Apps lez para las ¿solteras sin apuro?

Written by Debora Dora. Posted in Planeta Lesbos

Compartime... Pin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

.

¿Se acuerdan cómo era buscar pareja en otros tiempos? Bueno… está bien, no cambió mucho en realidad. Supongo que es algo así como… salís a la calle y te tropezás con la bella mujer de tus sueños, o se miran por un rato en el colectivo, mientras el chofer agarra todos los pozos de la avenida y, cuando se baja, ella desliza un papelito con su teléfono en tu bolsillo. U otra chica, menos llamativa, pero encantadora a pesar de la poca luz, te mira a través de la pista llena de danzarines y sabés que es “the one”. O te la presenta tu mejor amigo, o te enamorás de ella en el ascensor, porque trabajan en el misma empresa, pero en diferentes pisos, o… Ufff, hay mil oportunidades de conocer a una chica, ¡mil! Y estas cosas, en mayor o menor medida, siguen sucediendo con más o menos magia, quedando para el olvido o convirtiéndose en una historia digna de ser narrada a tus futuros nietos…

Nadie entiende cómo funciona realmente el amor y la atracción, solo lo dejamos ser. Pero en otras oportunidades, no tenemos ganas de esperar a que el Destino nos cruce con Ella en la esquina de la avenida más concurrida de la ciudad, y simplemente tenemos ganas de conocer a alguien… ¡ya!

Citas a ciegas que organizan amigos, primos, madres desesperadas… Speed dating, cruceros para solter@s… Ok, no, a tanto no llegamos… Mejor, ¿por qué no… Internet?

Levante la mano la que nunca nunca conoció a alguien mínimamente interesante a través de la world wide web… Ah, no son tantas, ¿vieron? ¿Y las que salieron con alguien que hayan conocido primero en el mundo virtual? ¡Lo sabía!

Las cosas han cambiado mucho desde que Internet comenzó a colarse en nuestros hogares hasta la actualidad, donde directamente ha irrumpido en nuestras vidas a la fuerza. ¿Cuánto tiempo pasó? Mmm, no sé, yo estaba en la escuela secundaria aún… un poco más de diez años diría, y en este tiempo, la revolución tecnológica de las comunicaciones ha sido (y lo sigue siendo) tan tremenda que creo que aún no somos del todo conscientes del impacto que está teniendo en nuestra vida cotidiana.

Los pastelitos más jóvenes no lo recordarán, pero en los albores del nuevo milenio solo existían los foros especializados, los salones de chats (muy concurridos a altas horas de la noche) y el ICQ. ¡El ICQ! Quisiera saber cuántas de ustedes tuvieron el gusto de utilizar esta aplicación que fue muy popular por esos años…

El ICQ (“I seek you”, es la pronunciación en inglés, que precisamente da origen a la sigla y que significa “te busco”) era un rectangulito que al inscribirte con nombre y contraseña te daba un número larguísimo, que era tu identificación, lo que usualmente se pasaba a los amigos para que nos buscaran para charlar. Lo bueno era que tenía un excelente buscador de personas desconocidas con las que podías conectarte a través de intereses, por ejemplo, o por ciudad también. Lo usual era conocer a gente en foros específicos o a través de chats puntuales e intercambiar números de ICQ. Ay, qué nostalgia…

Poco tiempo después apareció la porquería de MSN y arruinó todo. Porque en general en MSN uno se comunicaba con gente ya conocida, con amigos. No recuerdo si tenía buscador, y si lo tenía creo que era a través de la dirección de correo electrónico, así que no…

Pasaron los años, apareció Facebook (buuu), nos unió el Twitter, y los foros y salones de chats como que quedaron en desuso. Ojo, no es que hayan desaparecido del todo, pero con el advenimiento de las redes sociales ya no son los más frecuentados, digamos la verdad…

Entonces, si una chica hoy quisiera buscar digamos… otra chica con los mismos intereses, por ejemplo que vea Faking It, que idolatre a Ellen Degeneres y que escuche Taylor Swift a escondidas, ¿cómo puede hacer para encontrarla? Sí, en alguna página con foro, en Tumblr, en Twitter y no sé, quizás a través de Facebook… Hay maneras, pero no son tan puntuales, ¿no? ¿Qué pasa si deseara que al encontrar eso que busca en otra mujer, esa mujer no viva en Mozambique, por ejemplo…?

¿Les hablé de revolución tecnológica? Entonces no me puedo olvidar de los smarthphones, porque a esto quería llegar… En 2015 hay otra manera de conocer amigas, rollos de una noche o quizás la mujer de tu vida. ¿Cómo? Aplicaciones para dicho fin que se descargan en tu celular… ¿Querés conocer algunas?

