¿Marchamos o no marchamos? Eso sí, sigamos el debate…

Written by Debora Dora. Posted in Ser homo HOY!

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Hace unos días muchas de las lectoras me pidieron que dejara mi opinión (y que también @Camila0109 lo hiciera) en la nota que escribió una de nuestras lectoras, @CruellaStark, sobre su propia experiencia fuera del armario y sus pensamientos sobre la comunidad gay.

Primero no solo agradezco su aporte que, como supuse, abrió un muy interesante debate, sino también digo gracias a todas las que dejaron sus opiniones con respeto y altura. Leí todo y siento que cada comentario enriquece este intercambio de ideas sobre un asunto que siempre desata polémica.

No creo que CruellaStark sea homofóbica ni mucho menos. Claro que es una palabra fuerte y lleva una alta carga negativa, por eso mismo es interesante su uso en el titular del artículo, ya que es como ella se siente al formar parte de una comunidad que en algún punto no puede llamar “suya” ni la representa.

Hace años atrás ondeaba la bandera del arcoíris con pasión. Sí, era más joven, más idealista, y estaba buscando formar parte de algo. En mi caso ser lesbiana no me define en exclusiva, pero sí, es una gran parte de quien soy. En algún momento escribiré algo más al respecto, porque ya van varias veces que tocamos este tema con mi querida @Basfita, y creo que es interesante reflexionar. ¿Ser lesbiana significa únicamente acostarse con mujeres? ¿Se puede decir “soy gay, pero ese es tema mío, a nadie le importa lo que haga en una cama”? Como poder se puede… pero ¿nuestras elecciones a la hora del amor, de estar en pareja, de formar una familia (si así lo quisiéramos) solo quedan en el confort de nuestro hogar, en el interior de nuestras camas dobles? Para mí ser lesbiana es mucho más que salir con mujeres y en cierto porcentaje me hacer ser quien soy… Como les dije, ese es tema para otro debate…

Volviendo a lo anterior, no es la primera vez que escucho que mucha gente no se siente identificada con lo que sucede en la marcha. He escuchado llamarlos raros, fenómenos, exhibicionistas. He escuchado a homos y heteros hablar de travestis, afeminados y tortas con poca ropa, llamando la atención, pintados o disfrazados que solo dan vergüenza y que son un horror para la comunidad. He asentido, he disentido, he confrontado, he opinado. Para gustos colores, y que más colores que los del arcoíris, ¿no?

Luego de leer las opiniones de todas y de reflexionar al respecto, solo me viene algo a la mente: LGBTTI. Una sigla que se ve mucho en la marcha y que no tod@s comprenden, y que much@s no saben siquiera qué significa: lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, intersexuales. Una sigla que representa un abanico de posibilidades.

¿Cómo esperar que esa travesti sin corpiño y disfrazada de monja, aquel mariquita con el torso cubierto de purpurina, esas chicas rapadas que van de la mano o el oso vestido de cuero me representen a mí? Pero… ¿cómo esperar que una chica diminuta de gafas, camisa cuadrillé y aire desatento represente a los demás? , ¿a alguno de todos esos que son la G, la B o la I de esa famosa sigla? Un poco imposible, ¿no?

Somos una comunidad, una comunidad repleta de personas que deberían abrazar la diferencia, aunque no siempre lo hagan. Personalmente creo que gays y lesbianas no son iguales, que homos y heteros tampoco, y que los osos a los travestis no se parecen en nada. Tienen diferentes gustos, distintas costumbres, quizás no piensen igual ni comulguen con la misma idea religiosa o política; posiblemente jamás se crucen en otro lado, y sin embargo un día al año se juntan y caminan por la misma avenida, bajo una misma bandera, reclamando los mismos derechos. Derechos que tod@s deberíamos poder disfrutar, así seamos homos o heteros, bien machos o más afeminados, mujeres u hombres, amemos igual o amemos diferente. Porque tod@s somos seres humanos y eso nos hace iguales ante la ley, aunque diferentes en otros sentidos, y esa diversidad es la que debe ser respetada, por pares, por la ley, por la sociedad.

