“Faberry”, el subtexto te condena FINAL!!! (parte 3)

Written by Debora Dora. Posted in El Subtexto te Condena, Faberry, Glee, Series

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

PARTE 2

Ufff, que se está haciendo largo esto, espero que estén disfrutando del recorrido, queridos pastelitos…
Recuerden que los pensamientos van entre ** y que mis intervenciones son totalmente innecesarias, pero no pude contenerme…

Entonces… ¿quién era el interlocutor de Rachel? ¿Por qué su llamado telefónico la dejó tan alterada? ¿Lograron adivinarlo?

Rachel: No puedo… Maldito Ryan “pelada desgraciada” Murphy…. ¿por qué me haces esto? No puedo renunciar a Quinn… No puedo. No quiero seguir ese romance horrible con Finn, que lo único que tiene de bueno es que su nombre rima con el de mi verdadera amada… Pero no me queda más opción, no lo podría soportar… No quiero que Quinn vuelva a tener un accidente, no por mi culpa… No si puedo evitarlo…

Finn: Pero… pero… ¿no habíamos terminado? ¿No me habías dejado? ¿No es por eso que no quisiste atender el teléfono cuando te llamé cincuenta veces, ni contestaste mis doscientos mensajes de texto y luego me cerraste la puerta en la cara?
R: No sé de qué hablas, Finn. ¿Cuándo sucedió todo eso? Jamás dije tal cosa… ¿Te traté mal? Ya sabes… Síndrome premenstrual…

R: Yo te amo… y… y quiero pasar mi vida contigo… y todas esas cosas que debo decir para que Ryan no me castigue.
F: What?

Y de a poco, “Finchel” se comienza a hacer real, y “Faberry” queda solo como un sueño lejano en la mente de las más de quinientas tortas que tienen el dedo índice en recuperación luego de haber votado millones de veces para que las chicas ganasen como la mejor pareja de la televisión en el concurso de E!

Santana: No, Brit-Brit, no podemos tener sexo en el baño con la mitad del glee club presente… Ya te lo expliqué.

Mercedes: Hey, Quinn… ¿qué me cuentas de esa canción romántica que cantaste con el Avatar? Eso sí que fue sexy…
Quinn: *No, Mercedes, no hablas nunca y tienes que decir eso justo ahora… No nos dirigimos la palabra desde que me fui de tu casa y ¿ahora te haces la interesada en mi vida? Y no puedo creer que estoy usado este aparatejo como espejo para pintarme los labios…*

Q: Con el Avatar no pasa nada de nada… *Ok… no sé para qué me preguntan y se hacen las interesadas si después nadie me presta atención…*.

Q: Ni siquiera aunque Brittany piensa que luce como una chica me podría sentir atraída por él. No canté esa canción para él ni para ningún otro hombre… De todas maneras… ya no importa… Yo no le gusto a esa persona… ¿Cómo le voy a gustar si ya no soy porrista, ni uso el uniforme que la volvía tan loca y, además, estoy postrada en esta silla? Para peor me visten horrible y me peinan peor…
R: *Oh, no, Quinn, no hagas esto… Ya me siento mal… viéntote así… ojerosa y triste… Me parte el corazón…*

Q: Todas mis esperanzas se han terminado. Si pudiera colgarme del techo como hizo Karofsky, lo haría… Pero hasta esa posibilidad me han quitado los creadores de Glee
Débora Dora: Nooooo, Rachel, no dejes que se suicide escuchando un CD de Harry Potter Gay en continuado, ¡dile que la amas, pero que no te dejan estar con ella!
Q: Soy muy desdichada, solo me queda masturbarme mirando las fotos de esa sexy sesión de la revista GQ, comer bacon hasta explotar y salir rodando de este baño, porque todos los baños de este colegio me traen muchos recuerdos… En fin… mi vida ya no tiene sentido…

Hasta que…

Sue Sylvester (por altavoz): Y las nominadas para reina de la promoción son: Natalia Natalia, Santana Lopez y… Quinn Fabray.
Q: *¿Qué? ¿Ahora?*

Brittany: Como presidenta de la clase, elegida por todo el pueblo de Lima, me corresponde elegir el tema de la promoción. Primero pensé en Los Juegos del Hambre. No necesitaríamos comprar trajes de gala, podemos venir con ropa vieja, y desfallecer de sed y de hambre, por lo que no deberíamos gastar dinero ni en comida ni en refrescos. Además esos pajaritos que copian el sonido de la voz parecen adorables…

B: Pero Santana me dijo que morir de deshidratación en el gimnasio del colegio no se le antojaba sexy, así que cambié de idea, y pensé, ya que la mayoría de las mujeres del glee club son lesbianas, incluida tú, chica con rastas, podríamos elegir como tema central a mujeres famosas que amen a otras mujeres….

