QUÉ FACEBOOK NI OCHO CUARTOS…

Written by Debora Dora. Posted in Planeta Lesbos

 

Debo decirte algo, a vos, sí, sí, a vos querida Amazona, que me lees desde el otro lado de la pantalla, escuchame bien (o, en realidad, abrí bien los ojos), si todavía no tenes cuenta de Facebook, estás totalmente OUT (y con esto no me refiero a fuera del armario), sí, loca, no existís, la sociedad no te registra, y creanme, esto es una realidad.
Ahora, si sos una chica que directamente no sabe qué cuernos es un Facebook, te digo que vivís en un raviol, y que mejor te construyas un refugio antinuclear solo para decir que saliste de ahí cuando alguien te pregunte por qué demonios aún no estás metida en la comunidad social más grande con la que cuenta Internet hoy en día.
Facebook nació en el 2004, y al principio era exclusivo para alumnos de una de las más famosas universidades del mundo: Harvard, pero con el correr del tiempo se fue popularizando. Se podría decir que aquí en Argentina tuvo un estallido el año pasado, cuando los usuarios desprevenidos que vivimos en una burbuja comenzamos a recibir cientos de mails de nuestros contactos, invitandonos a ser sus amigos. Y yo decía, pero nena, si te conzco desde hace trece años, por qué ahora me pedís autorización para ser algo que ya somos. Pero así funciona este mundo virtual de relaciones amistosas y laborales, donde cada usuario puede subir fotos, videos, contarnos de qué signo es, qué grupo de música le gusta, asociarse a peticiones o grupos de interes, hacerse fan de la Fanta, proclamar que vuelva Zap o gritar “larga vida a Fido Dido“.
Sí, son miles de cosas las que se pueden hacer con solo ingresar tu mail y una contraseña. Desde saludar a todos los marmotas que forman parte de tu lista de amigos, hasta comentar sus estados, sus fotos, y contarles a todos, desde tu jefe hasta tu abuela (porque incluso ella tiene Facebook, ¿qué esperas vos para dejar de ser una marginada social?) que acabas de cortarte las uñas de los pies.
La gente se emociona, se envicia y se muere si pasan tres horas sin poner qúe están haciendo en ese momento exacto para que todos sus contactos lo vean. Acordate de lo que te digo, estoy segura de que más de una vez te sentis afuera de las conversaiones cuando tus amigos se ponen a hablar de lo último que se enteraron porque Fulanito lo escribió en su muro, o porque otro comentó con mala onda la foto de Angulito, o le envió una banana de regalo a Pirulo (sí, no sé de qué se asombran, en Facebook estas cosas pasan).