En algunos países, como en la Argentina, esa igualdad de derechos, al menos en cuanto a matrimonio y adopción se refiere, ya se ha conseguido, pero aún el camino es largo. En otros países aún siguen peleando, algunos más cerca de conseguirlo, otros mucho más lejos. Pero ¿saben qué? Si no fuera por esa variada comunidad que se exhibe bajo las siglas LGBTTI y que una vez al año marcha en muchas ciudades de muchos países de todo el mundo, ¿dónde estaríamos hoy? Si desde hace décadas los gays de mi país no hubiesen copado la Plaza de Mayo y marchado hasta la Plaza de los Dos Congresos, ¿yo hoy podría casarme?

Que la gente baile sobre carrozas o se pavonee cubierta en plumas ¿nos aleja del motivo principal de la marcha del orgullo? En Buenos Aires cada año la marcha tiene un lema (“Educación en la igualdad para crecer en la diversidad” es la de este año), pero además se marcha por muchas otras cosas: aborto legal, educación sexual, contra la trata de personas, la xenofobia y el racismo, entre otras cosas.

¿Marchar disfrazad@s hace que olvidemos el porqué estamos ahí en primer lugar? No lo creo. Sí, es cierto que los medios de comunicación masiva parecen solo hacerse eco del colorido, de la falta de ropa y de la vulgaridad, porque hay de eso también. ¿Está mal? No, no lo creo, quizás lo que esté mal es que para las cámaras todo lo que importe sea el transexual mostrando su cuerpo al descubierto, las dos locas bailando dentro de una jaula en calzoncillos, o las chicas lengüeteándose, y que quede así, como una simple nota de color. Pero para mí es mucho más que eso…

La marcha tiene un sentido a nivel global: el día que un grupo de gente distinta de la sociedad heteropatriarcal dijo basta a la represión y marchó por sus derechos, pero sobre todo por la visibilización, porque ser visibles nos hace existir. Una jornada dentro de los 365 días del año oficinistas, escolares, obreros fornidos, vendedoras de comercio, diseñadores, perros y gatos se hacen visibles a los ojos de la sociedad. Much@s se disfrazan, porque lamentablemente en sus casas o en sus trabajos ser “diferente” no está bueno, otr@s tanto lo hacen a cara descubierta (e incluso a torso descubierto), porque están orgullos@s de ser quiénes son y de no avergonzarse porque ser marica, o torta o traba no es nada del otro mundo.

Ese día la ciudad en cuestión se vuelve una fiesta llena de color y música y alegría. Podríamos marchar en silencio y vestid@s de negro, o agitar cacerolas frente a la casa de gobierno, sin embargo, la Marcha del Orgullo es una ocasión para festejar y mostrarnos. ¡Aquí estamos! ¡Somos como vos, pero sí, somos diferentes! ¿Y qué?

¿Y qué…?

No sé si iré este año a la marcha (es el sábado 10 de noviembre), aún no lo decidí (aunque sospecho que alguna amiga me arrastrará), pero si voy a caminar por la emblemática y porteña Avenida de Mayo, lo haré con una sonrisa, con los ojos abiertos, bailaré y reclamaré, porque tengo la esperanza de que en algún momento el resto de los 364 días que componen el año todas esas personas también puedan sentirse orgullosas de lo que son sin tener que esconderse…

¿Y ustedes? ¿Van a ir?

By @Debora_Dora

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (10)

  • Dany-05

    |

    Si en la nota anterior fui completamente disidente, ahora no puedo estar más de acuerdo contigo, creo que a eso iba yo, al espíritu de comunidad, a que las razones del porqué marchamos no se desvirtúan por la manera en que uno vaya vestida.
    Me gusto la parte de abrazar la diferencia, de que por supuesto uno no es exclusivamente lesbiana, sino un conjunto de cosas, sin embargo, no se puede negar que es dentro de las importante, por lo que señalabas respecto a las decisiones de futuro.
    No sé si lo dije en el comentario que deje en la anterior, pero acá en Chile no tenemos tantos derechos adquiridos como en la Argentina. Acá no hay para cuando una ley de matrimonio igualitario, la derecha conservadora se opone incluso al AVP (acuerdo de vida en pareja) que legisla por ejemplo, los derechos sucesorios, y no sólo para parejas del mismo sexo, también para las hetero que conviven,
    Por lo que acá, siento, es trascendental salir a marchar, visibilizar que socialmente no tenemos los mismos derechos aunque si las
    mismas obligaciones.
    Creo que queda esperar que esos prejuicios que existen dentro de la misma comunidad, se vayan terminando y cada cuál viva su sexualidad y marche como quiera.
    Respecto a la pregunta final acá ya fue la marcha en Septiembre, pero ahora Noviembre esta la Open mind fest o Gay Parade que se hace en una conocida calle Santiaguina.
    Creo que me extendí bastante, sorry por eso.
    Saludos!!

