LAS TORTAS Y LOS BOLSILLOS

Written by Debora Dora. Posted in Planeta Lesbos

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

Empezar diciendo que quiero escribir sobre esta seudo teoría desde hace muuucho tiempo sé que es un poco aburrido, pero lo tengo que decir, porque creo incluso que vengo molestando con lo mismo desde mi página web anterior, pero el tiempo quizás, o no sé… ¿la falta de inspiración? me hicieron constantemente postergarlo. ¿Cómo saberlo? Pero no importa, porque aquí estamos…

Aunque ahora que lo pienso… sí, quizás me faltaba inspiración, porque ayer, mientras me dirigía a la mañana temprano a un semanario, vi una chica en el subte. Sí, ¿qué les extraña? En cuanto entré al vagón algo hizo que me diera vuelta. Ya saben qué, sí, mi gaydar hizo que girara mi cabeza y la mirara. No era mi tipo, pero ella me estaba mirando también. Es lo que llamo reconocimiento; casi casi como si nos miráramos y ambas pensáramos: “torta a la vista”. Ya saben, a veces pasan esas cosas…

Durante el resto del viaje seguimos cruzando miradas, y como la tenía en diagonal y a unos metros, pude observarla con detenimiento. Me dirán: “¿segura que era del gremio?”. Casi segura, queridos pastelitos, no solo por cómo me observaba, sino en especial por las vibras que lanzaba. Y no, no me disparen ni me digan que me estoy basando en un estereotipo, porque la chica en cuestión, alta, morocha y con su cabello recogido en una coleta, no estaba usando ni campera de cuero, ni morral, ni estaba llena de piercings. Ni por asomo se le escapaba una corbata por abajo de su camperita, ni ninguno de esos característicos accesorios de los que ya les he hablado en otra oportunidad. Insisto, era ese “qué se yo” del que siempre hablo, esa onda que se trasmite por cierta frecuencia, una onda que me hizo darme vuelta, pero además de sus vibras, tengo que admitir que también fue culpa de sus manos en los bolsillos.

¿Y saben de qué me acordé? De esa teoría famosa que siempre tengo en la punta de la lengua, una teoría en la que estoy segura que muchas me acompañarán, ya que se sentirán identificadas. Las lesbianas solemos vivir con las manos en los bolsillos. Sí, en los bolsillos… del jean (tanto en los delanteros como en los traseros), en los bolsillos de la campera o del saco, del chaleco deportivo, del pulóver (si los tiene). Incluso tenemos la necesidad de meter los dedos en las presillas del pantalón en caso de carecer de los tan apreciados bolsillos.

¿Les suena lo que les digo? Apuesto mi colección completa de las temporadas de Ellen a que muchas se están riendo, sacudiendo sus cabezas y sacando su mano del bolsillo en este preciso instante, o que serán varias las que más tarde se dedicarán a ver qué hacen sus amigas mientras charlan con ustedes, fuman un cigarrillo, se toman una cerveza o esperan el colectivo. Sí, también cuando caminan o están de pie haciendo absolutamente nada.

Sé que hay, además de algunos muchachos, también muchas chicas hetero que nos leen. No estoy pidiendo que no nos dejen sus comentarios ni mucho menos, no lo tomen así porque me interesa lo que piensan todas, pero me adelanto a los hechos: no se gasten con el famoso “yo no soy almejera y sin embargo…”, y ojo que esto también corre para las tortitas que me van a replicar que siempre ando estereotipando y bla bla bla. Jueguen conmigo, acompáñenme en esta teoría. ¿Me dejan? Humor me!

Para mí usar las manos en los bolsillos es mucho más que una cuestión de actitud, aunque sí, acompaña ciertos tipos de personalidad y comportamientos, pero con el correr de los años, duros meses de estudio y mucho trabajo de campo, sigo comprobando que las lesbianas tenemos una cierta inclinación a no poder estar demasiado tiempo sin meternos las manos en los bolsillos. Sí, heteros, bisexuales y pansexuales (un término con el que me sorprendieron hace muy poco) podrán decir que este no es su caso o que sí lo es. No me importa, quiero que hagan la comprobación. Quizás terminemos en un… “de 10 mujeres que andan siempre con las manos en los bolsillos, 9 son lesbianas”, o con un “7 lo son” o… “5 y medio”… O quizás “de 10 tortas te apuesto que 9 tienen la necesidad de llevar sus manos en los bolsillos de alguna de sus prendas de ropa”. Ah, porque sí, lo que quiero aclarar es que esto de poner las manitos a resguardo no es un simple gusto, es una necesidad. Quizás una necesidad inconsciente, pero necesidad al fin.