No voy a hablar de Iphone, porque no tengo. Solo me voy a referir a aquellas que se pueden conseguir en la tienda de Android, o sea en Playstore, de donde en general descargamos la mayor parte de las aplicaciones que usamos en nuestros celulares, y para eso tengo la ayuda de una lectora a la que pasaremos a llamar… Anoymous Cake 😉 Y ella empieza contándome esto que transcribo de las apps que no conozco:

“Aburrida, un día cualquiera decidí salir de mi aislamiento autoimpuesto descargando algunas aplicaciones de contactos para lesbianas. Compulsiva como siempre, bajé varias y me enfoqué en las que tenían mayor cantidad de descargas según la Playstore. The more, the merrier (“mientras más, mejor)”. ¿Por qué son tan usadas? Fácil, la portabilidad hoy en día lo es todo y está disponible al momento.
Así que investigué un poco en GAYVOX (en inglés), LESARION (en español) y LESPARK (en inglés).

Las similitudes a grandes rasgos son: mensajes, chat, búsqueda de perfiles con diversos filtros (por ejemplo perfiles más cercanos a tu ubicación) y notificaciones en tiempo real. Todas tienen versión gratuita.

Las diferencias: de las tres, solo con Gayvox podés saber quién ha visitado tu perfil, y ¡esa es una diferencia importante! Esta aplicación está orientada a gays y lesbianas, con una plantilla de llenado de perfil con casilleros a tildar que dejan poco lugar a las palabras. Te permite comenzar a utilizarla sin haber verificado tu cuenta de mail (aunque te envía uno para que lo hagas). Gayvox es bien completa y fácil de usar si sabés inglés. Esperemos que pronto hagan una versión en español. Tiene amplio público argentino, diría que más que las otras dos.

Lesarion te pide que verifiques tu cuenta de mail antes de permitirte entrada. Es un poco más básico que los otros dos, pero también hay argentinas.

Lespark es una app orientada originalmente a mujeres asiáticas, aunque buscando se encuentran algunas paisanas. Esta aplicación le apuesta a la verificación de perfiles mediante comprobación de voz, ID card o video. Ideal para las desconfiadas 😉

¿Hay esperanza para las del interior del país? Sí, hay chicas de distintas provincias. Claro que no tantas como de las ciudades grandes, pero es suficiente”.

.

Anoymous Cake, como verán, me cuenta de las menos conocidas, pero yo anduve por las más populares y estas son las que destaco:

TINDER

Es super conocida, se puso de moda hace un tiempo y lo usa todo el mundo, los que buscan pareja, solo sexo, los que buscan “amigos” (sí, claro) y los que andan de trampa, digamos la verdad… De Tinder después se desprende el Grinder, que es la versión gay, pero la verdad que ya desde la foto que se presenta en Playstore para descargar, te das cuenta que es solo para hombres engrasados. No quiere decir que no ande alguna torta perdida por ahí, pero me han dicho que son las menos, así que ni me gasté. Mejor ir con lo seguro.

Tinder se conecta a través de la cuenta de Facebook, algo que puede dar un poco de corte al principio, pero se supone (se supone…) que cuando estás en el buscador no te muestra ningún amigo tuyo, y nadie de tu lista sabe que lo estás usando.

En una analogía grosera, diría que Tinder es como un boliche al que vas a bailar: pura superficialidad, porque solo elegís a la gente por cómo luce. Te permite elegir 6 fotos de las de tu biografía, solo 6, y escribir algo sobre vos, que en general nadie completa. Además se vanagloria de buscar gente con intereses similares, según los “me gusta” de tu perfil en la famosa red social, pero en mi tierna experiencia, la verdad que no sirve de mucho. O sea… superficial…

Eso sí, podés elegir de qué sexo sos (el binario de siempre) y qué buscas, hombre o mujer, muy escueto para mi gusto, en especial porque quizás hay mujeres buscando amigas y te aparecen, y a la tercera foto te das cuenta que tiene hijos y que en la pared tiene un póster de Antonio Banderas, así que haces 2+ 2=heterosexual. Ah, y que no les parezca extraño que les salte algún tipo en la búsqueda también, pasa más seguido de lo que nos gustaría. También se puede acortar la búsqueda por rango de edad y lo más interesante: por kilómetros. Así que a la manera de un gaydar, te detecta lesbianotas a partir de las 10 cuadras nomás… Claro, siempre que las haya.

En contra: cuando ves un usuario encontrado, podés ver sus fotos y la descripción y ahí tenés que elegir por el sí o por el no. ¿Te gusta o no? ¿No te gusta? A otra cosa mariposa… Si te gusta, la app le envía un mensaje a la persona en cuestión que puede elegir si les gustas o no. En el caso de que sí, recién ahí podés contactarla. El chat de Tinder deja bastante que desear, pero para un primer contacto está bien…

LCONTACTOS

Acá ya entramos en otro terreno. Debo decir que el LContactos me sorprendió para bien, porque imaginé que sería una porquería en beta, pero no, está muy bien y hay muuuchas mujeres buscando mujeres. Solo mujeres.

