Proyecto controvertido: subsidios a personas trans

Written by Debora Dora. Posted in Pensamientos al paso, Ser homo HOY!

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

Ok, estoy a punto de meterme en camisa de once varas, lo sé, pero bueno… cuando un tema me da vueltas en la cabeza, tengo que plasmarlo en algún lado y en general Deborarte es ese lugar, así que acá voy. Veamos cómo empezar…

Hoy se conoció un proyecto presentado hace tiempo en la Legislatura porteña (o sea uno de los organismos de poder de la ciudad de Buenos Aires), y que tiene su homónimo impulsado por la diputada Diana Conti en el Congreso Nacional. El proyecto, debo decir, produjo revuelo por varios asuntos tanto en la prensa como en el pueblo en general. Voy a tratar de resumirlo sin caer en tecnicismos para hacerla más fácil. Aclaro que yo no leí el proyecto, solo rescato lo que varios medios recopilaron y comentaron al respecto.

El proyecto que presentó el año pasado María Rachid, una legisladora lesbiana de la Capital muy reconocida en el colectivo LGBTTI por haber sido una de las caras visibles de la lucha por el matrimonio igualitario, es la de ofrecer un subsidio a todas las personas trans mayores de 40 años (leí por ahí también a travestis, pero no sé cuan cierto es esto o si solo se incluyen en el proyecto nacional que tiene algunos puntos de diferencia con el de la Capital). La idea, que aún no fue tratada en comisiones, incluye varios puntos que brindarían otras ayudas a esta minoría  tan apaleada en su realidad diaria, aunque poco se habló de eso; el tema fundamental fue la del monto que transcendió que este número reducido de individuos cobraría de ser aprobada por los legisladores.

Qué tema difícil, al menos para mí, que mientras escribo esto trato de organizar mis ideas. He leído todo tipo de comentarios y también he escuchado a periodistas y opinólogos y sigo sin poder sacar una conclusión precisa.

Es cierto que este grupo que se viste de fiesta cada Marcha del Orgullo y que colorido avanza por Plaza de Mayo vive una realidad diaria escalofriante, de prejuicios, discriminación y violencia. Much@s no consiguen trabajo, les cuesta insertarse en la sociedad, estudiar e incluso caminar por la calle. Muchas de estas personas han sido echadas de sus casas y terminan prostituyéndose por no encontrar otra actividad remunerada que les permita vivir dignamente (y hablo a rasgos generales).

¿Pueden trabajar en su mayoría? Sí. ¿Est@s mayores de 40 años están en edad de trabajar en cualquier tipo de empleo? Much@s sí, otr@s no (por problemas de salud). Pero l@s que sí pueden posiblemente no consigan el empleo que buscan porque las empresas no l@s contratan. Esto es una realidad diaria para miles de personas LGBTTI. ¿Es culpa de su orientación sexual o de su identidad de género que no concuerda con su sexo este hecho aberrante de discriminación? No, no lo es. Creo que el problema no está en ell@s, está en la sociedad.

Much@s dirán que está en el Estado también. Es cierto. En un país que no solo tiene matrimonio igualitario, sino que también posee una Ley de Género (que ha dado infinidad de ayuda a estos grupos), esta vez la ley va muuuuy por delante de la mentalidad de la sociedad. Y con esto me refiero a que si bien hoy una persona puede ir y pedir una reasignación de sexo y el Estado está en condiciones de ayudarla a llevar a cabo una intervención gratuita, muchas veces no es considerada una igual en la escuela, en la universidad, en la calle o al enviar un CV a una oferta de empleo.

Si me tengo que preguntar a mí misma: “Mí misma, ¿estás de acuerdo con que un grupo de trans, que cumplen ciertas condiciones, reciban X cantidad de dinero mensual a modo de subsidio por todo lo que han sufrido durante su vida y que siguen sufriendo en la actualidad?”. Mmm, sí y no.

Les dije que era difícil la cosa, ¿no?

