RAZONES… SÍ, RAZONES SON LAS QUE SOBRAN

Written by Debora Dora. Posted in Ser homo HOY!

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Ayer estaba dando vueltas por Internet, navegando, si les parece más acorde a mi actividad, y de alguna manera extraña terminé en la página de una editorial española, del tipo cristiano. No, no pregunten cómo llegué, eso no importa. Después de unos segundos de ver donde me había metido, me di cuenta de que ese no era un sitio para mí. Pero antes de volver sobre mis pasos, algo llamó mi atención. Una pequeña foto y un título alusivo que lo dijo todo. No hacia falta seguir el link para saber de qué se trataba, pero no me pude resistir: era un libro. Un libro que esta misma editorial, llamada Ediciones Palabra (con ese título, no hace falta aclarar nada), estaba presentando como uno de sus lanzamientos. ¿El título? Cómo prevenir la homosexualidad. Así como lo leen, sin siquiera signos de interrogación.
Me ha causado gracia ver, en alguna oportunidad, cómo la Iglesia ha quemado en la hoguera (no, no piensen en brujas o magos) ejmplares de libros como Harry Potter o El Código DaVinci, por considerarlos malos ejemplos, corruptores de mentes sacras. Y pienso… lástima que jamás se equivocó a la hora de agarrar un libro. Ojo, estoy en contra de la quema de ningún libro, para mí los libros son sagrados, en especial en esta época donde ya se prevee su extinción, pero si tengo que hacer un asado, ya podrán imaginar el papel de qué libro utilizaría para prender el fuego, ¿no?
Está claro que la obra en cuestión es una especie de manual de autoayuda para padres cuyas hijas prefieren patear una pelota antes que jugar a la casita, o para los progenitores del niño que en la escuela todos golpean porque sueña con ser bailarín de ballet.
“¿Puede prevenirse?”, es una de las preguntas que plantea este escrito y que, probablemente, responderá a lo largo de sus 208 páginas. No, no quiero saber la respuesta.
Lean el siguiente fragmento, extraido de la reseña:
“Los factores biológicos pueden tener importancia en la confusión de género de algunos niños; sin embargo, los especialistas afirman que puede resolverse esa dificultad, ya sea con o sin terapia, pues existen evidencias de que la influencia familiar y social es el factor más importante para el desarrollo de la homosexualidad”.
Sí, padres, ustedes tienen la culpa, ¿para qué negarlo? ¿Qué hicieron mal? Probablemente todo. Que el tío Luís se pinte los lábios a escondidas no ayuda a que Juancito deje de preferir una Barbie para el Día del Niño. Tampoco ayuda tener una madre independiente y trabajadora, porque Margarita puede crecer creyendo que no necesita un hombre para vivir. Son responsables de las desviaciones enfermizas de sus vástagos, ¡asúmanlo!
¿Qué hacer? Supongo que el libro debe aconsejar una buena terápia, pero nada de psicoanalistas o retiros al mejor estilo But I´m a Cheerleader. No, electroshock directamente, a no perder tiempo. A ver si Margarita quiere poner su propia ferretería o Juancito se decide a ser diseñador de indumentaria.
Ahora sí, dejando de lado el chiste fácil, me sobrepasa la indignación. Además de este libro, fue una semana donde escuché demasiadas cosas, demasidas noticias sobre asesinatos de chicas lesbianas en manos de sus padres para intentar curarlas, demasiados atentados homófobos, demasiadas agresiones para con travestis, muchas muertes violentas por falta de tolerancia hacia el colectivo LGTTBI, y otras tantas cosas que una lee, escucha y mira horrorizada.
Por eso hoy pienso… ¿realmente se necesita un motivo en particular para asistir a la Marcha del Orgullo 2009? ¿Necesitamos abanderarnos bajo el reclamo por la sanción del matrimonio? Sí, quizás sí. Sería un paso muy grande, y esperemos pueda salir con fritas este mismo año. Pero debajo de todo eso, la marcha, más allá de un carnaval carioca, disfraces, brillantina y música, encierra algo mucho más importante: la libertad de caminar por la calle y no ser juzgados por nuestra orientación sexual; el derecho a la no discriminación en todos los ámbitos de nuestra vida, no solo en lo legal; la educación de otras tantas minorías y otras tantas mayorías poco tolerantes, que se creen dueños de la verdad absoluta, que se expresan con un libro en la mano y una cruz en la otra, que son capaces de juzgar, agredir, silenciar y condenar a todos aquellos que piensan diferente, que creen diferente y que aman diferente.
Por eso yo mañana estaré caminando por la Plaza de Mayo, marchando por la libertad de todos, la nuestra y la de ellos.
15 h – Feria del Orgullo
18 h – Marcha desde Plaza de Mayo a Plaza Congreso.
Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (2)

  • camila

    |

    >AY!… que ganas!!! Madre, enarbola una banderita arcoirirs en mi nombre!!!!

    Reply

  • DEBORA DORA

    |

    >Bueno, podes organizar el añó que viene así venís para esa fecha!!!!

    Reply

Leave a comment

*