYC, después de meses sin que ella supiera algo de él. ¿Sabrá Finn lo que pasó entre Brody y Rachel? ¿Rachel regresará con Finn? ¿Finn se dará cuenta de que no es bueno para Rachel y se irá para no volver jamás?

En el apartamento de Kurt y Rachel, la morena se levanta después del desayuno para encontrarse con Kurt y contarle que pasó la noche con Finn sin hablar… o hacer cualquier otra cosa. Cuando Finn despierta, Rachel por fin habla y cuestiona al gigante, el cual ya no está en el ejército porque al estar limpiando su rifle se disparó en la pierna. Se disculpa por no haberle hablado antes, alegando que estaba avergonzado por no haber podido hacerla sentir orgullosa ni redimir a su padre.

Rachel le dice que no importa, que dejará el pasado atrás e intentará encontrar un nuevo sueño en NYC. Así que lo invita a sus clases por una semana, tal vez así podría quedarse y empezar de nuevo en NYADA, junto a ella, e insiste en que no lo dejará ir de nuevo. Finn se la pasa observando a Rachel en NYADA. La diva se mueve como pez en el agua; se ve suelta, feliz e irradia confianza. Y eso lo nota, mientras canta “Barely Breathing” en compañía de Blaine. 

En el karaoke los chicos se encuentran con Brody. Rachel está realmente feliz de que Finn esté con ella en la ciudad, lo que demuestra con arrumacos y una gran sonrisa, de esas que solo ella sabe ofrecer (sí, me encanta la sonrisa de Lea Michele). Ha estado tratando de convencer a Finn de que cante con ella, posibilidad que se desvanece en el momento en que aparece Brody, ya que los celos de Finn, aunados al sentimiento de no pertenecer a esa ciudad, hacen que hable de más y dé la idea de que sea Brody quien cante con la morena.

La química entre estos dos es evidente al momento de que cantan “Give your heart a break”. Brody no quita los ojos de Rachel y aunque ella al principio parece cantar para Finn, en las últimas estrofas, y como en todo buen dúo, termina cantando la canción mirando al rubio. Ya fuera del bar, Finn pregunta a Rachel si tiene ‘algo más’ con Brody, la chica, antes de responder, se defiende diciendo que no sabía nada de él y le confiesa al fin que besó a a su compañero. Finn se da cuenta que fue estúpido ‘dejar libre’ a Rachel. Todos los sentimientos de culpa, desconsuelo y arrepentimiento se reflejan mientras cantan “Don’t speak” al lado de los “Klaine”.

Cuando Finn regresa a Lima, va directo a ver a Mr. Schue y decide contarle todo lo que sucedió con Rachel, y luego unirse en una de las prácticas del glee club.

Más tarde Finn está en el auditorio, añorando tiempos pasados, cuando Rachel lo encuentra. Recuerdan que ese lugar fue donde se conocieron, su primer beso, y donde el chico le propuso matrimonio. Después de la melancolía que suelen traer los recuerdos, Rachel pasa a la rabia, por muchas razones: Finn no respondía el teléfono, por lo cual había estado buscándolo como idiota por todos lados; le reclama lo que le hizo en el tren y por no haber arreglado su mente en esos cuatro meses en los que no dio señales de vida. Le deja claro que en algún momento lo odió, pero al recordar cuánto la amaba y lo duro que debió haber sido para él, pensó que eso era comportarse como hombre… hasta que se comportó como un cobarde.

Finn se excusa diciendo que trataba de darle libertad a una Rachel que cada vez está mas enojada y deja claro que ya es una mujer y no necesita que el chico trate de hacer lo que es bueno para ella. Y aunque tenga sus objetivos claros, cuando está con Finn, regresa a ser la adolescente enamorada de su primer amor, el primero que la hizo sentir querida. Quiere estar con Finn, y quiere que él sea el último amor. Pero, a pesar de todo esto, no puede más. No puede seguir con todo eso.

