El problema no son los pañales…

Written by Debora Dora. Posted in Desgenerando Espacios

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

Otro de mis momentos de reflexión para Desgenerando Espacios…

Suelo tener problemas con la publicidad. Siempre lo dije, y creo que el feminismo me brota de bien adentro cuando me cruzo con ciertas publicidades, en especial las televisivas, porque es donde los estereotipos de género estallan en mi cara y yo tengo ganas de revolear el control remoto contra la televisión. Sí, hay ciertas cosas que me ponen un poco violenta.

Hace tiempo ya hablé, de una manera más civilizada, sobre ciertas cuestiones relacionadas al mundo de la publicidad, por lo que ya conocerán mi opinión, pero en este lugar de reflexión que hemos dado a llamar “Desgenerando Espacios”, quisiera charlar sobre una cuestión que para mí cruza horizontalmente muchas ideas que siempre andan dando vuelta por mi mente. Podría mencionar otros avisos televisivos de diversos productos que me dan ganas de arrancarme los ojos, pero esta vez me voy a referir a uno solo: ¡pañales!

Sí, no tengo nada que ver con pañales y, por suerte, solo una vez me tocó tener que pasar por el supermercado a comprar unos pañales para mi primito y la verdad que hay una amplia variedad. Bueno, eso pasa con todos los productos a medida que avanza el tiempo. Es normal, lo mismo sucede con los desadorantes o con las toallitas higiénicas. Los productos se “especializan”, se diversifican y hay uno para cada tipo de persona, podríamos decir. En este caso sucede lo mismo. Huggies, una famosa marca de pañales, ha lanzado hace un tiempo una nueva línea llamada “Campeones y princesas”, cuya originalidad radica en que el producto difiere según el sexo del bebé. ¿Por qué? Podría decir que no lo sé, ya que tod@s somos personas que tenemos la necesidad humana de evacuar, ¿no? Podría decir que a mí me criaron con pañales de tela, como seguramente les sucedió a much@s de ustedes, que son de mi generación, y aún así crecí re normal (¿segura?). Y los que son más chic@s seguramente han tenido padres que zafaron de tener que lavar a mano las telas y tuvieron la suerte de contar con pañales descartables iguales para todos los sexos.

Pero bueno, como ya he dicho, el marketing necesita que el producto se diversifique, necesita que salga a competir con otras marcas y así comienzan a lanzar nuevos productos modificados, por eso este pañal de Huggies varía según para que lado salga el pis. Sí, las nenas no hacen pis igual que los nenes. Si habremos escuchado mil veces al padre o madre divertid@ contando cómo su varoncito les hizo pis en la cara. Ay, ¡pero qué tierno! Entonces podemos coincidir en que no está mal tener pañales diferenciados, ¿no? Total no le hacen mal a nadie… Y si existen otros que son especiales para la hora de dormir, o los que absorben más, o los que parecen ropa interior y se sacan fácilmente, o aquellos que les permiten a los bebés jugar en el agua porque son como mallas, ¿por qué Huggies, o cualquier otra marca, no va a sacar una línea que sean para nenas y para nenes diferenciándolos según color? Obviamente los paquetes son rosa y azul, no vaya a ser cosa que los padres primerizos se equivoquen…

Pero ¿saben qué fue realmente lo que me molestó? No, no fue el carisma del actor Pablo Echarri, que hace tiempo se ha convertido en la cara de la marca, desde que l@s dueñ@s de la empresa se acordaron de que l@s niñ@s suelen tener padres, y que ellos, además de donar esperma, también pueden ocuparse de las criaturas y cambiarlos cuando se ensucian. No, no, lo que me molestó fue el nombre del producto: “Campeones y Princesas”. ¿Por qué? ¿Por qué recurrimos otras vez a las princesas? Vamos, no todas las princesas son como la belicosa Blancanieves de Kristen Stewart. Convengamos que la imagen de la princesa por la que parecen morir las pequeñas niñas es la de la chica indefensa, con zapatos de tacón y enormes vestidos, que se sienta a esperar por algún príncipe que la venga a sacar del letargo y la despose. Claro, ¿qué otra cosa hacer si con esas campanas que usan como vestido es imposible moverse?