    Reply

  • Evil Brownie.

    |

    Interesante el debate que dejas para otro momento, ciertamente.

    Con respecto a lo demás, sigo sosteniendo lo que opiné en aquél otro debate. Aunque está bueno ver otra perspectiva sobre lo mismo.

    Entiendo que hasta puede resultar chocante el hecho de expresarlo. Pero creo que a veces, para poder lograr un cometido, no es necesario quemar naves en un mismo momento. Y es necesario aclarar que ningún tipo de manifestación me parece mala (siempre y cuando no se lastime a alguien más, y nadie lastima a alguien más por vestirse, hablar o caminar como se le antoja), no apunto a eso. Mi pensamiento no reposa sobre una postura acerca de la necesidad/ganas/derecho/bonito que puede ser marchar de una u otra manera, sino a cómo esa manera influye/afecta/ayuda más o menos al fin que – en teoría – tienen esas manifestaciones.

    Simplemente creo que la sociedad no cambiará de golpe, sino de manera lenta y gradual (como siempre, como con todo. En lo particular, yo creo que la aceptación hacia la diversidad ha ido in crescendo, al menos en Argentina). Y de pronto, exhibirse de una manera que a las masas choca, no resulta de mucha ayuda para que algunos que están encerrados en un tapper entiendan más. Fundamentalmente para aquellas nuevas generaciones que han sido criadas por personas sumidas en una profunda convencionalidad y amor por el status quo. Para que esas generaciones con influencias “retrógradas” puedan entender que no todo es tal cuál han escuchado, digo. Y no hablo sólo de la homosexualidad, sino de todo. Incluso de la violencia de género y demás.

    Saludos.

    Reply

  • Anónimo

    |

    Evil Brownie escribiste exactamente lo que yo iba a decir.
    Entiendo que la marcha es nuestro momento de libertad, pero ¿hay necesidad de hacerlo tan chocante y desagradable para la vista?. Se que los medio siempre apuntan a la parte mas “salvaje” de la marcha, pero no es del todo su culpa, admitamos que hasta un turista japones filmaría solo esa parte porque es la que mas llama la atención (lamentablemente de mala manera)
    Vivo en Santa Fe, cuando es el día de la marcha en Bs.As. siempre me doy una vueltita por los negocios donde tengo conocidos porque se que en sus locales tienen televisores (siempre en los noticieros) Aparezca o no la noticia de la marcha yo aprovecho para hacer un comentario, y les aseguro que todas esas personas ya sean dueños o clientes, adultos de la época reprimida o jóvenes les desagrada ¿por que no les gusta? por todo ese circo que se arma.
    He escuchado decir cosas como estas: “me parece perfecto que marchen con alegría y fervor por sus derechos, yo los apoyo, pero no apoyo que actúen de esa manera porque solo provoca rechazo” “muchos de ellos marchan por el derecho a adoptar hijos, y expresan ese derecho caminando en cueros maquillados con purpurina o manoseándose en una carroza, así no van a lograr nada”
    Comentarios que he escuchado de todo tipo de gente, cerrada de mente y abierta de mente, y lamentablemente yo pienso igual. No quieren que adoptemos porque los hijos de homosexuales pueden salir “mal” y con la imagen que se muestra en la marcha les dan la razón.
    Me quedo largo, espero que se haya entendido.
    Espero con ansias el debate.
    Besos desde Santa Fe, Argentina.