A favor: tiene una interfaz muy amigable y sencilla de manejar, pero eso también le juega en contra porque es muy fácil de toparse con fakes.

Ahora dejemos esto de lado y déjenme contarles el funcionamiento: se ingresa colocando nick y contraseña y dirección de mail, no más que eso. Cada vez que entran a la aplicación van a aparecer como on-line, así que quizás verán que hay muchas personas visitando su perfil en ese momento.

La “home” está compuesta por 9 íconos. Primero la configuración de perfil (desde una descripción, a edad, estudios, vivienda, dinero, situación sentimental, descripción física y qué se busca, también con opciones medio acotadas), las fotos que quieras agregar y demás preferencias de notificaciones. Ah, el perfil requiere aprobación, me imagino que será para que no se coloquen fotos pornográficas y demás…

Después un buscador bastante completo, en donde se puede buscar por país, provincia, ciudad y hasta barrio, además de por edades y preferencias. Incluso se puede elegir que la app muestre solo perfiles con fotos o que estén conectadas en el momento.

Lo bueno de LContactos es que podés hablarle directamente a quien te haya interesado en un chat que funciona bastante decente (aunque a veces se olvida de avisarte que alguien te ha dejado mensaje).

Las otras opciones son bloquear (como les dije hay mucho fake o alguna desubicada, así que está la posibilidad de mandar el perfil a una lista negra) y favoritos, donde podés ingresar la gente que te simpatiza.

Los íconos de contacto son el “guiño”, que es como una “tocada” como para saber que le gustas a esa chica que te gustó; y el otro es la Azafata. Sí, no me pregunten por qué se llama Azafata, asumo que por qué te brinda su ayuda. La Azafata funciona de una manera similar al Tinder, solo con perfiles conectados y con foto: te va mostrando y elegís si te gusta, si no te gusta o si te gusta mas o menos. Si es un quizás digamos… y eso avisa a la persona, y lo mismo pasa al revés. Es como un Cupido vestida como personal de a bordo de Panam, digamos…

¿Otra ventaja de LContactos? Al inscribirte, te envían un mail a tu cuenta que también te permite entrar a la interfaz para PC, o sea que lo mismo que se hace desde el teléfono lo podés hacer con la compu, un golazo, porque si es chatear, es mucho mejor con teclado. Además tiene otras funciones para buscar gente por intereses, así que es más similar a los viejos chats de los que le comentaba.

Para mí, y para ustedes también debería serlo, lo más importante es la seguridad. Ante cualquier cosa rara, mejor dejar de hablar. Si todo lo que quieren de una es nuestro número de teléfono o algún dato personal, mejor escapar y bloquear. Hay muchas maneras de comprobar si una persona es real, si es mujer (¡sobre todo!), si es quién dice ser. Hoy es fácil rastrear a alguien, lo que hace todo más espeluznante, pero creo que tomando las precauciones básicas, no hay mucho rollo…

Ahora ¿qué pasa a la hora de querer interactuar con alguien que no conocemos? Charlando de esto con Anonymous Cake, nuestra colaboradora enmascarada, ella redondeó con estas palabras y creo que es una buena manera de finalizar esta nota:

“Al comenzar a usar cualquier aplicación de contactos o chat, lo complicado en realidad es encontrar cómo mantener interesante la conversación, cómo generar interés a través de una pantalla sin la presencia física de tu interlocutora. Superado eso, a veces y si te sentís segura de hacerlo, sucede que te pasas el número de teléfono para seguir por WhatsApp, o seguís por Skype o Facebook.
Algo que me llamó la atención es la descripción de un perfil por ahí que decía: “Cansada de esperarte, salí a buscarte”.
¡Así que adelante! ¡Y a salir del aislamiento!”.

¿Ven? A veces no es tan difícil y no hay que perder las esperanzas 😉

Ahora quiero que me cuenten: ¿conocen alguna de estas aplicaciones?, ¿las usaron?, ¿tuvieron suerte? ¡Compartan sus experiencias, pastelitos del mundo:)!

.

Debora Dora
Leeme!

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...
Debora Dora
Leeme!

Latest posts by Debora Dora (see all)

Tags: , , , , , , ,

Debora Dora

Escritora, correctora y soñadora. Se inició en el sitio web Las Amazonas y mirando The L Word. Creadora de Deborarte, fanática de las series y el cine. Buscadora anónima de subtexto lésbico. Peter Pan eterna...

Leave a comment

*