‘Subsidio’ según la Real Academia Española es una “prestación pública asistencial de carácter económico y de duración determinada”. Supongamos que como se subsidia a otros tantos damnificados por distintos motivos también se subsidie a este grupo. Ok… El tema es… ¿hasta cuándo? Porque lo que más me resuena de esta definición típica de diccionario son las palabras “duración determinada”. El asunto es que en este país los subsidios no parecen caducar nunca.

Hoy en día vivimos en una Argentina donde se subsidian muchas cosas, ¡muchas! A mi entender y en mi humilde opinión unas cuantas están bien, por ejemplo que se brinde ayuda a estudiantes universitarios de bajos recursos que quieran seguir una carrera y que por cuestiones económicas muchas veces no pueden continuar estudiando. Eso me parece buenísimo, estamos formando gente profesional que el día de mañana tendrá más posibilidades laborales por haber tenido un buen estudio. ¿El subsidio social en cambio? Mmm… dar plata a cambio de nada, ¿qué quieren que les diga? Mucho no me convence… Claro que es de la opinión de much@s (y en algunos casos coincido) que este subsidio es a cambio de votos… Pero bueno, esa es otra discusión que no quiero tener acá…

Vivimos también en una Argentina bastante crispada y polarizada, donde mucha gente aplaude todo tipo de subsidios; otros tant@s acompañan, pero piensan en alternativas (¿recuerdan esas dos palabritas “duración determinada”?); y un amplio sector está en completo desacuerdo y en algún punto es lógico que en cuanto escuchen el prefijo “sub” empiecen a gritar.

En gran parte de las opiniones que leí no les interesaba quién recibía dinero, sino que se siguieran usando fondos públicos para estas ayudas sociales. Otros tantos hablaban del importe en particular, porque el número que trascendió duplicaba a la jubilación promedio el país y a la de otros tantos subsidios, como por ejemplo el que reciben personas con capacidades diferentes (no quiero entrar en esto, porque en realidad se mide en unidades fijas, y el precio de la unidad es variable y según Rachid cuando presentó el proyecto de ley era un número el que se pedía y hoy es otro bastante más alto).

Como digo, es un momento raro (hace tiempo ya) en este país por muchas cosas. Estamos empezando una campaña electoral anticipada y eso también levanta sospechas (no voy a sospechar de Rachid, porque sé que tiene las mejores intenciones, he marchado a pocos pasos de ella en varios Orgullos Gays). Para mí y para much@s es un tiempo difícil a nivel económico, con un importe alto de impuesto a las ganancias, recesión, inflación por los cielos, dólar altísimo (digo much@s porque otros tant@s no ven nada de todo esto y creen otras cosas, lo que hace todo más confuso aún). El tema es que a la gente la pinchan y saltan. Algun@s saltan con razones bien pensadas y dan sus opiniones y está buenísimo que se expresen, y otr@s estallan contra el gobierno, los derechos humanos, y putos, trolas y trabas sin pensar ni siquiera lo que dicen (o pensándolo, que es lo más preocupante).

Antes dije que sí estoy de acuerdo con subsidios de “duración determinada”, el tema es que, por experiencia y como ya comenté antes, en esta nación no parece que haya intenciones de caducidad de esta entrega de dinero. El asunto que preocupa es que no se puede mantener a gran parte de la población con dinero del estado de forma indeterminada y no cambiar la situación en la que esas personas viven, digo, dándoles posibilidades o lo que sea que necesiten (no hablo solo de trans, sino de otr@s beneficiari@s en general).

Hace algunos años viajé a San Luis de vacaciones, una provincia que en muchos aspectos parece un mundo aparte. Nuevamente, no soy tibia, pero no quiero entrar en polémicas, en lo que está bien o en lo que está mal, pero hay cosas muy buenas que están pasando en esa provincia del centro del país (y otras tantas que no, lo sé) y ojo que yo no comulgo con su gobierno, que quede claro. El tema es que me sorprendí en dos oportunidades porque en oficinas de turismo de dos ciudades diferentes me encontré con un@ emplead@ trans o travesti.