Q: Dime que cambiaste de idea, Brittany, porque es nuestro último baile y no pienso ir vestida como Ellen Degeneres a la promoción. Además, por primera vez en mucho tiempo pasa algo bueno en mi vida, y deseo aprovechar este momento… sin usar un chaleco a rombos…
B: Una lástima, Quinn, porque el estar fuera del armario te sienta, pero no… Santana me convenció de que no es una buena idea porque a ella el look Melissa Etheridge no le queda… Así que…

B: … finalmente el tema de la fiesta de graduación será… ¡dinosaurios!
R: *Oh, no… ¡qué horror! Como si no me bastara salir con un T-Rex todos los días del año. Una lástima, yo hubiese sido una perfecta Portia de Rossi…*

Mientras que en la vida de Quinn todo aparenta remontar, de la gnoma no podemos decir lo mismo…

R: ¿Qué demonios es eso?

R: Oh, no, sobre mi cadaver… Puedo renunciar a Quinn porque la amo más que a toda mi colección de longplays de Broadway, pero jamás dejaré que él sea su rey…

R: ¡Estúpido gigante!

R: ¿Me quieres explicar qué es esto, Finn Hudson?
F: *Mmm… utilizó mi nombre completo… Me hace acordar a mi madre… Esto no puede ser bueno*
R: ¿Por qué está Quinn luciendo bella en este póster y tú estás parado a su lado con tu cara de papanatas?

R: Explícame, ¡explícame por qué demonios estás haciendo campaña con ella! Porque ella luce sexy, aunque esté en silla de ruedas y con una corona insertada por Photoshop, pero tú sigues luciendo como un cretino, porque yo soy tu novia y tú estás yendo al baile con otra chica… ¡mi chica!
F: Espera, espera… Yo lo puedo explicar… Hey… ¿qué dijiste?

R: No quiero escuchar tus patéticas explicaciones, Finn. Ahórratelas. Mejor que ni se te ocurra ir con ella a la prom, porque si no terminarás casado con tu mano… o con tu Xbox.
F: Uou… ScaryRachel…

En la jaula de las locas…

R: ¿Entienden de lo que les hablo? Ryan me tiene amenazada, Quinn me olvidó, y no solo eso… ¡Va a ir a la promoción con mi novio! Es como volver en el tiempo, al momento en que nos odiábamos, ella me llamaba nombres feos y yo mojaba mis pantaletas sin explicación cada vez que me miraba con odio.

Blaine: Wow, ¡demasiada información en poco tiempo!
Kurt: Oh, Rachel, no te preocupes, está claro que a Quinn no le gusta Finn… No seas tan dramática…
R: Cállate, Kurt. No entiendes nada. Ustedes no tienen ese problema, porque los maricas en Glee están destinados a ser felices y a destruir cada canción de P!nk que exista. Su máximo problema es la prohibición de usar gel para cabello en el baile. ¡No entienden por lo que estoy pasando!

R: Nadie lo entiende…
D.D.: Yo sí te entiendo, Rach, estás ofuscada y frustrada sexualmente… Pero aún así luces tan apetecible…

Y hablando de cosas apetecibles…

Avatar: *Qué rápido que me cambió… Yo que empecé a usar calzado solo por ella…*
Q: *Este infeliz ni para ser chofer de silla de rueda sirve… ya me chocó contra cinco jugadores de hockey y tres nerds que caminaban por el pasillo. ¿Habrá algo que le salga bien?*
F: *Esto es casi más divertido que jugar al Mario Kart… si no fuera porque, al menos, a Mario la Princesa no le daba miedo con sus cambios de personalidad constantes…*

Q: Vamos, Finn, cuelga esto rápido. No entiendo qué sucedió. Veinte de los treinta carteles que pegamos aparecieron desparramados por los pasillos… Y la verdad no tengo más ganas de pasar tiempo contigo haciendo campaña…