Y chau chau chau “Finchel“. ¿No estamos todas muy contentas? Me gustó volver a encontrarme con Rachel Berry; sí, la de la primera temporada, la que caminaba por el pasillo con el mentón en alto, pero una Rachel madura, que está comenzando una nueva vida y que no tiene tiempo para perder o para sufrir mientras va en busca de su sueño. Aplaudo a la Rachel que confiesa haber besado a Brody, la que comprendió que Finn la dejó porque la amaba, y más aplaudo a la que se plantó ante el mastodonte para cantarle las cuarenta en una muy buena escena que preludia el desgarrador acto final sobre ese mismo escenario.

En el caso de la parejita principal del programa el tema central fue el cambio, un cambio inevitable por el que todas las personas pasan, pero que tiene relevancia especial en Estados Unidos (y probablemente en otros países), porque implica probablemente alejarte de tu ciudad o pueblo natal, dejar a atrás a tus amigos y viajar a una ciudad desconocida para estudiar. Si a eso sumamos que tenés una meta muy clara y un novio paparulo sin sueños, estás complicada, amiga, pero basta para mí, basta para todos. O al menos eso fue lo que dijo Berry… Lamentablemente, sabemos que “Finchel” es end game para los creadores de la serie, por eso insisto(y ya lo he dicho varias veces) en que para mí Glee terminó con la tercera temporada, cuando Rachel se aleja con su valija y deja todo atrás, inclusive a nosotras.

¿¿¿Y tú qué crees que pasará, Dany???

  • “Crónica de un rompimiento anunciado”, antes de que comenzara si quiera el capítulo ya la mayoría pensaba que serían ellos quienes romperían (bueno, eso y el hecho de que le hicimos un trabajo de magia negra, bailamos desnudas bajo la luna y torturamos una mangosta sobre un altar satánico. ¿Qué solo @Camila0109 y yo lo hicimos? Y eso que mi querida compañera de aventuras ya ni siquiera mira la serie…). ¿Por qué? Creo que se resumiría en que Rachel fue fortaleciéndose a medida que avanza la temporada; claro, no es esa chica que tanto extrañamos de la primera, pero de a poco ha ido recuperando su carácter. 
  • Los caminos de ambos se vislumbran separados, porque sin Will al frente de Nuevas Direcciones, es casi lógico quién podría ocupar su lugar mientras está en Washington ¿Quién mejor que su chico favorito? Así que mientras Finn se queda en Lima, Rachel seguirá en Nueva York.
  • ¿Quién podría aparecer por la Gran Manzana? Quizás cierta rubia que tanto extrañamos… porque un rencuentro “Faberry” sin Hudson sería un sueño hecho realidad (entre otras cosas que soñamos pero esas son para otro horario). 

Brittana

Es fin de semana, y vemos a Brittany (Heather Morris) y a Santana (¡sí! Santana Lopez está aquí, no es un espejismo ni una pantalla dentro de nuestra pantalla; es ella en persona. Además se le ve guapa, renovada y tan bitchy como siempre. Y por el resto del capítulo no dejaré de pensar en ella…) preparando la ropa de la morena para lavarla. Mientras San (Naya Rivera) se queja de Kurt y su nuevo trabajo en Vogue.com, Brittany le recuerda que ella también puede seguir su sueño e ir a NYC con el dinero que su madre le dio al graduarse. Santana explica que, aunque siempre esté ocupada, le gusta Louseville, ser animadora y, además, le encanta la idea de no estar tan lejos de Britt, por eso es que lavar la ropa en su casa le da el pretexto para volver y ver a su chica.

http://afterlaughs.tumblr.com/image/31596592311

Britt se ve cansada, pues ha estado leyendo unos libros de la serie “Left Behind”; novelas cristianas sobre el Apocalipsis y la llegada del anticristo, esto para un club en el que está con los demás chicos y al cual invita a su novia al día siguiente. Esto ultimo no sería demasiado importante en la historia de nuestras “Brittana”, si no fuera por escena que sigue, que en lo personal me pareció de lo más interesante y desgarradora por todas las emociones que conlleva.

