Débora Dora la Exploradora en… “Say my name”

Written by Debora Dora. Posted in Planeta Lesbos

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

 

“Mapa, mapa”, grita Débora Dora la Exploradora apresurada, porque cuando a ella le pica la duda debe resolver los misterios a toda prisa. Así que rápidamente encuentra a su amigo mapa y ubica en él ese enorme país que ocupa la parte superior del continente americano. Ve colores y divisiones, montañas y ríos, y se pregunta si en cada parte del territorio es igual, si en todas sucede lo mismo. ¿Cómo saberlo?

La Exploradora primero preguntó a sus amigas y conocidas. ¿Es así? ¿A ustedes les ha pasado? ¿Lo hacen? ¿Se lo hicieron? ¿Qué pasó? ¿Cuál fue su reacción? Pero no encuentra respuestas que las satisfagan y por eso supone que debe ser un tema de geografía; claro que también se pregunta qué tendrán que ver las costumbres sexuales con la geografía, por eso es que decide seguir con su investigación.

Se basa en su experiencia… ehhh… en realidad, en la experiencia de una amiga… No, no, tampoco, en la experiencia que una amiga lejana le contó a una amiga cercana y que ella solo escuchó al paso. Pero no, parece que gritar el nombre del amante de turno durante el orgasmo es una actividad que en Argentina se ve bastante limitada o es casi nula. Rascándose la cabeza Débora Dora la Exploradora agarra su mochilita, guarda su brújula y comienza a caminar.

Lo ha visto en numerosas películas, incluso en alguna serie más subida de tono. Lo ha leído. Oh, sí, lo ha leído muchas veces. No solo en novelas, también en fanfics. Muchas veces lo ha leído en fanfics, sin importar el tema central o su categoría. Débora Dora levanta sus hombros mientras se dedica a investigar, y en el camino aprovecha para pensar. ¿Por qué? ¿Cuál es la necesidad? Todas esas autoras de ficción amateur que escriben sobre sus personajes preferidos, utilizan como frutilla de la torta (ooops!) ese grito que culmina todo. Le sorprende que no sean “ooohs”, o “ahhhs”, o “yeahhhs”, ya que todas ellas escriben en inglés, y que en vez de eso sean nombres los que interrumpen su concentración y la hacen frenar la lectura y rascarse la sien. ¿Por qué sucede esto?

Sus amigas no saben responder a la curiosidad insólita de la Exploradora: “Quizás para enfatizar quién está del otro lado”, “Tal vez para que la otra persona se sienta orgullosa de su desempeño en la cama”, dice otra, y una que justo pasa por ahí se detiene a agregar: “Mira si te equivocás y gritás el nombre de otra persona”, y por eso decide descartar esa práctica que jamás llevó a cabo, pero que le parece demasiado riesgosa para cualquier relación.

Débora Dora la Exploradora he escuchado muchos nombres en la ficción y ha leído cientos de “Quinns”, y unos cuantos “Rachels”, y una rubia se la pasaba llamando a los gritos a una tal “Faithhhhh”. Últimamente es un “Emmaaaaaaa” el que vuelve a desconcentrar a nuestra protagonista, y ya se plantea sacar un pasaje de ida a Alabama o a Chicago o a Maine para hacer un trabajo de campo, porque ella no se puede quedar con la duda. ¿Solo las yanquis gritan apelativos cuando acaban? ¿O es cosa de todas las anglosajonas? ¿Deberá también darse una vuelta por Escocia o por Australia para hacer su investigación más rigurosa? ¿En serio en Latinoamérica no sucede?

Quizás preguntar no sea el camino, quizás haya que probar… Eso le dijo la amiga de una amiga, pero Débora Dora la Exploradora tenía la nariz enterrada en un libro polvoriento que no le devolvía las respuestas que estaba buscando, porque más interrogantes se habían sumado: ¿por qué alguien pediría que su amante diga su nombre durante el acto sexual? Sus amigas la miran raro, pero a ella no le importa, y pronuncia las palabras que las hace reír: “say my name”. ¿Será una cuestión de verificar que la otra persona sabe con quién está teniendo sexo? ¿O es que la excitación nos borra la memoria?

“Say my name”

Débora Dora no lo sabe, pero con el mapa bajo el brazo no pierde las esperanzas… ¿Ustedes qué creen? ¿Piensan que nuestra Exploradora es rara nomás…? ¿O creen que hay una tendencia de las angloparlantes a gritar nombres en la cama? Simple curiosidad…

.

By @Debora_dora

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , ,

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (6)

  • Mariana

    |

    cuando leí el título pensé que era en referencia a Breaking bad jajaja ando media traumada
    Anyway, es verdad lo que decís, las yanquis tienen esa santa costumbre de culminar las escenas sexuales de los fics con el grito del nombre… a mí me parece horrible, no me parece ni sexy, ni romántico, ni nada. Por supuesto nunca lo haría.

    Saludos!

    Reply

  • Pamita

    |

    La verdad nunca tuve la experiencia de gritar el nombre de alguien o q alguien grite mi nombre durante un orgasmo sera porq nunca estuve con una gringa, no lo se. Es cierto q en miles de fanfics q leo suelen terminar gritando SANTANAAAAAA!! pero habra q hacer algun analisis de campo no Debora?? Pero bueno, cuando la chica del mes de Octubre me de bola les cuento la experiencia 😉

    Reply

  • Coty

    |

    Cuando leo alguna fanfic siempr eme pregunto Por q pediran q diga su nombre? A mi no me llama q mi pareja diga mi nombre en el momento del orgasmo, no me produciria nada. Y tampoco lo haria, no me parece algo sexy, menos romantico. Le voy a preguntar q le causaria a ella! Debe ser algo de las yanquis, para aseguarse q su pareja estan pensando en ellas!!!! Jajaja. Saludos!

    Reply

  • emma

    |

    Supongo que depende del nombre también, no? Te imaginás un grito erótico con algún nombre como “Anacleta” o algo por el estilo? Jajajajaj eso si sería digo de un “me la baja”. De todas maneras, creo que dependiendo del nombre, a mi me resultaría super sexy, me gusta que se yo… O debe ser que leí tantos “Quinns” o “Rachels” que parece que hasta queda lindo, ni hablar de como debe sonar un “Dianna” o “Lea” jajajaj
    Saludos!

    Reply

  • J

    |

    No pude evitar comentar.
    Me pareció sinceramente cómico porque no había notado que el fenómeno es típico de las yanquis, pero tenéis razón.
    Una vez estaba con esta chica que después de ver una peli al parecer se quedó pensando en la protagonista llamada “Rose” y en el acto me dice “qué rico, Rose” y yo paro y la miro como “wuut?”
    Y pues se nos cortó todo por la risa, dice que estaba atontada no sabía. Y es cierto, nos “atontamos” mucho en el acto como para recordar nombres, el suyo, el de ella, el que sea. Personalmente olvido cómo hablar en un momento de orgasmo. Deben ser súper desarrolladas esas yonquis ¿o no?

    Reply

  • kim kat

    |

    Pues yo no se ustedes pero a mi si me encanta que diga mi nombre en el momento justo del orgasmo, y no no soy gringa, soy mas bien de Centro américa, no me había detenido nunca a pensar porque extraña razón me gusta oírlo, será por mera afirmación? será porque me gusta su tono de vos lleno de placer cuando lo hace? no se, lo único que se es lo rico que se siente escuchar tu nombre mientras te encumbras al cielo con esa persona que amas.

    Reply

Leave a comment

*