MI (CORTO) PASO POR CHINATOWN…

Written by Debora Dora. Posted in Planeta Lesbos

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Ayer, además del “adorable” Día de San Valentín, se festejó el Año Nuevo Chino. Detesto las fiestas importadas, ¿lo saben? Pero en realidad el Año Nuevo vino incorporado a otras costumbres y celebraciones traidas por la comunidad oriental que se vino a vivir a la Argentina. Digamos que en este caso de festeja un injerto en pleno corazón de la comunidad china. En cambio, yo por aquí no veo viviendo querubines alados que usan pañales y tiran flechas, así que me sigo negando a tomar en cuenta festividades que no me corresponden…
El 2010 es para los chinos el año 4708, lo que sigue confirmando que en muchas cosas los orientales nos llevan años luz de adelantos… El año del Tigre, según comentan…
Como otras veces, me decidí a ir a Chinatown, esa pequeña calle llamada Arribeños que parte de las vías del tren y que está inmersa en el barrio de Belgrano, aunque en realidad hace bastante tiempo que dejó de ser una pequeña calle, porque en los últimos años el Barrio Chino creció hacia los costados y fue ganando terreno y adeptos, que llegan hasta sus negocios para adquirir elementos para el Feng Shui, a alquilar películas en su video club especializado, o a conseguir algún ingrediente para hacer alguna comida al estilo oriental.
Debo decir que nos quedamos con ganas de comprar gatitos que saludan o Budas pelados y regordetes, así que sin poder adquirir nada para activar mis puntos débiles (digamos, todos mis puntos), según el Feng Shui, mi año del Tigre está empezando con el pie izquierdo y de culo al sol. Ah, ni hablemos de que me quedé sin comer mis empanaditas de brotes de soja y no pude adquirir las algas prensadas para hacer sushi… Además de que no pude ver pasar al dragón ni caminar tranquila por la calle, mucho menos respirar. ¡Por favor! ¡Qué cantidad de gente! Casi me sentí como en la China misma. ¿Desde cuándo promocionan tanto este eventos?
Había dos orientales por cada 50 blancos desorientados que ni siquiera tenían idea de qué se festejaban, o eso es al menos lo que pude vislumbrar durante los quince minutos que me costó atravesar una calle. Empanaditas… camarones fritos… sniff sniff
Estaba plagado de familias con hijos dentro de carritos (muy simpáticos ellos, ocupando espacio para trasladar a sus vástagos), giles que llevaban a sus perros sueltos, y otros más nabos que se detenían a mirar ¡nada!, porque con la cantidad de corazones latiendo que había por metro cuadrado era imposible apreciar nada (menos querer comprar comida al paso… doble sniff). Yo que siempre ando queriendo adoptar una chinita, allí me la podría haber secuestrado perfectamente, que los padres ni se hubiesen dado cuenta…
También abundaban los “otakus”, como se llama a esa tribu urbana de jóvenes que adoran la cultura oriental (aunque en especial la japonesa) y se visten como personajes de anime o manga. A su paso despertaban murmuros y atraían miradas con sus estilos extraños y sus ropas peculiares. A mí me sacan una sonrisa… no sé por qué…
Hablando de abundancia, ufff mi radar estaba desatado y me costaba controlarlo e intentar no pisar a nadie al mismo tiempo, pero es que las tortas parecían haberse congregado en Arribeños. Las había otaku de la mano, darks, seudointelectuales, de todo tipo, digamos, pero en resumen mucho olor a pastelería. Y eso me lleva a preguntarme qué tendremos las tortas con la cultura oriental… o con culturas extranjeras… Y eso me lleva a no poder responderme… en fin…
Me quedó otra inquietud… ¿por qué había tantas chicas jóvenes con el pelo largo, pero la mitad de la cabeza rapada? ¿Nueva moda? Debo vivir dentro de una empanada china (de esas que no pude comer), supuse, porque jamás había visto tantas y todas juntas. En ese instante me dije: “tengo que salir más”. Caminé cinco pasos hasta la esquina (lo que me llevó un cuarto de hora), observé el amontonamiento de gente y me dije: “definitivamente, tengo que salir menos”.
Hasta la próxima salida (programada para el año 4785, aproximadamente)…
Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (4)

  • Camila

    |

    >Hubieras ido al picnic… jajajaja!
    Aunque… si estaban todas en Arribeños, quien fue al picnic??!!! jajajaja!

    Reply

  • DEBORA DORA

    |

    >Sí, la verdad que sí….

    Reply

  • Lali

    |

    >Guau, mi universo de este día poruna empanadita china con salsa de soja :)

    ey, medio tarde llegué pero gracias por tu comentario en el blog de apalabrados.
    un beso grande!!

    Lali

    Reply

  • DEBORA DORA

    |

    >Gracias Lali por pasarte! Te seguiré leyendo! Saludos!

    Reply

Leave a comment

*