F: Hey, ¿de qué hablas? Pensé que querías pasar un buen rato conmigo… por algo estoy ayudádote con esto, ¿no?
Q: ¿Qué dices? Me estás ayudando porque eres tan ambicioso como yo y quieres terminar la secundaria en la cúspide, como lo merecemos. Por eso es que solías salir conmigo…

F: Yo nunca quise eso. Tú siempre me mandoneaste, y ahora además estoy peleado con Rachel, porque tú me estás haciendo participar de esto.
Q: Mira, Mastodonte, no me hables de ella. Ya ganaste, ¿ok? Ahora limítate a no pelearte con nadie durante el baile, a no sacar a ninguna lesbiana del clóset y a no ponerte violento con las sillas del salón; entonces estaremos en paz. Tú serás el rey…

Q: … y yo la reina, como debe ser. Luego, si tengo suerte, no tendré que volverte a ver la cara. *Y de paso Rachel sabrá lo que se está perdiendo por salir contigo, cretino…*

La noche del baile…

F: Oh, por Dios, Quinn… ¿qué haces de pie? ¿Has estado fingiendo todo este tiempo?

Q: Claro que no, Finn. Aunque los guionistas apenas tomaron en cuenta mi accidente, realmente estuve paralítica.
F: No te creo, siempre has sido malvada, Quinn. Eres capaz de cualquier cosa.
Q: Claro que soy capaz de cualquier cosa, incluso de soportar una erección del roñoso Avatar mientras me ayudaba con la rehabilitación.

Q: ¿Ves? Me siento, me paro, me siento, me paro… Trabajé mucho para recuperarme, porque tenía un sueño, pero ese sueño ya no está más. Ahora todo lo que me queda es la corona… y seguramente algunas malas fotografías que tendré que recortar para quitarte de mi lado.
F: Eres de los peor, Quinn. No entiendo cómo alguna vez salí contigo. No sé cómo Rachel se preocupa por ti… todo el tiempo… a toda hora… No te lo mereces… Has estado fingiendo todo este tiempo para conseguir votos.

Q: Ya te dije que no, pero te lo repetiré otras diez veces para que entre en tu cabeza cuadrada: apenas puedo caminar sin ayuda, y hoy quería dar una sorpresa al recibir la corona. Quería sorprender a todos… al glee club, a los que nos votaron… a Rachel…
F: ¿A Rachel?

F: Siempre Rachel, siempre Rachel… Tú hablas de ella, ella habla de ti… Aquí algo raro está sucediendo.
Q: *¿Otra vez lo mismo? Este chico no solo es estúpido, además le falla su memoria a corto plazo*

F: Me has hecho pelear con mi novia todo porque te tenía lástima, y resulta… resulta que puedes caminar… que me has engañado…

Q: Vamos, Finn. Ya está. Es la última noche. Te pido solo un baile más, para que los estudiantes nos vean juntos y ya está. Se acabó… Luego puedes volver con Rachel, acostarte con ella y ser feliz mientras ella finge todos sus orgasmos y soporta tu cara de tarado…
F: ¡Eres una embustera! ¡Y estoy furioso contigo! ¡Furioso!
D.D.: Cuidado, muebles del mundo, Finn está enojado…

Q: ¡Ven aquí, Dori! No terminé contigo… ¡no puedes dejarme así!
D.D.: “Nada haremos… nada haremos…”.

Q: “You put your right hand in,
You put your right hand out,
You put your right hand in,
And you shake it all about,
You do the hokey pokey
and you turn yourself around…”

Q: Vamos, Finn… Es solo el “Hockey pokey”… No es tan complicado… Incluso para ti, que tienes dos pies izquierdos.
D.D.: Por favor, Quinn, hasta tú en silla de ruedas eres más coordinada que él para bailar…

F: Ponte de pie, Quinn.
Q: ¿Qué?
F: Te he dicho que te pongas de pie. Termina con esta farsa. Solo si te paras ahora mismo, no le voy a contar a todos la verdad.

Q: ¿De qué hablas, Finn?
F: De que puedes caminar…
Q: ¿Otra vez con lo mismo? ¿No te lo expliqué hace cinco segundos? El síndrome Buscando a Nemo no te sienta, tarambana…
D.D.: ¡Cuidado, rubia, estás sentada sobre una silla y sabes lo que les sucede a las sillas cuando a Finn le sale humo de las orejas!