Sí, me sorprendí y no porque no haya visto a alguien trans o travesti en mi vida, vamos… me lavaba las manos al lado de chicas travestis cuando iba a los boliches mientras ellas se maquillaban frente al espejo (nunca era yo la que me maquillaba, que quede claro), sino porque al encontrarme a más de una en estos cargos públicos me llamó la atención; estaba claro que respondía a alguna política de inclusión. No sé de quién ni de qué, pero lo aplaudí en ese momento y lo aplaudo ahora.

¿De qué sirve dar dinero a alguien si después no se le da posibilidades para vivir mejor o para tener un trabajo remunerado? Sí, por mí que saquen la cuantiosa (y vergonzosa) suma que se otorga a Fútbol para Todos y que la repartan entre todos los colores del arcoíris, pero ¿eso soluciona el problema? Quizás sí soluciona el inconveniente de estos cientos de personas trans mayores de cuarenta que sufren ciertas circunstancias, pero ¿dónde está lo del “tiempo determinado” y qué se hace para reinsertarlas?

Ayuda psicológica y médica y trabajo, eso es lo que necesitan. Visibilización y “normalización”. Eso es lo que hace falta, a mi entender, y no dinero “regalado”. Creen puestos de trabajo en el estado, en la administración. La cantidad de ñoquis que hay trabajando en municipalidades y otros organismos oficiales, por todos los Dioses, ¡da calambre! Subsidien empresas privadas o similares que sumen a est@s chic@s (l@s más jóvenes que no están contemplad@s por el subsidio) a sus plantas fijas. No sé, no se me ocurre qué más, pero debe haber… Yo no soy legisladora ni mucho menos, pero esto me interesa y creo que se pueden hacer miles de cosas si se tienen las ideas y las ganas.

Espero que se sumen las opiniones de todo el equipo de Deborarte, así hacemos el debate más enriquecedor…

.

@Camila0109: este no es un tema fácil. La comunidad transexual ha sido muy vapuleada, sobre todo el sector que abarcaría este proyecto que son lxs mayores de 40 años (edad que es muy raro de ver, ya que el promedio de vida de una persona trans apenas llega a esta edad), por la sociedad misma, por sus familias, por la vida. Piensen que hace cuarenta años la gente escondía a los chicos con síndrome de Dawn para que los vecinos no se enteraran, imaginen lo que hacían con el nene que un día se dió cuenta de que era nena. Expulsadxs de sus familias, sin acceso a la educación, a la salud, a la seguridad… No era ni es fácil ser trans en este país, porque sin irnos cuarenta años atrás, hace nada más que unas semanas, a una chica trans la golpearon a la salida de un boliche en Rafaela (provincia de Santa Fe) y la dejaron desmayada durante media hora. Cuando fue a hacer la denuncia a la policía, la trataron de “putito de mierda”. Ese es el trato que recibe una persona trans en nuestra sociedad. Ese es el trato que recibe de quien debería brindarle seguridad.

Entonces, volviendo a la pregunta. ¿Me parece que está bien dar subsidios? Sí. Como medida de solución inmediata y provisoria, sí. Pero también creo que debe ir acompañada de un proyecto de inclusión social y laboral que permita, en un cierto período de tiempo, que estas personas tengan un  trabajo digno y que la ayuda económica estatal desaparezca. El problema es que acá en la Argentina los subsidios no son subsidios. Hace diez años entramos en una profunda crisis y fue necesaria la implementación de este método de ayuda ya que había gente que moría de hambre. Pero el gobierno se durmió en los laureles de la victoria y se olvidó de poner a la gente a trabajar. Pasó más de una década y cada vez son más personas las que cobran planes sociales, cuando debería ser al revés. Entonces la sociedad en general está cansada. El tipo que trabaja diez horas por día y apenas llega a fin de mes está cansado. Yo estoy cansada. Y creo que si este subsidio salía para la gente con pelo rojo o para personas con seis dedos, la gente iba a poner el grito en el cielo igual.