    Reply

  • Vale

    |

    Yo creo que si hoy en día nos podemos casar y demás (por lo menos en Argentina) si es gracias a la marcha, pero no de una manera positiva, sino que yo creo que nos dieron ese derecho para que dejemos de molestar o para los políticos recibir mas votos.
    Es como cuando un nene en un supermercado le tira del brazo a la madre diciéndole “cómprame algo” tanto se lo dice que la madre por cansancio se lo compra.
    Acá es igual (por lo menos en Argentina) abran los ojos, no les importamos, si nos dan lo que pedimos, nosotros supuestamente los votaremos.
    Entonces ¿que hacemos cada año marchando? nada, solo el ridículo para todas las demás personas. Porque marcha o no marcha la gente que es cerrada de mente no va a cambiar de opinión, menos viendo ese circo, y los que nos aceptan, lo hacen pero hasta ahí nomas, porque siempre esta eso de…yo respeto que seas lesbiana y vos respétame a mi.
    En fin…creo que siempre vamos a ser tema tabú, y nada nos va a sacar esa etiqueta.

    Reply

    • Anónimo

      |

      Es cierto que nada de lo que hagamos lograra que nos vean como iguales, es como dijiste “respeto que seas lesbiana pero vos respétame a mi. El punto de aceptación se quiebra cuando un hetero tiene que convivir mas tiempo con un gay/lesbiana ya sea en la facultad o el trabajo. Todo bien con un hola ¿que tal? pero cuando se tienen que sentar a nuestro lado, o de alguna manera profundizar esa “relación” entre compañeros ahí se complica todo, y no saben como actuar o que decir.
      O también esta esa famosa frase: no tengo problemas con que seas lesbiana, te re banco. Pero hasta ahí llego todo, porque son la clase de persona que te dice eso pero no quiere saber ningún detalle de tu vida (y no me refiero a la privada) Todo bien mientras te quedes en tu lado del sillon o todo bien siempre y cuando no me traigas un problema en el cual yo no sepa ayudarte (pucha los problemas de los homosexuales varian tanto a los de un hetero?)
      Para resumir, ¿a donde esta el entendimiento y la igualdad? por desgracia en ningun lado.

      Reply

  • Evil Brownie.

    |

    Sólo quiero decir algo, luego de leer los últimos comentarios: Yo soy heterosexual, y comparto cosas con las personas que me generan simpatía indistintamente de cuál sea su sexualidad. No es algo que me interese demasiado.

    No somos razas diferentes porque no tengamos los mismos gustos en la cama o en el amor. Y eso, a veces, no lo entienden los heterosexuales ni homosexuales.

    Reply

  • Lil

    |

    A mi me parece que tienen razón los que dicen que por lo que se ve en las marchas, no se consigue el ‘respeto’ deseado, ya que puede resultar de mal gusto para unas personas, pero ¿Acaso no son algunas de esas personas, precisamente las que no dejan que nuestros derechos sean iguales? Si, tal vez no son todos, y algunos de nosotros pensemos que se han pasado con todo el colorido, pero es la forma que muchas personas tienen de expresarse. Así como algunas de nosotras podemos vestir de una u otra forma. También me he dado cuenta que muchas veces, (al menos en México) las críticas son más duras cuando se trata de ‘Las personas que tienen diferentes preferencias sexuales’,(ven un poco de lo que digo, tan solo con el nombrecito?) pues el machismo y homofobia aun siguen dentro de los huesos de la mayoría de la gente, y aunados con el miedo, también están presentes en los miembros de la comunidad.
    En lo personal, con experiencias a mi alrededor, los jóvenes están aceptando las diferencias que trae nuestra generación con cierto… ¿respeto?, pero eso si, no se habla de ello.Tu puedes ser lo que quieras, siempre y cuando no lo digas, todos lo sabemos, claro, pero ese tema no lo toques. Así, no se si preocuparme, o alegrarme porque la mayoría ‘lo entiende y acepta’. Sinceramente, creo que hay que preocuparse un poco…