Todos están en Breadstix, Kitty (Becca Tobin) da una perorata sobre el fin de los tiempos. Santana se muestra un poco molesta ante la situación y se lo hace saber a Kitty y a Britt (¿soy yo, o ya se nota la diferencia entre la Santana de antes y la de ahora? Desde la forma de vestir y hablar, hasta la forma de comportarse…). Kitty ha planeado una broma para Dottie, la asistente de Tina (Jenna Ushkowitz), que consiste en fingir un ‘rapto’ y hacerle creer que todos han ascendido, mientras la pobre chica es dejada atrás.

Cuando sucede, ésta entra en un estado de pánico, cae de rodillas y empieza a hiperventilar. Santana le pide a Brittany que se vayan, diciendo que ese club no es bueno para ella. La rubia responde que ella no se va, ya que sabe lo que es que la dejen atrás. La latina insiste en que es solo una estúpida broma, pero Britt (molesta, triste y dolida, pero firme) dice que su novia no podría entenderlo. San dejó a Brittany atrás; la chica de ojos celestes sabe lo horrible que se siente.

De vuelta en WMHS Santana decide cantarle una canción a su rubia. San está en el salón del coro, en la última fila, donde desde el primer año solía sentarse y mirar secretamente a la porrista, contar las veces en las que ésta le sonreía, y morir un poco por dentro cada vez que no le brindaba ese pequeño pero hermoso gesto. Este lugar es en donde se pueden cantar las cosas que cuestan trabajo decir, donde las chicas se enamoraron.

La latina canta “Mine” con esos ojos tratando de decirle las miles de cosas que siente por Britt, que va desde la sorpresa e intriga, pasando por una pequeña sonrisa, hasta dejar salir unas lágrimas (y aquí es donde intervengo más de lo normal y menciono que me encantó la canción, ¿qué?, ¿a alguien no?, que llevo escuchándola toda la semana, porque me encanta la voz de Naya Rivera, y simplemente no puedo dejar de hacerlo, y que además me fascina cómo mueve sus manos al cantar y cómo… Ahh, bien, me detendré. ¿A ustedes qué les pareció la canción?).

Al terminar, San le dice a Britt que no ha sido una buena novia, que no puede pretender que todo sigue igual. No quiere que su relación sea como esas típicas a largas distancia donde alguien termina engañando y las cosas se vuelven extrañas. Britt le dice que ella nunca la engañaría, y después de una pequeña pausa (en la que el pánico me invadió, porque pensé que Santana diría que ella ya lo había hecho) la morena admite que nunca lo haría tampoco. Pero que, siendo sincera, había tenido un ‘intercambio de energía’ con una chica que la miraba demasiado y a la cual le sonrío en la biblioteca de la escuela (¿en serio, Santana? Aunque el hecho de que le diga este tipo de cosas, por pequeñas que sean, a Britt, me trae esperanza, ¿a ustedes no?).

El punto era que había tenido una ‘atracción’ que cualquiera de las dos podría llegar a sentir, y que al estar en esa relación a distancia, ninguna tendría nunca lo que en verdad desea, especialmente a esa edad, así que deberían de hacer lo que cabría esperar de alguien ‘maduro’. Este es el momento en el que Britt cambia las pocas lágrimas por una expresión completamente destrozada y un gesto con la cabeza que muestra que sabe lo que viene. Así Santana termina ‘no oficialmente’ la relación, ya que “no está funcionando”. Pero deja claro que siempre amará a Brittany, la cual con lágrimas corriendo por sus mejillas rosadas le dice que ella también la ama (¡HeMo, me has conmovido!).

No me odien. Sé que las fanas de la parejita tortona de la serie están devastadas por algo que no se esperaba, pero… Sí, hay un pero, porque creo que está bien lo que sucedió. No, no me gusta, no me apunten con sus bazookas, pasteles furiosos. No me gusta, pero creo que fue lo correcto. La de Santana fue la mejor decisión y la más madura de todas las personas que componen las parejas en crisis. Fíjense que las “Brittana” pasaron por todo lo que los demás. Sufrieron el cambio, como los “Finchel” y los “Klaine“, y vivieron la separación a causa de sus nuevas vidas, pero el discurso que le da la latina a la rubia es de lo más sensato.