Lo que me preocupa en este caso es que esta “solución” temporal le traiga a la comunidad trans aún mas problemas de violencia y discriminación. Los comentarios que he escuchado o leído en las redes sociales me dan miedo. Somos un país que se cree de primer mundo, con leyes muy progresistas, pero con gente que se quedó viviendo en el siglo pasado, gente que no tiene problema en golpear a una persona trans porque simplemente está ahí y le molesta a la vista. Y eso, mis queridxs, me da miedo.

.

@Pamita04: Con que debate complicado se metió nuestra querida D.D. Es difícil dar una opinión cuando tengo ideas encontradas como en este caso; primero estamos viviendo en una sociedad totalmente dividida políticamente hablando, por lo tanto ante cualquier proyecto, depende quién lo presente, la gente está a favor o en contra muchas veces sin siquiera escuchar bien de qué se trata. En este caso puntual escuché muchísimas opiniones agresivas, discriminatorias y con ignorancia. En mi mundo ideal cualquier persona trans debería trabajar de lo que le gusta o tener un empleo digno como cualquiera y poder tener ingresos solo dependiendo de ello. Pero está claro que esto no es así y son constantemente discriminados y relegados de la sociedad. Ahora bien, tampoco sé hasta qué punto es bueno entregarles un subsidio porque, como dijo Cami, es un motivo más para que la intolerancia y agresividad siga creciendo.

Tengamos en cuenta que la gran mayoría de los jubilados no tiene un salario acorde a todo lo que trabajaron durante toda su vida, hay subsidios para gente que no los necesita, planes sociales repartidos por punteros políticos a cambio de votos y un montón de cosas que se deberían solucionar. Por lo que creo que resultaría más satisfactorio y a largo plazo un plan de inserción laboral que la entrega de subsidios, que tampoco se sabe hasta cuándo pueden cobrarlo.

Claramente la sociedad no tiene la cabeza tan abierta para que esto pase, porque ¿cuántos de los que hoy opinan que en lugar de darles plata mejor que vayan a trabajar aceptarían que un@ trans sea maestr@ de sus hij@s o cajer@ del banco o arquitect@ de la casa que quieren construir? En fin, creo que es un debate complicado porque toca varios puntos sensibles de una sociedad y una dirigencia política con muchos problemas para la unidad y el entendimiento.

.

No sé qué piensan ustedes (si es que me siguen leyendo). Me gustaría conocer las opiniones de otr@s argentin@s, o de extranjer@s que quizás nos pueden dar una perspectiva diferente. ¿De acuerdo? ¿En desacuerdo? ¿Otras ideas? ¡Debatamos!

.

MIS FUENTES: 1, 2, 3, 4, 5

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , ,

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (4)

  • carolina

    |

    es una verguenza que les den un subsidio de 8000 pesos a gente que no tiene ningun tipo de problema mientras que un jubilado no cobra ni la mitad cuando estubo dando aportes toda su vida. No se bien que debate queres hacer no creo que sea para un debate creo es una verguenza como todo lo que hace este gobierno