    Reply

  • @Basfita

    |

    Este año marcho, un poquito arrastrada, otro poquito queriendolo. Si años atras no disfrute de la marcha, era basicamente porque me obligaba a cruzarme con muchas personas que habia estado evitando el resto del año. Esta vez me llevo custodia (si si, @debora_dora te estoy hablando a vos) asi que hasta que me le animo a permanecer mas de 15 minutos.
    La parte “colorida y excibicionista” de la marcha no es lo mio, pero tampoco me molesta. Si tuviera que juntar personas que marchen “por lo mio” seguramente seriamos mi perra y yo (ella forzada por una correa).
    La marcha sirve para mucho, y por sobre todas las cosas para el hermoso ejercicio de pensar “¿por que me molesta esto o esto otro?”
    Seguramente la respuesta nos terminara sorprendiendo.
    Si formando parte de esa sigla y sabiendonos distintos nos cuesta entender al otro, que complicado va a estar explicarselo a aquel que va por la vida encontrando iguales!
    Respecto a unos comentarios mas arriba: “lo chocante o desagradable a la vista” como todo en la vida, esta en el ojo de quien lo contempla. Tal vez a ustedes les guste mas una marcha de personas en jeans y remeras, o de trajes y vestidos… no lo se, pero si se que muchas veces detras de las reglas del “buen gusto” se esconden cosas bastante terribles.
    Tratemos de recordar siempre que lo que uno prefiera no es ley ni verdad absoluta. A algunos les gusta camuflarse con la sociedad y buscar cambios graduales emulandola. A otros les gusta patear puertas y espantar viejecitas. Exijamos la libertad para ser como queremos, pero no olvidemos devolver el favor a aquellos que quieren ser como a nosotros no nos gusta, inclusive si es con purpurina y mostrando el culo.

    Reply

  • Camila

    |

    Todo eso que dijo Basfita, copiar, pegar y ponerle mi firma abajo.

    Creo que la provocación en la marcha, no solo de la Argentina, sino que en todas alrededor del globo, nace de la necesidad de enfrentar a la sociedad a eso a lo que tanto temen. Pensemos que las marchas de este tipo nacieron alla por la decada del 70, con Harvey Milk a la cabeza en las calles de San Francisco.
    Esa gente no anda las 24 horas del día vestida asi, ni va a trabajar encuerada y con el culo al aire, ni tira purpurina al entrar a una habitacion como en “Angels in America”.. Es un día al año en que, de una manera bastante irónica (me puedo estar equivocando con esta palabra pero estoy dormida, quizas sarcástica queda mejor…) , la comunidad le da la sociedad la imagen que la sociedad tiene de ella, y de esa manera reclama por nuestros derechos.

    Tambien estoy de acuerdo con Vale, que por ahi arriba dice que el matrimonio en Argentina fue un movimiento político. Eso lo digo desde el mismisimo dia en el que se sancionó la ley, Mientras saltaba y festejaba, mientras puteaba porque nuestra presidenta se llevaba todos los laureles que pertenecían a un grupo de gente que venía luchando y presentando proyectos durante AÑOS. (ej: Giustiniani del Socialismo). Si hoy tenemos el matrimonio igualitario, es porque convenía políticamente, nada mas. Es lamentable, pero es así, y tenemos que ponernos contentas igual, porque a pesar de todo, es un logro.

    La sociedad argentina está lejos de ser el país gay-friendly que promocionan, pero estamos mejor que varios otros lugares y creo que, en parte, es gracias a la marcha que todos los años se hace y todos los años recuerda a la sociedad que hay un sector que esta falto de derechos.

    Reply

  • Anónimo

    |

    Por más que les leo sus explicaciones de que hay más razones por las cuales esas marchas son tan “extravagantes” por así decirlo, no me convenzo, sé que hay que aceptarse, y que si no nos entendemos entre nosotros mucho menos lograremos aceptación fuera de este círculo, pero de veras considero que las marchas se salen un poco del contexto, y aunque sea algo de ‘una vez al año’ resulta que esa vez al año es la única que los televisan a todos, que voltean a verlos, y que están en el ojo público más tiempo que todo el año (porque como de costumbre tratan de hacer que no existimos) y considero realmente, que si es el único día donde más se nos presta atención, podría ser algo más serio…
    Creo que se puede llamar más la atención de una marcha así con personas vestidas como se visten para trabajar, que vestidas como en un carnaval, y considero que se toma más en serio, pero claramente eso no sucederá ni en un millón de años.

    Saludos.

    Reply

Leave a comment

*