SS: Basta troglodita… No, a ti no te hablo, Avatar: tú puedes hacerle una llave karateca y reducirlo, antes que este señor nos arruine el baile a todos… ¡otra vez!

Q: *¿Me parece a mí o esto ya lo viví?*
D.D.: No, Quinnie, todos ya lo vivimos. El año pasado además estaba Jonathan Groff, que al menos está bueno, no como este salame. Y lo más importante de todo es que cuando Finn fue echado del baile, Rache salió corriendo detrás de ti… Y terminaron el baño… como siempre… ¿recuerdas?

Y a falta de baño… los pasillos también sirven…

D.D.: Discúlpenme el exabrupto, señoritas, pero… DAT ASS!!!!

R: Oh, Quinn… gracias por venir, pensé que no aparecerías… como no me contestaste el mensaje de texto que te envié…
Q: Sí, ya sabes lo que me sucedió la última vez que te contesté un mensaje de texto con un “on my way”, ¿no?

R: Sí, lo recuerdo… No fue bueno… *Aunque impediste mi boda, por lo que en realidad fue genial…*

Q: Sí, no tengo idea de lo que estás diciendo, Rachel… Estoy muy concentrada en tu escote, así que mejor vayamos directamente al grano antes de que te estampe contra un locker…
R: *Mmm… los lockers… cuántos recuerdos excitantes…*
D.D.: Puedes compartirlos con todas nosotras, Rach… En especial si tienes fotos o videos de sus encuentros eróticos… No nos enojaríamos… En Deborarte siempre hay espacio para publicar sus escapadas furtivas…
Q: ¡Cállate, D.D.!

R: Sí, mejor vayamos al grano… Quería pedirte diculpas, Quinn… Por todo… No solo por arrancar los carteles de la campaña para rey y reina de la promoción, o por haber recortado a Finn de los pósters y haber creado en mi habitación un altar pagano en tu honor…

R: … o por haberte robado esa ropa interior de encaje violeta que tan bien te queda…
Q: *Mmm… ¿la tendrá puesta?*

Q: Sabía que habías sido tú…. No te hagas problema, Rach, tengo pantaletas de repuesto y todas me quedan muy bien… Tú lo sabes y por eso ahora no puedes sostener mi mirada.
R: Ehhh… ehhh…

Q: No hace falta que te disculpes, Rach. Todo perdonado. Tú vuelve a tu vida y yo a mi premiación… Nada más que hablar…
R: No, no, espera, Quinn… No he terminado…
Q: *Oh, no, por favor, cómo si fuese tan sencillo tenerla frente a mí sin querer meterle mano bajo el vestido*

R: Tú sabes que no es solo eso, Quinn. Lo siento mucho… Por todo… por lo nuestro… Por lo que no fue. Me hubiese gustado que las cosas se dieran de forma diferente…

R: Pero… pero… hay cosas que no puedo explicarte… Hay cosas que… no dependen de mí… Si fuera por mí ya estaríamos adoptando gatos y nombrándolos Sheila y Claude…

R: Me encantaría que las cosas fuesen diferentes, en serio… Pero… pero… no puedo hacer nada… Solo quería que lo supieras…

R: Sé que aunque me duela y esté destinada a vivir con Godzilla en Nueva York, tú encontrarás algún chico que te haga feliz…
Q: … o chica… ¿No es eso lo que quieres, Rachel? ¿Que deje de pensar en ti? No te preocupes, me falta mucho para olvidarte, pero por el momento todo lo que me interesa es la corona que estoy a punto de ganar.
R: Sí, seguro ganarás, Quinn. Yo voté por ti.
Q: Gracias, pero no hacía falta.

R: No me digas eso… Voté por ti, porque sé que siempre quisiste ganar. Este es tu sueño. Pero quiero que recuerdes, Quinn, que eres una chica muy linda. La chica más bella que jamás he conocido, pero eres mucho más que eso…
Q: *Creo que hoy estoy experimentando un gran déjà vu… *

R: Sí, aunque seas una cara bonita, tengas un cuerpo de ensueño y aún sentada en esa silla me provoques fantasías eróticas e inmensas ganas de darte orgasmos múltiples, debes pensar que eres mucho más que una simple corona de plástico. Más que la popularidad que ese uniforme, y ¡qué uniforme!, te pudo dar en tus años de secundaria.