Me aburren las princesas, siempre me aburrieron, entonces ¿por qué una nena tiene que usar el pañal de “princesa”? ¿Por qué los varones pueden ser los “campeones”? Sí estoy loca, lo sé; me hubiese molestado menos si el producto se llamara “Príncipes y Princesas”, porque convengamos que los principitos con esas mallas entalladas tampoco es que se diviertan mucho o por qué no un “Campeones y campeonas”… Yo quiero ser un campeón también, o una campeona, no importa cómo lo nombremos. Me gustaría que las nenas no estén obligadas a crecer vestidas de rosa o que las obliguen a consumir la imagen aburrida de princesas con sonrisas enormes, rodeadas de flores e inercia. 

¿Y ustedes? ¿Prefieren ser princesas o campeonas? ¿Qué opinan de este tipo de publicidad?

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (8)

  • Belen

    |

    Totalmente de acuerdo con vos, algo que me rompe soberanamente las pelotas son las princesas. De chica era inteligente y jamas me gustaron, y por suerte mi mama nunca me obligo a llevar algo de ellas (mi mama es ultra femenina y yo soy el Charlie de Di)
    Lo cierto es que siempre odie ese tipo de historias en donde la mujer es débil y depende del hombre (supuesto sexo fuerte) para manejarse en la vida.
    Y si se fijan la mayoría de las publicidades hacen eso, los detergentes lavavajillas, los productos de limpieza, donde muestran a una mujer lavando el piso y llega el cavernicola del marido y le ensucia.
    Y ahora que vos tocas este tema, me puse a pensar…estas mujeres mas que princesas son verdaderas campeonas, porque se hacen cargo de los chicos, y del inútil del marido, trabajan y limpian la casa. Pero lamentablemente estas publicidades jamas van a mostrar que la mujer recibe una gran recompensa por su esfuerzo, sino todo lo contrario solo recibe mas trabajo, aunque quizás alguna tiene suerte y se le aparece Mister Musculo y le ayuda jaja.
    Yo por mi parte quiero ser una mujer fuerte, valiente y auto suficiente que no teme abrirse camino en un mundo de hombres…en pocas palabras…quiero ser una campeona.

    Reply

  • Ellen

    |

    Princesa!
    jajaja nah es broma pero es que de la forma en que esta redactada esta nota da como para contestar Campeonas inmediatamente porque decir Princesa seria como optar por la opción que nos pone la publicidad sigo con la linea de pensamiento que ha expuesto seria como estar de acuerdo y a la vez fomentando el arquetipo clásico de la mujer, que tiene que ser princesa que necesita ser “rescatada” (casarse) por un príncipe, para luego cuando ya ha sido “restada” (casada) con el dichoso príncipe, ella sea catalogada como bruja.

    Yo en lo personal si tuviera que elejir una opcion, me quedo con la de PRINCESA CAMPEONA a lo Blanca nieves de Kristen Stewart, a mi me gusta tener una imagen mas convencional y cuando chica vestir de rosa y jugar con muñecas. Yo no creo que sea necesario dejar de lado ciertas cosas para adquirir otras.
    Mi postura es que las mujeres deberiamos ser lo que quisieras, Campeonas, Princesa, Rockeras, Anarquistas, etc o lo que sea…

    Reply

    • Debora Dora

      |

      Muy de acuerdo, Ellen! Libertad para que las niñas elijan!