Las relaciones a distancia fueron el tema principal de este episodio: Will y Emma planean separarse y el profesor ya sabe que será complicado cuando esté lejos de su futura mujer; Kurt y Rachel empezaron su vida en diferentes estados que sus novios, y aunque la porrista se quedó en una universidad cercana, los tiempos no son los mismos, las experiencias no son las mismas.

http://kidimpulse.tumblr.com/post/32907915438/im-not-nervous-or-anything-who-am-i-kidding

¿Cuán fuerte debe ser el amor para que dos personas resistan alejadas una de la otra por todo un año? ¿Cuánta paciencia se debe tener cuando aparecen las ganas de besar, abrazar o simplemente mirar a esa persona que se ama? ¿Cuánta tolerancia puede tener alguien cuando sabe que, por más que no lo quiera, su pareja tiene que cumplir horarios, hacer tarea, trabajar o lo que sea, y el tiempo para dedicarle es cada vez menor?

El amor a la distancia no es sencillo y todos tuvieron que aprenderlo de una manera u otra. Los “Klaine” lo sufrieron de la peor manera (extrañarse, desencontrarse, engañarse); las “Brittana” lo afrontaron directamente y aunque duela, tomaron la mejor decisión.

¿¿¿Y tú qué crees que pasará, Dany???

  • Ésta es claramente la ruptura que más nos dolió. Y creo que vas más allá de que sean la única pareja oficial de chicas en Glee, porque desde que vemos la serie Santana y Brittany han venido en par, no hay una sin la otra, y eso se reflejó en lo perdida que estuvo la rubia en los primeros capítulos.
  • Para mi fue un rompimiento con aroma a pronta reconciliación. Fue triste porque ese “I love you too” final de Britt le partió el corazón a cualquiera que tenga uno (sí, incluso a mí que me sentí insensible por haberme distraído con las piernas de Naya). 
  • Los rumores dicen que una de las dos podría tener un romance, otros que Quinn (Dianna Agron) llegaría cual Cupido sáfico para unirlas otra vez lanzándoles flechas de amor a la “Brittana” (tal vez, lance alguna para Nueva York también {cruzo mis deditos de gnoma}) para que se den cuenta que no pueden estar una sin la otra.
  • Claramente me quedo con esto, tengo la confianza de que Quinn hará entrar en razón a Santana, para que se dé cuenta que aunque una relación a distancia puede ser difícil, con todo lo que ellas se aman no será imposible.

Y así todas las parejas terminan de una u otra forma su relación (y ya no queda ninguna pareja ‘canon’ en el programa, excepto “Wemma”, que no me entusiasman demasiado {¡¡¡a nosotras menos, Lily!!!}). Unas mal, otras peor. Algunas con más esperanzas que las otras, pero separadas al fin.

El capítulo finaliza con la interpretación de “Brittana”, “Finchel”, “Klaine” y “Wemma”, de la canción “The Scientist” en el auditorio de la escuela. En donde cada uno expresa su dolor y nostalgia, recordando aquella vez en que se conocieron y regresando al principio por medio de la maravilla de los recuerdos.

 

http://dashingicecream.tumblr.com/post/33054021965/guess-who-was-listening-to-the-scientist

Recap by @LilyPrx

Comentarios desatinados by @Debora_dora

y futurismo by @FFDany05

 

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (3)

  • Meki

    |

    Bueno yo no lloré quería aclararlo, pero amo cada vez más a las brittana!
    Soy de las que quería el regreso de DD, lo admito, le pone otro sabor a la nota, pero igual me ha gustado mucho, como destrozan a will y como coco a las chicas.
    Y en cuanto a las distancias y rupturas coincido con que santana. Fue la más madura.
    Saludos

    Reply

  • Anónimo

    |

    Hola, buena nota, gracias D.D por aparecer :)
    Chicas me pueden decir ¿por que Glee esta en hiato apenas comenzada la temporada? Gracias

    Reply

  • Non

    |

    Muy buena nota pero hay algo que me intriga, no se algo me dice que Quinn y Finn van a tener algo ojala me equivoque

    Reply

Leave a comment

*