R: Te abrazaría con mis piernas, Quinn, porque luces apetecible y apachurrable… pero temo desnudarte de un mordisco.
Q: Sí, sé lo que estás sintiendo.
D.D.: Oh, créanme ambas, ¡SÉ LO QUE SIENTEN!

R: Quizás solo podamos… rozar nuestras pantorrillas… ¿qué te parece?
D.D.: Rocen lo que quieran, pero ¡¡¡tóquense de una vez!!!

Santana: ¡Vamos, Quinn! Tenemos que contabilizar los votos en esta honesta y limpia elección escolar. Deja de tijeretear con Berry y ¡ven a ayudarme!

R: Ok… mejor te dejo, antes de que reflexione sobre las palabras de Santana y las lleve a la práctica… ¡Suerte, Quinn! Aunque sé que no la necesitas…

Q: Fuck… ¿y ahora que hago con todos estos sentimientos?

S: ¡Maldición! Brit no ganó como rey, y tú me sacas un voto para ser reina… Ya no me importa esta votación… Menos si no voy a tener la oportunidad de festejar con un rapidito en el baño…
Q: Como si perder le impidiera a Brittany tener sexo contigo en cualquier parte del colegio.

S: Es cierto, quizás si luzco triste por no haber ganado, quiera sexo oral en el aula de español…
Q: Ok… eso prefería no saberlo…

S: Bueno, ¿cuál es el resultado final?
Q: Ganó Finn. Aún no entiendo por qué…
D.D.: Yo tampoco… hay que tener ganas de votarlo con esa cara…
Q: Y… yo… por un voto…
D.D.: Sí, el voto de Rachel… Supongamos… porque así es todo más romántico…

Q: Gané…. Lo que siempre quise… mi sueño el año pasado, cuando enloquecí por la posibilidad de usar una corona de cotillón barato… Todo lo que hice, engañé a mi supuesto novio con otro que iba a quedar mejor de mi brazo, abofeteé a la chica de mis sueños y vi cómo la corona iba para el gay de la clase; sufrí, me deprimí, me corté el cabello y luego me hice punky… todo por no haber conseguido lo que siempre me inculcó mi madre. Y ahora que estoy por alcanzar esa meta, no siento nada. Nada de nada…

S: Sí, eso suele pasar contigo, Q. Los guionistas hacen que sientas mucho o que no sientas absolutamente nada. Y de pronto: ¡bum! Cabello rosa, recuerdas que tienes una hija y pretendes secuestrarla mientras intentas impedir una boda… Ese es el personaje que te tocó en suerte…

S: Si hubieses sido latina y caliente como yo, seguramente te tocarían las mejores frases y el título de lesbiana oficial de la serie… Además hubieses salido primera en el Hot100 de AfterEllen
D.D.: Shit happens…

Q: Tengo una idea, Santana. ¿No quieres hacer algo bueno? ¿Algo que cambie las cosas? ¿Que modifique algo pequeño? Y con pequeño me refiero a Rachel Berry…
S: ¿De qué hablas?
Q: Dejémosla ganar. Ni tú ni yo necesitamos esta corona. En cambio ella…

S:¿Realmente estás loca por Berry, no?
Q: No sé de qué hablas…
S: Vamos, Q, entre lesbianas no nos podemos engañar. Además, a pesar de todo, aún eres mi mejor amiga, y te conozco… ¡Estás muy enamorada! y quieres comprar camisas cuadrillé al por mayor y cantarle baladas con tu guitarra acústica mientras ella cocina comida vegana. Atrévete a decirme que no es así, que no estoy en lo cierto…
Q: Sí, estoy loca por ella…
S: Sé lo que se siente… Y… me parece bien… Te voy a ayudar…

Q: Pero no podemos decir nada, Santana. No quiero que se entere. Este debe ser un secreto entre nosotras dos.

Bueno, un secreto entre ustedes dos y !todas nosotras! Vamos, ya sé que todas saben qué sucederá a continuación, pero háganse las sorprendidas, ¿ok? Humor me!

¡¡¡CONTINUARÁ!!!

By @Debora_dora

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (13)

Leave a comment

*