Cuando una pildorita nos separa…

Written by Debora Dora. Posted in Pensamientos al paso, Planeta Lesbos

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

Yo creo que las hetero no son tan diferentes a nosotras. Tan… igualdad ante todo, ¿no? Colecciono amigas hetero, debo decirlo, son un bien muy preciado aún cuando nos vengan a contar sus problemas con los hombres. La torta siempre tiene el oído listo para escuchar, el hombro para prestar, el cerebro para alertar y la lengua para (¡no piensen mal!) ironizar sobre sus relaciones que parecen salidas de película romántica con protagonista que podría definirse como: chica moderna e independiente que, aún así, sigue siendo bastante boba cuando de amor (heterosexual) se trata, se enamora de gordito despeinado que es el mejor amigo y no el supuesto galán. En fin…

reunion_by_dianacc-d6h4ooa

Amamos igual, sufrimos por amor y lloramos muchas veces por las mismas cosas. Con el resto de mis amigas hablamos de lesbianismo ante ellas (las otras… a lo Lost) como si nada; entienden nuestros chistes, se unen a las bromas e incluso ven muchas de las mismas series que nosotras no dejamos de nombrar. Son copadas mis heterosexuales (ojo que hay alguna bicuriosa y alguna conversa y alguna sin etiquetarse también, pero generalicemos un poco para la ocasión).

Sin embargo, el otro día algo me hizo pensar que mientras que los hombres vienen de Marte y las mujeres de Venus, claramente la facción pastelera debe provenir de alguno de los anillos de Saturno, porque de repente de Orange is the new black y Orphan Black y la sinopsis de But I´m a cheeleader el tema cambió rotundamente y sentí que se abría una grieta en medio que nos dividía y estaba clarísimo de qué lado estaba cada una.

No, no estoy hablando de la grieta que puede crear la política, el fútbol o “Emison” vs. “Paily”. Para nada. Este tema es mucho más tajante. ¿A qué me refiero? ¡A los anticonceptivos! Ya saben, pastillita, la famosa “píldora”que al momento de comenzar a comercializarse causó una verdadera revolución social. Sí, esa que se toma todos los días para evitar un embarazo no deseado. Esa pastillita a la que la iglesia católica se opone y que muchas veces genera controversia entre los más naturistas.

metodos_anticonceptivos

Pese a que no soy muy partidaria de meterse cosas químicas en el cuerpo, soy pro-choice y levanto la bandera de “dejen de traer tantos borregos al mundo”, mucho más si no son deseados ni están planificados, así que me parece bien que las chicas se cuiden (aunque sigo creyendo que los que deberían jugar con sus hormonas son los hombres, aunque claro que ni loca dejaría mi destino en manos de uno de estos alcornoques alzados). Que se cuiden así o con algún otro método anticonceptivo, en especial el preservativo que funciona 2×1. ¡La cosa es que se cuiden!

Claro, yo tengo un hermoso discurso armado que no se aplica a mi vida ni a la de muchas que me rodean y eso quedó comprobado el otro día cuando una de la chicas sacó de su cartera (¡obvio!) un blister de anticonceptivos marca Diva. El universo de los métodos anticonceptivos femeninos es amplísimo y en seguida nos dejó afuera al 90% de las presentes que no dejábamos de hacer bromas al respecto. Pero en serio… no solo agradezco ser lesbiana y no tener que preocuparme por quedar preñada, sino también me quedo tranquila porque si mi posibilidad de reproducirme dependiera de que yo recordara ingerir una diminuta pastillita todos los días de cada mes, les aseguro que estaría en serios problemas. ¡Soy Dori!

pastillas1

Que si hay una marca para cada cuerpo, que si mejor tomar las recomendadas por el especialista en ginecología (ahí hubo un estallido de risas, como si el ginecólogo no fuera mas que una leyenda urbana entre las tortas del mundo), que si están las que vienen con el placebo que se toma durante los días de menstruación para seguir con la costumbre de tomarlas cada jornada, que si ayudan con los dolores menstruales, y yo que sé qué más…

Para ese momento yo estaba pensando cómo esto es en algo en lo que yo jamás reparé, porque nunca me tocó de cerca, y cómo una cajita de cartón con 28 píldoras, probablemente de color rosa, nos dividía de pronto. Ah, claro, está el temita del rosa, los dibujos en las cajas y los desopilantes nombres que necesitan hacer todo más femenino, como si ya el hecho de menstruar o de la mera posibilidad de un embarazo no fuera suficiente recordatorio de nuestra femineidad… Afrodita, Yasminelle, Camelia, Isis, Segurite, Femexin, Alelí, Cuidafem, Secret, Anubis (cómo estamos con la mitología…) y así podemos seguir engrosando la larga lista de anticonceptivos que compran mis amigas, o las tuyas, o las que sean que tengan estos temitas que  a nosotras nos resultan completamente ajenos… ¡por suerte!

.

By @Debora_dora

 

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags:

Trackback from your site.

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Comments (3)

  • Pamita

    |

    Me encanta ser mujer (parezco Nacha Guevara) y tener una preocupacion menos q mis amigas hetero, es verdad q quedamos medio afuera cuando tocan estos temas igual yo siempre me meto para decirles q ademas usen forro. Y bueno yo como vos DD agradezco no depender de acordarme de tomarlas para no traer bbs al mundo xq Maru Botana seria un porota al lado mio.

    Reply

  • Anónimo

    |

    Hubo un tiempo en que me resultaba completamente ajeno el uso de pastillas anticonceptivas, hasta que una visita ginecologica y posterior coreografiar revelo que poseía quistes. Me senti muy mal por unos días por lo ignorante que habia sido, osea; pensar que como soy una lesbiana muy afortunada que no debe usar anticonceptivos me volvia libre absolutamente de todo… pero NO, pude haber evitado una operacion y años de dolores de spm!!! he vuelto a tomar pastillas tras una serie de analisis de lo mas simple y toda una explicación por parte de mi ginecologo de porque debo tomarlas para tener una mejor calidad de vida. A veces sentimos que nada tenemos que ver con nuestras amigas hermanas, tias, madres y primas heteros pero… no chicas tenemos todo que ver porque somos mujeres.

    Reply

  • mica

    |

    en mi caso, yo soy homosexual prácticamente de nacimiento y “inserte aqui todo el discurso lesbico general”.. yo tengo problemas en mi sistema endocrino y por prescripción medica tomo pastillas anticonceptivas. es algo incomodo debo decir al principio hasta que logras acostumbrarte (en mi caso todavia sigue siendo complicado, soy un queso a la hora de acordarme de cosas).
    yo al principio lo tome como una broma muy extraña a esto de tener q tomarlos 21 dias al mes y descansar 7 y eso.. pero, yo estoy obligada a tomarlas.
    no solo son para prevencion de algun embarazo sino tambien para la regulacion hormonal del propio cuerpo femenino.

    Reply

Leave a comment

*