¿Por qué pienso esto?, se preguntarán ustedes, si es que siguen leyendo esta nota y no se aburrieron o no se fueron corriendo a hacer una encuesta entre sus amigas, y no piensan simplemente que enloquecí. Acordemos que las manos son nuestras herramientas de trabajo. Nuestras manos son sagradas, mujeres. Y así como son fundamentales en nuestras vidas (sexuales, por que sí, estoy hablando de sexo, señoritas), son muy inquietas. Yo siempre tengo que estar haciendo algo con las manos. Jugando con algo que encuentro en la mesa, tipeando (como en este momento), arrancando un pastito y retorciéndolo si estoy sentada en un parque, acariciando/rascando/apretando a la persona que tengo al lado, y no soy la única… Por eso es que en esos momentos en que no me queda más remedio que tener las manos quietas, porque no encuentro nada que hacer con ellas, es cuando terminan reposando en mis bolsillos. Sí, vamos, piénsenlo, es el mejor lugar para resguardarlas, detenerlas o tenerlas controladas.

Miren a su alrededor, queridas lectoras. Piensen en sus propias manos, en sus propios bolsillos, consulten con amigas del gremio, y observen a su alrededor. Insisto en que para nosotras, las lesbianas, llevar las manos en los bolsillos todo el tiempo es mucho más que una cuestión de actitud…

Veamos ejemplos varios…

Sí, sí, sñe que Hanna también las tienen en los bolsillos, chicas, pero las que vieron Pretty Little Liars saben que a la rubia el pink drink le gustó bastante…

Vestido que incluye bolsillos… nada más que decir sobre Dianna Agron, la #notalesbian preferida de Deborarte y sus atuendos…

Portia de Rossi x 2…

¡Gracias, Ellen Page, por ilustrar tan bien mi punto!

.

By @Debora_dora

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (13)

  • Aura

    |

    Estoy en shock jaja hace unas horas compre algunos pantalones para trabajar y dos de ellos no tienen bolsillos y automaticamente me pregunté… Donde pondré mis manos? Y ahora que te leo me doy cuenta que es algo que hago constantemente sin una razon aparente; tan solo lo hago, desde siempre lo hago. Mi compañera de trabajo hetero jamas la veo haciendo eso. Solo se entra la mano para sacar dinero o su cel. Todas las tortas que conozco lo hacen. Prestaré mas atencion despues de leerte.

    Reply

  • Vicky

    |

    Diooss, lo hago toooodo el tiempo! jajajaja
    Definitivamente adhiero con la teoría!

    Reply

  • vivianitagg

    |

    jajaja ciertooo.. tan cierto es que cuando compro mi pijama de invierno siempre me fijo en que tenga bolsillos :/

    Reply

  • Coty

    |

    Jajajaja, no dejo de reirme! Lo hago todo el tiempo, cuando no estoy jugando con un papelito, con la birome, haciendo ruido con mi dedos contra la mesa! El 99% de las veces meto las manos como Ellen en la 1er foto! El resto meto las dos manitos enteras! Es muy tipico de las tortitas!! Buen post! Saludos!

    Reply

  • Dany-05

    |

    Las tortas y su síndrome de las manos inquietas!! jaja, me adhiero totalmente a la teoría porque al mirar de reojo mi closet no hay jeans ni chaqueta que no tenga bolsillo, es toda una necesidad y ahora entiendo la razón jajaja.

    Reply

  • Yosi

    |

    Tienes tanta pero tanta razón…. lo hago desde pequeña y hasta el día de hoy meto las manos en mis bolsillos…. del pantalón, de la campera, los traseros, los delanteros.

    Reply

  • Pamita

    |

    Adiero a la teoría, yo también meto las manos siempre en los bolsillos ya sea del jean, del buso, campera y hasta cuando uso pollera busco q tenga bolsillos.

    Reply

  • Dalmira

    |

    Soy un pastelito saxofonísta, no puedo evitarlo !

    Reply

  • Alma

    |

    Creo que cada vez estoy saliendo más y más del clóset.
    Me cuesta aceptarlo, pero es la realidad.

    Reply

  • Tresdelmar

    |

    Adhiero a la teoría… y debo agregarte que las Notalesbians también usamos los bolsillos todo el tiempo…. =P

    Reply

  • suh_sana

    |

    Yeap, yo soy mujer de bolsillos

    Reply

  • Lucy

    |

    Verdaderamente, tienes razón. Siempre tengo las manos en los bolsillos o en las cositas donde pasas el cinturón, jaja. Y si no hay nada, dentro del pantalón, porque si no me vuelvo loca.

    Reply

Leave a comment

*