      Reply

  • Cami

    |

    Pienso exactamente igual que vos, ya estoy cansada de estos estereotipos, si sos nena tenes que vestirte de rosa, flores y cosas estúpidamente patéticas y si sos nene cualquier otro color que no sea rosa y jugar con autos y camiones.
    Todavía no entiendo como pueden seguir existiendo este tipo de cosas al estar en el siglo XXI, pero supongo que este tipo de gente retrograda va a existir toda la vida lamentablemente.
    Yo crecí con una pelota, una bicicleta y vistiéndome de spiderman con mi primo y tuve la mejor infancia :)

    Esta nena opina igual que nosotr@s:
    http://www.youtube.com/watch?v=v69KjuSgy0A

    Reply

    • malala

      |

      jajajaja me encanto esa nena! jajaja Creo que mi sobrina piensa exactamente como ella, y si ve los pañales compra los azules jajaja Es mas con eso de que ahora los cumples son temáticos ella lo quiere hacer de Ben10 y la mamerta de la madre no quiere saber nada, “que van a decir las mamas del jardín!!” fue el comentario que hizo. A lo que le respondí no te tiene que importar eso, si no lo que hace feliz a tu hija! Pero bueh con la gente mamerta no se puede dialogar.

      Reply

  • atenea-jj

    |

    las publicidades muchas veces atentan contra la seguridad de mi tv especialmente de este tipo
    por suerte no fue mi familia no me inculco tanto esos estereotipos mis primos me enseñaron a jugar a la pelotas a las volitas etc
    como ejemplo mi hermanito cuando eras chico quería una tasa de las princesas y mis padres se a compraron y dormía con su bebote sebas jejejejeje
    mi sobrina de un año le encanta jugar con el gol y los tutus (tía babosa)y yo estoy feliz de jugar con ella
    en cada un esta en que te afecten o fomentar los estereotipos

    Reply

  • MarilynRMH

    |

    He aqui una de las cosas que menos soporto en general: Los estereotipos… El ser humano al igual que el resto de seres, se diferencia oficialmente Mujer / Hombre por caracteristicas anatomo-fisiologicas; el resto es diverso, y deberiamos tener libertad de serlo tanto como queramos sin que tenga que atribuirsele como algo masculino o femenino ni generar escandalo. En este caso particular, a la palabra Princesa se le fomenta una connotacion incorrecta (FEMENINA: vestidos, delicada, ser rescatada, quedarse en el castillo,…), cuando en realidad habla literal o figurativamente de una futura reina, futura gobernante, por tanto preparada en muchos aspectos (inteligente, asertiva, generosa…). Muchos padres a sus hijas le dicen Princesa, pero no es asi de comun que les digan a sus hijos Principe, sino Campeon. Que tendria de malo? Nada, tiene el mismo significado que princesa. Pero no es comun, porque inconscientemente se asume el significado aplastado (misogino) de esa palabra; y eso no esta bien. Suena exagerado; pero es asi es como silentemente se sigue fomentando la desigualdad.

    Reply

  • Aura

    |

    Si supieras que me gusta ser ambas cosas. Hace mucho tiempo asistí a un seminario del sexo y el genero en la noticia. Tocamos temas de como en la publicidad el sexo implica mucho mas que un hombre y una mujer posando, sino de como influye en la mente del que consume. Se le educa a la mujer a ser y a creer es es frágil, que debe ser sumisa, que debe ser una ‘princesa’, mientras que al hombre se le educa en base al poder, a ganar, a tomar el mando. Pero, la necesidad de todas estas cosas no esta en el genero, no esta en el hombre o en la mujer, la necesidad de poder, de ser frágil esta impregnada en todo ser humano. Si a mi me hubieran dejado decidir lo que quería ser, estoy mas que segura que mi vida tuviera menos frustraciones hoy en dia porque he tenido que aprender a quitar ideas vagas que me inculcaron mis padres, mi entorno y mi sociedad, hoy puedo decidir quien quiero ser, pero seria mas fácil que me hubieran dado a elegir y no que me impusieran las cosas.

    Reply

Leave a comment

*