    Reply

  • Loohan

    |

    Yo estaba en esa misma disyuntiva. Porque me parece una ayuda por un lado, pero me parece una muy mala idea por el otro. Si estamos hablando de personas capaces de realizar una tarea laboral, darle una pensión sin preocuparse por cómo ésta se inserta dentro de la sociedad y dentro del mercado laboral es, en simples palabras, sacársela de encima. Es no poner el esfuerzo necesario (y la inversión que eso requiere) para poder incluirlos, es mucho más fácil darles algo de plata por mes y que con eso se arreglen y ya está. ¿A quién le importa cómo los sigue viendo la sociedad después, no? Total ya le tiramos unos mangos, que sobrevivan con eso y que se las arreglen como puedan al tratar con sus vecinos, familia, etc.
    Digo yo, ¿no es más productivo sacar una ley de inclusividad? No sé, que cada empresa por cada 100 empleados (por decir un número) tiene que sí o sí incluir una persona trans dentro de su personal? ¿Y acompañar esa ley con una campaña de inclusión para intentar reducir la ignorancia que hay alrededor de ell@s? ¿No sería algo más acertado y, además, con más visión a futuro que simplemente tirarles unos mangos (que todos sabemos en un año no valen nada, además) y ya está?
    Además, entiendo el por qué la gente está enojada. Le están queriendo dar dinero de arriba a personas (que suponemos) que tienen la posibilidad de ejercer un empleo y no le estamos aumentando, por ejemplo, las jubilaciones a los ancianos o las pensiones a aquellas personas discapacitadas que no tienen esa misma posibilidad.
    Mi punto es, pueden haber tenido una vida de mierda, no se lo niega. Pero no se le puede dar una pensión a alguien sólo porque tuvo una vida de mierda, porque sino hay otro montón de personas que también merecerían tenerla. Y, o les damos a todos o no le damos a ninguno.
    Me parece coherente si se les da una pensión no de manera ilimitada, es decir, no de por vida. Y si esa misma está acompañada de algún tipo de retribución que se tenga que hacer. Por ejemplo, que den clases de inclusión en colegios del estado o presten determinado tipo de servicio. O, por lo menos, que tengan que presentarse a entrevistas laborales acordadas con el empleador por un ente creado específicamente para ese fin en el cual se les de trabajo en algún lugar en que no sufran discriminación y sean aceptados e incluidos para, precisamente, garantizarles un ambiente seguro.
    Eso me parecería más coherente que simplemente darles dinero. Las cosas no se solucionan tan fácilmente a largo plazo y esto que intentan hacer es, simplemente, un parche.
    Por supuesto que tal vez me falta información al respecto, sólo leí un par de notas por ahí. Así que si cometí algún error o alguien tiene algo que acotar, estoy más que abierta a escucharl@s.

    Saludos.

    Reply

  • euge

    |

    hablo por mi y solo por mi es cierto lo que dice Cami yo estoy francamente harta de ver como todos los santos meses se llevan un cuarto de mi sueldo para mantener esos famosos planes, estoy harta que se crean con derecho a exigir mas aumento en lugar de exigir creación de puestos de trabajo, de creer que tienen mas derechos que los que laburamos cada día mas de 10hs para tener un sueldo digno, en cualquier país del mundo del primero real, los subsidios TIENEN FECHA DE VENCIMIENTO, aca todo suma, menos los sueldos de los tarados que trabajamos y que como lo hacemos y nos preocupamos por formarnos nos penalizan con impuesto a las ganancias, jaja, impuesto al trabajo seria mejor llamarlo. No quiero mantener mas a nadie, nadie me mantiene a mi. SI HAY QUE RECLAMAR ALGO que sea cambio de políticas de estado con verdadera inclusión laboral, el resto es politiquería y demagogia.

    Reply

  • Anónimo

    |

    No estoy para nada de acuerdo, justamente por lo que se puntualiza en el relato de ¨Débora.

    Me parecería sumamente útil que se establecieran determinadas políticas de inclusión, partiendo siempre desde el Estado, y que el dinero que reciban las personas sea a CAMBIO DE ALGO.

    No entiendo ni considero lógico ni productivo el dinero a cambio de nada; vivimos en una sociedad en la cual -lamentablemente- se perdió la cultura del trabajo, y el hecho de proporcionar dinero a cambio de una situación social/personal o lo que sea, sin retribución alguna a cambio no varía la ecuación.

    ¿Estoy de acuerdo en que las personas que por determinada característica, sea cual fuere, reciba ayuda del estado para poder vivir -sobrevivir, bah-? ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO.

    No obstante, no me parece bien que eso se a cambio de nada. Como bien se expuso, hay infinitos lugares públicos y asistenciales que requieren muchísimas obras; desde pintar, reparar, hasta ayuda social. Comedores comunicarios, sustentados algunos -no todos- por las municipalidades o gobiernos.

    Dicho en criollo… Te garpo el subsidio, pero vení y dame una mano con esa otra cosita, que también está repleta de gente que necesita ayuda como vos. Y eso sería además de lógico, útil. e4hv

    Reply

Leave a comment

*